17 octubre 2021

Triste historia de un caballo cholenco, que murió destripado por un cornudo toro braman

La doctora Solorzano dijo que el caballo no tenia oportunidad de vida


Granada, Nicaragua
Lunes 12 Agosto 2013
Por: Augusto Cermeño
 
La doctora Solorzano dijo que el caballo no tenia oportunidad de vidaBuscando para donde “Colacho” Dedemadys, de la esquina donde fue INISER media cuadra al sur, pegado a la casa del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), un caballo se retorcía del dolor y agonizaba debido a la cornada que le dio el toro braman que destruyó el Toyota.
 
Según testimonios de testigos y del mismo montado, el toro envistió al caballo, con el nefasto resultado. El animal estaba con las tripas de fuera, quejándose del dolor, pero daba la impresión que una puntadas podrían ser su salvación.
 
Pero la doctora Solórzano, médico veterinaria, la hija de “Tuto”, estaba en el lugar asistiendo al animal y dándole pocas posibilidades de vida. Posteriormente llegó un muchacho, también veterinario, que le dio posibilidades de vida, pensando lo mismo que quien escribe estas líneas, que con unas cuantas puntadas podía salvarse el caballo.
 
Este pobre rocin termino sus dias destripado y ahorcadoLa suerte del corcel, color rocío, fue morir ahorcado, porque el animal estaba vivo, siempre dio muestras de estar con deseos de vivir, pero ante la incapacidad de los interesados, más la traumática situación de verlo con las tripas de fuera, marcaron la sentencia de muerte del flacucho corcel.
 
Era un caballo chapiollo y flaco, que parece no le dieron importancia a su existencia,  quizás a uno con cierto encaste español, árabe o inglés, le hubieran dado más importancia a su vida. Posiblemente lo hubieran trasladado para asistirlo, operarlo y darle sus puntadas. 
 
Cuando hablamos con el montado Lester García, este nos dijo que el vio todo cuando el corcel fue agredido por “un toro grande con cachos grandes”, que era el mismo que había causado destrozos al Toyota.
 
Luis Alberto Castro, el que montaba el caballo destripado por toroEl agónico cholenco estaba rodeado de gente y de montados, que hacía difícil acceder a las personas que nos daría mejor información. Logramos contactar al montado Luis Alberto Castro, residente en San Matías, quien nos dijo que solo retrocedió cuando vino la envestida del toro.
 
En lo que consultábamos al traumatizado e improvisado vaquero, se escuchaban repetidas voces pidiendo una pistola para rematar al animal. Algo que han visto en las películas de vaqueros. Generalmente se ve que cuando un animal sufre un golpe grave en sus patas, no puede caminar y el vaquero saca la Colt 45 y ¡bang!, asesina al potro para terminar con su sufrimiento.
 
El final del pobre caballo fue triste y cruel: alguien le dio por ahorcarlo para terminar de una vez con su agonía, con su dolor, del que nadie estaba capacitado de asistir, excepto el veterinario que dijo que con unas cuantas puntadas se solucionaba el asunto.
 
Luis Albero le había alquilado el caballo a un señor que solo identifica como Domingo. La doctora Solórzano dijo que al animal “le sacaron las tripas y se las cortaron”, por lo que hacía “imposible” salvarlo.
Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario

Usamos Cookies