24 octubre 2021

Toros asustaron a las multitudes pero no fueron tan bravos como en otros años: Aunque resultó impactante ver un caballo agonizante destripado por la cornada de un toro

Momento en que pasa una manada de toros frente a la Merced


Granada, Nicaragua
Lunes 12 Agosto 2013
Por: Augusto Cermeño
 
Momento en que pasa una manada de toros frente a la MercedEn el Tope de Toros estos animales asustaron a las multitudes, los hicieron correr despavoridos, pálidos y chirisos, pero no fueron tan endemoniados como otros años, aunque uno destripo a un caballo de una cornada y otro fue a parar al fondo del cauce de Papa Q.
 
Los toros fueron soltados a eso de las 3:30 de la tarde, pero comenzaron a realizar su correría por la calle Real de Xalteva, metiéndose en las boca calles y haciendo correr a los campistos tras de ellos, como a eso de las 4 de la tarde, del domingo 11 de agosto 2013.
 
La masa de gente, sobre todo de jóvenes ansiosos de experimentar la adrenalina propia de este momento, corría y gritaba por cualquier cosa, hasta cuando algún jinete montado en un cholenquito aparecía corriendo sobre la pavimentada.
 
¡Ahí vienen los toros!, gritaban y el terror se apoderaba de la gente, como siempre ocurre todos los años. Algunas personas, incluyendo quien escribe esta crónica, optábamos por ocultarnos en los resquicios de las puertas que, por supuesto, estaban herméticamente cerradas.
 
Nadie podía abrir sus puertas, porque seguramente le invadían su casa y entre esas multitudes andaban muchos “amigos de los ajeno”, carteristas y chavalos locos, drogados o borrachos que hacían cualquier locura o provocación en busca de violencia.
 
Generalmente la policía estaba en grupos, pero muy poco se metía,  estaba cuando alguien era robado, golpeado o provocado, con intenciones de enredarlo en una pelea loca, que tendría como consecuencia que le robaran y hasta terminara con un puñal en el estomago.
La Comisionada Mayor Fátima Flores, se fajó en una caminata por la Calle Real, acompañada de un grupo de agentes, lo que no dejaba de ser un síntoma de tranquilidad y orden, pero a la multitud eso no la detenía.
 
Realmente es el “miedo a los toros”, la experiencia al estilo Pamplona, de estar cerca del peligro y sortear el peligro, la adrenalina pura, la que hacía correr a todos.
 
El “buey manso” que destruyó partes de un Toyota
 
Un joven montado en un toro y dos le jalan de la cola. El carro resulto danadoEn el sector de El Caimito, de la Gran Francia una cuadra y 20 varas al lago, estaba un toro lazado, haciendo tropelías, y prestándose a que los muchachos lo montaran pero su actitud era la de un manso buey, que hasta montaban los muchachos, pero no daba síntomas de ser muy brioso, actuaba como buey, como un animal domestico que por años anda pegado al yugo de una carreta y que después de tanta fregadera de los muchachos estallaba y atacaba.
 
Incluso, cuando por los gritos y agresiones de los muchachos, más los jalones que le hacía el campisto, el manso buey parecía estallar y se lanzaba contra cualquier objeto que se le ponía enfrente, incluyendo un carrito Toyota, bastante nuevo, al que le causó algunos daños, como la destrucción del stop y pide vía trasero derecho, además de despegarle un poco el bomper trasero.
 
Los muchachos, en su afán de provocar la furia del manso buey, se subieron sobre el techo del carro, rallándolo y haciéndole hundimientos que deberán ser enderezados debidamente y pintado. El aparente dueño del carro, llegó con un par de damitas, vio el vehículo y se retiró a seguir la parranda. 
 
{youtube}v9xtVLFRZb8{/youtube} {youtube}FbLeaiyIIJ0{/youtube}

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario

Usamos Cookies