26 octubre 2021

Papa Benedicto XVI beatifica a Juan Pablo II

 


 

 
Por Nicole Windfield y Jorge Piña
CIUDAD DEL VATICANO/AP
 
El papa Benedicto XVI beatificó el domingo a su antecesor Juan Pablo  II ante 1,5 millones de personas que llenaron la Plaza de San Pedro y las calles aledañas, en un festejo jubiloso que acercó al amado pontífice a la posible canonización y que reunió a la multitud más numerosa para una misa en el Vaticano.
 
Las multitudes en Roma y varias ciudades del mundo estallaron en gritos, aplausos y lágrimas en el momento de develarse una enorme foto de Juan Pablo  sonriente sobre la loggia de la Basílica de San Pedro.
 
"Restauró al cristianismo su verdadero rostro de religión de la esperanza", dijo Benedicto en una homilía que incluyó recuerdos personales del hombre al que aprendió a "venerar" durante casi un cuarto de siglo de colaboración.
 
Los príncipes herederos de España, Felipe y Letizia, junto con el premier italiano Silvio Berlusconi, el presidente mexicano Felipe Calderón, el líder del sindicato Solidaridad y ex presidente polaco Lech Walesa, así como el presidente de Zimbabue, Robert Mugabe, estaban entre los presentes.
 
La beatificación busca elevar la moral de una iglesia golpeada por la crisis de los abusos sexuales de menores, pero también ha provocado la indignación de los grupos defensores de las víctimas porque el escándalo se produjo durante el pontificado de 27 años de  Juan Pablo .
 
Antes de la misa reinaba un ambiente de fiesta: monjas sentadas en círculo tocaban guitarras y cantaban himnos, hombres alzaban a sus niños sobre sus hombros para que pudieran ver sobre las cabezas de la multitud y grupos de jóvenes católicos agitaban banderas de Argentina, Polonia, Francia y Gran Bretaña.
 
Con grandes sacrificios económicos, numerosos latinoamericanos llegaron hasta Roma para estar presente en la beatificación de Karol Wojtyla.
Sonia Campos Espinoza vino de Lota, un pobre pueblo minero del sur de Chile, quien se declaró feliz aunque quedó fuera del Vaticano y no pudo ver la ceremonia.
 
"Vine porque él es mi papa y estoy feliz, aunque no vea la beatificación porque hay mucha gente, pero igual me alegro de estar acá. Estoy súper emocionada, aunque no vea nada. Me siento una bendecida", dijo Campos a The Associated Press.
 
Reconoció que fue un gran sacrificio económico: "Si, de todas manera, junte peso con peso, y me endeudé además, pero aquí estamos".
 
Ricardo Ríos, quien llegó desde Lima, dijo estar "muy orgullosos como latinoamericanos, donde somos casi todos católicos, que Karol Wojtyla haya sido proclamado beato".
 
"Todos los sacrificios económicos que hicimos son bien pagados, con tal de estar aquí y poder cumplir con nuestro papa, quien fue un emigrante más, como muchos de nosotros", expresó.
 
La colombiana Esperanza Nova no había dormido para participar anoche de la vigilia de oración en el Circo Máximo y para estar desde temprano en el Vaticano, pese a lo cual aseguró que "no estoy cansada, sino solo feliz de poder compartir este momento con mi religión y mi espiritualidad".
 
Jesús, quien vino de Veracruz, México, señaló que era una experiencia "padre" (muy buena), una "ocasión única de estar en la beatificación de Wojtyla, a quien los mexicanos tenemos un cariño especial, y poder con nuestra presencia devolverle todo el amor que expresó a nuestro país".
 
La seguridad fue estricta: amplios sectores de Roma, a kilómetros del Vaticano, quedaron cerrados al tráfico automotor, helicópteros surcaron el cielo, lanchas policiales recorrieron el cercano río Tíber y unos 5.000 agentes uniformados patrullaron las barricadas para asegurar que los religiosos, las delegaciones oficiales y los poseedores de los codiciados pases VIP pudieran llegar a sus lugares.
 
Hablando en latín, Benedicto declaró a Juan Pablo "beato" poco después del inicio de la misa, realizado bajo un cielo despejado y ante un mar de banderas polacas blancas y rojas, una escena que recordó el funeral de Juan Pablo en 2005, cuando unas 3 millones de personas le rindieron homenaje.
 
Benedicto recordó ese día hace seis años y señaló que el inmenso dolor se vio compensado por una enorme gratitud por su vida y pontificado.
"Ya entonces percibimos el aroma de su santidad", dijo el pontífice para explicar la "razonable prisa" con que se honró a  Juan Pablo.Dijo que con "la fuerza de un titán, una fuerza que le llegó de Dios", Juan Pablo revirtió la marea aparentemente "irreversible" del marxismo.
 
