22 septiembre 2021

Poeta nicaragüense le canta al amor y ha sido comparado parcialmente con Pablo Neruda

Marlon Espinoza Cuadra

 

Por Alberto Cuadra Mejía
Miami 11-17-2012
 
Marlon Espinoza CuadraMarlon Espinoza Cuadra, extraordinario poeta nicaragüense, nacionalizado norteamericano, nació en Granada Nicaragua el 29 de Mayo de 1962, desde su adolescencia asomó en el arte de la poesía y se sumergió en el paraíso del amor.
 
Este joven artista del verso nicaragüense, pertenece a la novena generación de la familia Cuadra, la que más escritores ha dado en Nicaragua y la más importante en las letras de este país centroamericano.
 
Sus primeros estudios lo realizó en el colegio Salesiano de su ciudad natal, habiéndose bachillerado en el colegio de “Miami Higth School” de la ciudad de Miami, Estados Unidos de Norteamérica donde dejó una estela de recuerdos poéticos en el estudiantado de segunda enseñanza.
 
El poeta quién cuenta con una gran producción literaria ha escrito varios libros de poesía entre los que se han editado están “LA NOCHE QUEDO ATRÁS” Y EL “VERSO HECHO CARNE”. Sus poemas le han dado la vuelta al mundo a través del internet y revistas literarias así como en boletines culturales.
 
La crítica literaria en este país del Norte, le ha dado un lugar muy especial, pues, el ensayista y poeta cubano, Dr. Nicolás Emilio Álvarez, profesor de literatura hispanoamericana y autor de varios libros aquí en la tierra de de Whitman, lo ha comparado parcialmente con el poeta chileno Pablo Neruda, en lo que se refiere a los veinte poemas de amor y una canción desesperada.
 
Así, como Neruda llegó a lo más profundo al publicar este libro en 1924, el poeta Espinoza Cuadra, publica sus libros “LA NOCHE QUEDO ATRÁS” y “EL VERSO HECHO CARNE” de una manera mágica para alcanzar el amor que quiere arropar con sus sentimientos que son intensos y las figuras literarias (o metáforas) sorprendentes.
 
Indudablemente que estos libros, si se conservan podrían pasar algún día a la historia de la poesía y alcanzar la altura literaria que se merecen.
 
Espinoza Cuadra, ha tenido desde muy joven un profundo sueño con la poesía, y ha incursionado en otros géneros del quehacer literario, sus versos se profundizan cada día más, en el recorrer diario de su vida, sus poemas dan vida a su alma y donde quiera que llega deja un verso o un poema.
 
Siempre está escribiendo versos, y sus manos cuando no tocan al ser amado, es cuando dejan de escribir, hasta cuando amanece, comienza nuevamente a brotar una nueva lluvia de poesía, para estar siempre en contacto con el ser que ama y siente.
 
El amor en la poesía es un tema universal como la muerte y al poeta Espinoza Cuadra le brota como un manantial que se desprende de lo más alto de una virgen montaña.
 
Quizá ese deseo de amar, lo ha llevado alternar su poesía con el cristianismo. Humildemente durante su vida, ha recorrido las calles y las peñas literarias de Miami, pensando siempre en la poesía y dando lecturas de sus poemas, que es un camino humanizante y una de las artes creadoras más complicadas del lenguaje.
 
Presentamos algunos de sus poemas
ESTA NOCHE
En esta noche cuando todo el día calla
En tus hombros reposan mis brazos
para estremecerse como un relámpago
Sonrío para verte
En lo oscuro te encuentras
para despertar en mi cuerpo
En esta noche enmudecida de lluvia
te llevo en mi espalda
y cruzas de un lugar a otro
disimulando amor
En esta noche de caídas y vientos
volteo para verte
en un querido sueño que nos duerme.
 
PETICION
 
Dame de tu tiempo
un instante
Te llevaré de un andén
a un vacío
donde no haya testigo
y solo cante
apresuradamente a tus oídos
Un pequeño momento
sin desvarío
tan solo besaré tu frente
Así como el mar
frescamente besa la orilla
Estar quiero bajo cualquier sombra
sintiendo tu diáfana sonrisa
Lejos, donde nadie te nombre
Dame tu tiempo
algo minúsculo
para llevarte de auras a ocasos
y así poder desatar el nudo
Quiero oportuna dicha
Quiero robarte ese momento
donde Tu y Yo un solo resuello
donde Tu y Yo una gaza de viento.
 
LA NOCHE ESTA PARA AMARTE
 
La noche está para amarte
No hay sumbido de viento
ni temblor de estrella
Escasa la luz parpadea
entre las tejas.
 
La noche no habla
La noche calla
No hay porque escondernos
ni atemorizarnos
porque estamos de acuerdo.
 
La noche está para amarnos
Ella nos guarda.
 
La intención la agiganta
La niche pierce de acuerdo
de besarnos sin miedo
de que cerremos los ojos
y atrapados de mañana
no podamos amarnos.

 

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario

Usamos Cookies