23 octubre 2021

Recital en las calles, novena esquina: Alfonso Freire, de Chile y Jorge Ariel Madrazo, de Argentina

 Granada, Nicaragua

Sábado 21 Febrero 2015

Augusto Cermeño

 

En el entierro de “La violencia del tiempo y la violencia contra la mujer”, en un ambiente carnavalesco y salpicado de incidentes políticos, los poetas leyeron sus creaciones en cada esquina y en algunos lugares señalados en La Calzada.

 Llegando al Centro Escolar Carlos A. Bravo, los poetas Alfonso Freire, de Chile y Jorge Ariel Madrazo, de Argentina, dieron lectura a sus creaciones literarias, su poesía.

 

“… gracias a ti, el pasado solo fue plasma recalentado y no cenizas. La densidad del plasma era de millones de toneladas por centímetro cubico. Porque  nadie sabía hasta ahora, que eras el 97% de todo, quedando solamente 3% a repartir entre hijos de puta y demáses, porque gracias a ti, nadie se aleja ya de nadie y todo tiende a unirse, y no importa que sea en una llama dura…”, expresó el poeta chileno.

 

Dijo también “… te celebro porque eres la esencia del espasmo, materia de ternura o ese poco de nada con que mi tía adora sus natillas. Gracias a Dios, no es infinito el mundo. Como el verso está hecho de silabas que es posible contar. El mundo cabe en un alejandrino”.

 

Poeta y médico argentino dedicó poema a las vísceras de su esposa

 

Luego subió al “poeta móvil” el poeta Jorge Ariel Madrazo, de Argentina, quien se elevó a las alturas. Enviando saludos a todos los presentes, a los congregados, a los poetas, fans de la poesía, seguidores y a la Granada de los poetas del mundo.

 

Madrazo rindió homenaje “a un gran poeta argentino, Baldomero Fernández Moreno. Le voy a pedir permiso para decir un soneto de él, que dedicó a su esposa, pero como él era médico, se lo dedicó a sus Vísceras. Se llama Soneto a tus vísceras”. El soneto:

 

“Harto ya de lavar tu piel dorada, tus externas, y muchas perfecciones; canto de jardín azul y tus pulmones, a tu traje elegante y anillada; canto a tu masa intestinal rosada, al vaso, al páncreas, a los fetitlónes; al doble filtro gris de tus riñones y a tu matriz profunda y renovada.

 

Canto al tuétano dulce de tus huesos, a la linfa que embebe tus tejidos, al acre olor orgánico que exhalas. Quiero beber tus vísceras a besos. Vivir dentro de ti con mis sentidos.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario

Usamos Cookies