"Reclamó correctamente para el cristianismo el impulso de la esperanza de que alguna manera flaqueó ante el marxismo y la ideología del progreso", dijo el Papa.
 
Después de una misa de casi tres horas, Benedicto oró frente al ataúd de  Juan Pablo dentro de la Basílica de San Pedro, que permanecería abierto durante la noche y todo el tiempo necesario para que pasen las multitudes de fieles que quieren rendirle homenaje.
 
El ataúd sellado ocupará una capilla lateral en la basílica junto a la famosa escultura de la "Piedad" de Miguel Angel.
 
El cardenal español Agustín García-Gasco Vicente, falleció de un ataque cardíaco el domingo en la mañana en Roma, antes de la misa, informó el Vaticano.
 
La policía, autoridades del gobierno y el Vaticano estimaron la cifra de los que asistieron a la misa en 1,5 millones. Apenas unos cientos de miles cabían en la Plaza de San Pedro y las calles aledañas, pero otros se congregaron frente a alguna de las 14 pantallas gigantes instaladas en diversos lugares de la ciudad o siguieron la ceremonia por radio en polaco o italiano.
 
Miles de peregrinos, muchos de ellos polacos, pasaron la noche en puentes y piazzas de la ciudad y acudieron a San Pedro apenas se abrieron las barreras con una hora de anticipación.
 
Parados hombro con hombro, ocuparon la Via della Conciliazione, el bulevar principal que conduce al Vaticano, así como las calles laterales y los puentes que cruzan el Tíber a San Pedro.
 
"Estoy muy orgullosa de Juan Pablo. Era mi papa cuando yo era niña", dijo Alice Wirwicka, una polaca de 21 años que viajó 17 horas en autobús desde Szczecin para la ceremonia.
 
Fue la beatificación más rápida de que se tenga conocimiento, apenas seis años después de la muerte de Juan Pablo.
 
Benedicto inició la causa sin esperar a que pasaran cinco años, como es tradición, respondiendo a los clamores de "Santo Súbito" que se escucharon durante el funeral el 2 de abril de 2005.
 
El sábado por la noche un enorme cartel de "Santo Subito" decoraba el costado del Circo Máximo, donde una vigilia de oración inició las celebraciones.
 
La beatificación tuvo lugar con un trasfondo de críticas por la rapidez con que se resolvió así como de indignación por el abuso de menores por parte de sacerdotes: muchos de esos crímenes y su encubrimiento sucedieron durante el pontificado de 27 años de Juan Pablo.
 
Autoridades del Vaticano han insistido que Juan Pablo merece la beatificación a pesar del escándalo de abuso, diciendo que la causa de canonización no es un juicio sobre cómo administró la Iglesia, sino por llevar una vida de virtud cristiana.
 
Pero los grupos de víctimas como la Red de Sobrevivientes de los Abusados por Sacerdotes estadounidense han dicho que la beatificación acelerada sólo era "poner más sal en las heridas" de las víctimas.
 
La misma Roma parecía invadida por polacos que se alegraron de que su paisano fuera beatificado. Trenes, vuelos y autobuses especiales llevaron a los polacos para la celebración.
 
Anna Fotyga, ex primer ministra del Exterior de Polonia y actual legisladora, llegó en un tren especial el domingo en la mañana, junto con una delegación del Parlamento. La funcionaria recordó el impacto de  Juan Pablo II en la Polonia comunista a finales de las décadas de 1970 y 1980.
 
"Era estudiante en esa época, y de hecho viéndolo, escuchándolo a él inició la transformación en Polonia, estoy segura", dijo Fotyga.
 
En Cracovia, donde Juan Pablo II fue arzobispo, dos pantallas de televisión en dos sitios diferentes fueron colocados para transmitir la ceremonia de beatificación desde Roma. Las casas fueron decoradas con banderas polacas y amarillas con blanco, los colores del Vaticano.
 
Ex autoridad vaticana cree que JPII podría llegar a ser "Patrono de los Jóvenes"
ROMA, 30 Abr. 11 / 08:11 pm (ACI/EWTN Noticias)

El Prefecto Emérito de la Congregación para la Causa de los Santos, Cardenal José Saraiva Martins, afirmó desde Roma a ACI Prensa que el futuro Beato Juan Pablo II podría ser un nuevo patrón de la juventud.

 
“Yo personalmente a Juan Pablo II lo haría el patrón de los jóvenes”, afirmó el Cardenal Saraiva el 30 de abril desde la Pontificia Universidad de la Santa Cruz.
 
