7 diciembre 2021

Una mirada retrospectiva de don William Fernández Mendoza hacia la industria y su familia

Departamental

Granada, Nicaragua

Por: Augusto Cermeño

26733405_10159942359515078_333217129351671472_nDon William Fernández Mendoza, una de las más connotadas figuras del desarrollo industrial en Granada, con 63 años de labor en la empresa E. Chamorro Industrial, pionero del proceso de industrialización de Nicaragua, desde  principios del siglo XX, se entrevistó con LAVERDAD, dándonos una refrescante mirada hacia esos años de lucha por sacar a flote un país que daba mucho énfasis al proceso de producción agropecuaria y comienza a dar pasos hacia la industrialización.

La verdad es que Granada, ciudad más antigua del Continente Americano sobre tierra firme, es uno de los departamentos que en años de la colonia y años posteriores a la independencia de 1821, dio señales de convertirse en una gran urbe comercial e industrial, que posterior a los años de liberación encabezados por el FSLN (19 de julio de 1979), se comienza a experimentar un fenómeno regresivo, de caída de la industria que nacía con mucha fuerza en la ciudad fundada por Francisco Hernández de Córdobas.

Granada fue escenario del nacimiento de la industria jabonera, con don Daniel Prego, primero y posteriormente con la E. Chamorro Industrial S.A., fundada por el doctor en derecho, graduado en Barcelona, Ernesto Chamorro Pasos, visionario empresario industrial granadino, miembro de una de las familias más antiguas de Granada.

20180119_103006De este proceso nos habló don William Fernández, quien es un profesional de la contaduría, y comenzó a trabajar a escasos 23 años, siendo este su primer trabajo, sin pensar que pasaría toda su juventud, su vida profesional entera dentro de la industria que emprendió con buen tino el doctor Ernesto Chamorro Pasos.

“Trabajé 63 años, con ellos, una familia noble; para mí: excelentísima, generosa, enorme. Me siento muy agradecido de ellos. Me costó mucho retirarme del trabajo, porque ellos proponían que no me retirara: no podes retirarte todavía. Ellos no me dejaron ir cuando yo quería irme”, recuerda.

Considera a don Ernesto Chamorro Pasos “un hombre con una cultura extraordinaria y un gran corazón. Un hombre con una vista de futuro, muy marcada, leía mucho más que la gente común. Él hizo todo esto, él lo hizo”, destacó al referirse a la actual empresa y toda su infraestructura y organización empresarial.

Fue claro al decir que fue don José Daniel Prego el iniciador de una empresa jabonera, de forma artesanal, y que el doctor Chamorro Pasos fue posterior, pero inició con un proceso de industrialización de la industria productora de jabón.

La aceitera

19082875_DtTlq0Y7PtoxhncWXfF9r8qWDINV4xU_-j59szxCrlo“Hizo una aceitera, y todos esos edificios que están ahí, son enormes, son como cuatro, incluyendo unas gigantescas bodegas, construidas en 1960, según Fernández. Las bodegas se construyeron (en forma de pirámide) para almacenar semilla de algodón y cuando el algodón iba desapareciendo, apareció la soya, pues servía también para soya”, indicó.

Explicó que “la fábrica, es una fábrica que trabaja con oleaginosa, para sacar aceite, lo que dio lugar a la fábrica aceitera, que trabajaba con la semilla de algodón. Cuando el algodón fue desapareciendo, vino la soya, y de la soya se saca aceite también”.

Últimamente, la E. Chamorro comenzó a trabajar con la palma africana, cuyas plantas industriales están en Rio San Juan, según don William Fernández. Además la empresa compró otra planta en otro lugar de la Costa Caribe nicaragüense.

Después de esos 63 años de servicio al proceso industrial emprendido por el doctor Chamorro Pasos, don William considera que se le dio una valoración a su trabajo, de tantos años, “con un gran cariño, mucho aprecio, mucho cariño y generosidad. Fui muy estimado por ellos”.

A la empresa entro primero como contador, metidos en “una ferreteriita que estaba frente a los chinos, en la calle El Comercio. Luego pasamos al local de “El Sombrero”, esquina opuesta a la GONPER, en el mismo lugar donde ahora funciona un parqueo.

20180113_135536“Nos pasamos el doctor Chamorro Pasos, Antonio Bolaños Dominguez (que ya falleció), José María Huete, José María Brenes y, como secretaria, doña Manuelita Morales y yo. Luego el comenzó con su visión a comprar terrenos en El Domingazo, donde todo era monte, era montaña, y fue comprando parcela por parcela, hasta hacer una sola propiedad”, recordó.

Para Fernández, eso era parte de la visión de don Ernesto Chamorro Pasos, quien después “empezó a construir, primero una fábrica de ajonjolí (como materia prima) y con eso empezó. Después siguió con la jabonería, los edificios, de modo que fue creciendo poco a poco”.

Invirtió en “una aceitera mediana, pequeña, las que fueron creciendo con los años. Luego construyó las bodegas (pirámides), con capacidad de 400 mil quintales cada una. El doctor Chamorro Pasos tenía una visión de futuro extraordinaria”.

Las inversiones, en buena parte, eran con capital propio, porque “era un hombre muy rico, porque tenía cafetales”, pero no descarta la inversión en base a créditos bancarios.

Hablando de los hijos de don Ernesto Chamorro Pasos, dijo que “ellos estudiaron carreras afines a sus empresas industriales y de agricultura y ganadería. Uno de ellos, don Ernesto Chamorro Benard, estudió agronomía, para ver el proceso algodonero y los cafetales y todo eso”.

En cuanto a don Alberto Chamorro Benard, “se graduó como ingeniero Químico, que es también una profesión afín a las industrias. Los hijos, con sus profesiones le dieron mayor impulso a la industria. Cada uno tenía su capacidad, y le dieron el impulso a las empresas”.

Noticias de Interés

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario

Usamos Cookies