4 agosto 2021

Vivir en calle El Martirio, es un martirio: pestilencia domina ambiente y es gracias a hoteleros y KFW

Departamentales

Granada, Nicaragua

Por: Augusto Cermeño

IMG_6846El ciudadano Arnoldo Sequeira Zavala, residente en la calle El Martirio, considera que es realmente “un martirio vivir en esa calle, de la pulpería d Cuadra media cuadra el sur, donde el ambiente está plagado de pestilencia de aguas negras que afloran en las cunetas y se derraman sobre las zanjas que dejan los señores de la KFW”.

“Anda ve hermano, para que te convenzas de lo que digo. Toma fotos y todos podrán ver cómo estamos desde hace seis meses”, indicó Arnoldo. Dijo que “desde el mes de abril comenzaron a trabajar esa calle y todavía está en veremos. Tienen una zanja abierta y los extremos donde van a meter los tubos de las aguas negras en las casas”.

IMG_6839Pide “al encargado de la KFW, en Granada, a que ponga manos en el asunto porque es un tremendo criadero de zancudos el que han creado. El MINSA malmatandose, tratando de fumigar, donde está el arroyo y de refresco tenemos esa zanja abierta llena de agua”.

Habló de la proliferación de “un zancudero tremendo, de una cuadra completa. Fui a hablar con el encargado de la KFW en ENACAL, y me dijeron que ellos aportaban cumplidamente la plata y nada mejora”.

También percibimos que entre los principales focos de contaminación ambiental está un pestífero arroyo, que bien del sector de la calle Morazán y atraviesa varios sectores donde han construido hoteles que han invadido los cauces naturales, llegando a crear, en algún momento, focos de contaminación:  podredumbre y estancamientos de aguas negras que salen a la calle.

“Han hecho un desastre en la calle”

IMG_6853El también vecino de la calle El Martirio, Fausto Isabel Ñurinda Rugama, habló a LA VERDAD del “desastre que los de las aguas negras han hecho en la calle. Esto tiene 6 meses de estar así. Vienen unos, cavan, vienen por allá, van para otro lado, vuelven, dejan la zanja ahí…”.

Mostró la espera que tiene en su casa para sacar las aguas negras y lamentó que “solo vinieron un sábado a mediodía, a hacer el hueco, para que quede todo el fin de semana con el hueco pelado allí”. Ñurinda protestó y le dejaron un papel “de que yo no quería la obra de progreso”.

IMG_6864Señaló una casa vecina, frente a su casa, donde abrieron un hueco “que pasó tres días abierto. Decían que no tallaba, que había quedado más corto. En realidad, no sé qué es lo que pasa con esa compañía, trabajan cuando quieren. Pero el problema es que no terminan una calle y van para otro lado…”.

Indicó que los del proyecto se han marchado para realizar trabajos en la calle de El Caimito, donde la han excavado como tres veces. Abren, la cierran, parece que prueban y no pasa. Vuelven a cavar y es difícil eso…”, comentó Ñurinda.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario

Usamos Cookies