19 mayo 2024

Trabajadores Municipales siguen soportando penurias, hundidos en un drama salpicado de crueldad, incertidumbre, hambre, miedo y humillaciones

Los trabajadores, humildes barredores y vigilantes, esperan su paga

 

 
Granada, Nicaragua
Lunes 26 noviembre 2012
Augusto Cermeño
 
Los trabajadores, humildes barredores y vigilantes, esperan su pagaLos trabajadores municipales continúan soportando la larga espera por su pago, siguen soportando penurias, hundidos en un drama social y económico salpicado de crueldad, incertidumbre, hambre, miedo y humillaciones, sufriendo el castigo de almas en purgatorio.
 
Es realmente triste, es difícil no impactarse cuando se ve a esos hermanos granadinos, hermanos nicaragüenses esperando, esperando y esperando por la justa paga. Esperando que llegue el señor Alcalde, ingeniero Eulogio Mejía Marenco, al que muchos creen que se ha perdido o se oculta, enterrando la cabeza como el inocente avestruz cuando se siente en peligro, aunque el edil, nadie lo considera inocente, sino culpable del desorden administrativo imperante en la Comuna granadina.
 
Los trabajadores recibieron dos semanas, el viernes 16 de noviembre, dinero que fue de inmediato absorbido por sus acreedores, las pulperías, el gasto cotidiano que se acumula como una odiosa deuda, que al paso que van las cosas se hace ya impagable.
 
Algunos caen con los prestamistas, porque los trabajadores tienen hijos que mantener, darle el sustento de cada día, vestirlos, calzarlos y mandarlos a clases, y la deuda sigue siendo un baldón odioso sobre sus hombros, una carga que les carcome el cuerpo y el alma.
 
Ellos ahora, están esperanzados en lo que esta por venir, un nuevo Gobierno que suponen justo, cristiano y solidario, que podría tenderles una mano y rescatarlos de esa ciénaga en la que están atorados y no les permite avanzar, más bien se hunden más y más en esa pestilencia de realidad social que les ha tocado vivir, desde hace más de 4 años.
 
Al nuevo Gobierno, al de doña Julia Mena, del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), le toca solventar el entuerto, le toca restituirle a los trabajadores el derecho al trabajo, el derecho a su organización sindical, el derecho a la palabra, el derecho a una paga justa en tiempo y forma, el derecho a la vida.
 
Sumado a esto el derecho a pasar una navidad realmente alegre, y no una navidad triste, sentados en una mesa árida, sin alimentos para la familia, sin vida, después del trajinar cotidiano de sus duras labores, en ambientes inhóspitos, con baja seguridad, sin la protección debida para no enfermarse y complicar más sus ya miserables vidas.
 
Se dice que los encargados del pago, andan buscando como pagar el treceavo mes en el momento “justo”, sin haber cumplido con la paga de hasta tres meses retrasados. Eso significa que van a tomar dinero de sus pagas semanales y quincenales para pagar el dichoso treceavo mes. Deben pagar primero todo lo que deben y después pagar el treceavo mes. Eso sería lo justo.
 
Dios bendiga a Granada, Dios bendiga a Nicaragua, Dios bendiga a las autoridades que en enero tienen la cristalina misión de reivindicar la vida a los trabajadores. Y que nuestro Creador perdone a esas almas en pena, que andan ocultas, que andan huyendo de sus responsabilidades. Dios perdone al Alcalde Eulogio Mejía y le dé la oportunidad de reivindicarse con más de 400 cabezas de familia que esperan de él una respuesta inmediata a su clamor.

 

Noticias de Interés

Facebook
Twitter
WhatsApp

Deja un comentario

Usamos Cookies