Explicó que “algunos santos son patrones” y “quien hace la propuesta de nominar patrón a un beato o a un santo debe adjuntar una documentación muy completa de los motivos y motivaciones de por qué se pide esto”.
 
Este reconocimiento “es algo muy serio y por tanto depende de la Congregación del Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos encargada del culto naturalmente”, subrayó el la autoridad vaticana a ACI Prensa.
 
Marie Simon Pierre
¡Gracias Santo Padre! dice en vigilia protagonista del milagro de Juan Pablo II|
 
 
ROMA, 30 Abr. 11 / 02:12 pm (ACI/EWTN Noticias)

Al dar su testimonio esta noche (hora local) en la víspera de la beatificación del Papa Juan Pablo II, la protagonista del milagro que permitirá que sea elevado a los altares, la religiosa francesa Marie Simon Pierre, pronunció un sentido "¡Gracias Santo Padre!"

 
"¡Gracias Santo Padre!, te dice mi familia espiritual y mi familia natural", dijo la hermana al comenzar su testimonio ante miles de personas presentes en el Circo Massimo de Roma, lugar en donde murieron muchos mártires en los primeros siglos del cristianismo.
 
La religiosa recordó que "cuando me diagnosticaron el Parkinson era muy difícil ver a Juan Pablo II en televisión porque veía en él la misma imagen de lo que sucedía con mi enfermedad".
 
"Pero admiraba y siempre admiré su humildad, su fuerza, su valentía y ante estos sentimientos de verlo y no quererlo ver, me sentía alentada. Cuando la enfermedad me fue diagnosticada en 2001, era joven, tenía 40 años. Juan Pablo II fue para mí un pastor de Dios según el corazón de Dios".
 
Juan Pablo II, dijo la hermana Marie, "era cercano a todos, a los más débiles, los más pobres y los más pequeños, especialmente los más enfermos. Era un defensor de la vida, la familia y de la paz"
 
Cuando murió "sentí un gran vacío. Sentía que había una fuerza que me sostenía, que él me comprendía".
 
La hermana contó luego su experiencia del milagro, cómo ocurrió luego de que solicitara dejar sus labores en el centro materno-infantil donde trabajaba porque ya no se sentía en la capacidad física de hacer sus tareas.
 
La hermana superiora, recordó, "me dijo, espera a Lourdes, acuérdate que Juan Pablo II no ha dicho la última palabra".
 
La religiosa relató entonces que había hecho el propósito de aceptar vivir en una silla de ruedas, "rezando por la vida y la familia, sirviendo a las familias y rezando por ellas. Eso es lo que soy, una pequeña hermana".
 
Seguidamente recordó que el 3 de junio de 2005 cuando "volví a mi cuarto, escribí y me fui dando cuenta que mi escritura era más legible, incluso con respecto a la escritura del día anterior".
 
"Me fui a dormir y me desperté a las 4:30 a.m. bien, de manera muy distinta a las veces anteriores cuando no dormía bien ni tranquila. A esa hora sentía que algo había cambiado en mí".
 
"Me fui a rezar a nuestro oratorio ante el Santísimo Sacramento y allí recé los misterios luminosos (del rosario) de Juan Pablo II. Recé hasta las 6 y me fui a la capilla para la Eucaristía de la mañana. Durante la Misa me di cuenta de que algo había cambiado y que ya estaba curada".
 
En sus palabras finales la hermana dijo: "quiero agradecerle a todos y decirles, también a los jóvenes, que Juan Pablo II nos mira y está feliz".
 
Sábado 30 de abril de 2011
 
Benedicto XVI pide a la madre de Cristo que nos enseñe a reconocer en los rostros de los débiles, los que sufren, los marginados y los pobres el rostro de Cristo
 
Sábado, 30 abr (RV).- La Vigilia en el Circo Massimo de Roma concluyó con la oración final de Benedicto XVI y su bendición a los fieles presentes. Una oración en la que el Santo Padre ha pedido a María que nos enseñe a “llevar con humildad nuestra cruz y estar contigo ante la Cruz de Cristo- ante los débiles, los que sufren, los marginados, los pobres y a conocer en sus rostros el rostro de Cristo”.
 
ORACIÓN COMPLETA
 
Ave María, Mujer pobre y humilde,
bendecida por el Altísimo.
Virgen de la esperanza, profecía de los tiempos nuevos,
Nosotros nos unimos a tu canto de alabanzas
para celebrar las misericordias del Señor,
para anunciar la venida del Reino de Dios
y la plena liberación del hombre.
 
