16 octubre 2021

Policía continúa en actitud de violación de los derechos constitucionales del ciudadano

Ramon Mejia

 

Granada, Nicaragua
Por: Augusto Cermeño
 
Ramon MejiaCuando la policía actúa de forma abusiva contra un ciudadano, violentando sus derechos constitucionales, el ciudadano queda en completa indefensión, porque no tiene donde acudir para que se le de la protección debida cuando sus derechos son violentados.
 
Este asunto fue comentado por Ramón Mejía, Presidente de la Cooperativa de taxis Carlos Núñez, quien denunció el miércoles 28 de abril 2010, que un oficial de policía no solo bloqueó el paso a un ciudadano del gremio de los taxistas, sino que hasta lo estaba ahorcando.
 
Para que el oficial se contuviera, Mejía debió llamar al comisionado mayor Ramón Avellán, quien ordenó al policía, que dejara pasar al ciudadano, que pretendía ingresar a la Alcaldía, un lugar público de esta ciudad.
 
Avellán no cree que estén fallando a la Constitución
 
Comisionado Mayor Ramón AvellanEl comisionado mayor, Ramón Avellán, no cree que la Policía Nacional en Granada, esté fallándole a la Constitución Política que le da el roll de guardar el orden y la seguridad pública, la seguridad ciudadana, y no lo contrario.
 
Dijo que en el caso de la toma de los trabajadores, del edificio del la Alcaldía, debían proceder “porque hubo una toma violenta del local”. Coincidió con la idea de que el Palacio Municipal “es un lugar público, puede entrar cualquiera, siempre y cuando no llegue hacer ahí acciones de levantamiento, afectar el orden público”.
 
Dijo entender que en el incidente del miércoles 28 de abril, “alguien llegó ahí a protestar por el tema de los cobros. Pero nosotros solo estamos resguardando el orden. La ciudadanía puede entrar ahí”, manifestó Avellán.
 
El jefe policial, al preguntársele por la acción de sacar del edificio público al periodista de LA VERDAD, dijo que fue obedeciendo el deseo del Alcalde de quedarse solo con los trabajadores y la policía, pasando sobre el derecho de los ciudadanos a circular libremente en un edificio público.
 
Además se violentó el derecho a la libertad de expresión e informar con objetividad la entrega que la policía realizaba al Alcalde, quien se opuso a que estuviéramos en ese acto, sembrando dudas y oscuras nubosidades a su proceder.
 
¿Qué trató de esconder Eulogio Mejía?, ¿Pensara que la Alcaldía es de su propiedad y que todos deben pedirle permiso para entrar a ese edificio público?. La policía queda muy mal al respaldar las ilegalidades que violentan los derechos de los ciudadanos.

 

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario

Usamos Cookies