Ave María, humilde sierva del Señor,
gloriosa Madre de Cristo.
Virgen fiel, demora santa del Verbo,
enséñanos a perseverar en la escucha de la Palabra,
a ser dóciles a la voz del Espíritu,
atentos a sus llamados en la intimidad de la conciencia
y a sus manifestaciones en los eventos de la historia.
 
Ave María, Mujer del dolor,
¡Madre de los que viven
Virgen esposa ante la Cruz, Eva nueva,
sé nuestra guía en los caminos del mundo,
enséñanos a vivir y a defender el amor de Cristo,
a llevar con humildad nuestra cruz
y estar contigo ante la Cruz de Cristo- ante los débiles,
los que sufren, los marginados, los pobres
y a conocer en sus rostros
el rostro de Cristo.
 
Ave María, Mujer de la fe,
antes que los discípulos¡
Virgen Madre de la Iglesia, ayúdanos siempre a dar razón
de la esperanza que hay en nosotros,
confiando en la bondad del hombre creado por Dios a su imagen
y en el amor del Padre.
Enséñanos a renovar el mundo desde adentro:
en la profundidad del silencio y de la oración,
en la alegría del amor fraterno,
en la fecundidad insustituible de la Cruz.
 
Santa María, Madre de los creyentes,
ruega por nosotros.
 
El Papa que peregrinó por toda América Latina
 
Incansable viajero, Karol Wojtyla, el primer Papa polaco, visitó 26 países de América Latina, frecuentemente en momentos críticos de su historia. Ni la Cuba de Castro quedó afuera de su periplo
 
El Papa que peregrinó por toda América Latina
Juan Pablo II
 
El domingo 1º de mayo será beatificado en una multitudinaria ceremonia en El Vaticano. El llamado "Papa viajero" recorrió el continente más católico del planeta de un extremo al otro, del Caribe a la Patagonia, de Chile a México, de Brasil a Guatemala, de Paraguay a Nicaragua.
 
Algunos de estos viajes fueron polémicos, por las circunstancias que se vivían en la región en las décadas de 1980 y 1990, cuando la mayoría de las giras pontificales tuvieron lugar.
 
Fue recibido por presidentes legítimos y de facto, pero sobre todo por multitudes que colmaron estadios y plazas.
 
En el que él llamaba "continente de la esperanza" tuvo palabras de aliento para los indígenas y mineros explotados, campesinos perseguidos, políticos maniatados ideológicamente y contra las dictaduras y se empeñó en luchar por conseguir mejores condiciones para los pobres.
 
Pero también condenó la Teología de la Liberación, tildando de "rojos" a los obispos que adherían a ella, y fue criticado por sus visitas al Chile del dictador Augusto Pinochet. Pero, sorprendiendo a quienes lo encasillaban en una tendencia conservadora, años más tarde visitó a otro dictador, Fidel Castro, en este caso de izquierda, tendiéndole la mano a un régimen aislado y a un país empobrecido y en crisis.
 
"Deben tener una mejor relación con los gobiernos de sus países", había dicho el Papa a los obispos de la región, en los años en que la mayoría de los países de América Latina estaban siendo gobernados por dictaduras militares o regímenes de derecha.
 
Pero durante su pontificado, Wojtyla se enfrentó por igual al ateísmo comunista y a los excesos del capitalismo. Su vocación pastoral universal lo llevó a relacionarse con todos pero, con conciencia de estar por encima de lo coyuntural, desafió las reglas de los gobiernos temporales, democráticos o dictatoriales. Visitó la Argentina de los militares durante la guerra con Inglaterra por las Malvinas (1982) y más tarde la de la democracia restaurada, la Guatemala del general Efraín Ríos Montt (1983), el Chile del general Augusto Pinochet (1987) y el Paraguay del general Alfredo Stroessner (1988).
 
Con Pinochet y los dictadores argentinos protagonizó uno de sus mayores éxitos diplomáticos al mediar entre ambos países, a través de su enviado, el Cardenal Samoré, para evitar una guerra entre ambos países hermanos por el diferendo limítrofe referido al Canal de Beagle.
Visitó cuatro veces Brasil, el país con más católicos del planeta, y sus últimos viajes en el continente fueron a México y Guatemala, a mediados de 2002.
 
Su visita a América Central en 1983 también desató polémicas cuando en Nicaragua reprendió en vivo y en directo por televisión al entonces sacerdote y ministro revolucionario, el poeta Ernesto Cardenal, por el cargo que ocupaba en el gobierno sandinista.
 
Uno de sus viajes más emblemáticos fue el que realizó a Cuba en 1998, ya anciano y enfermo, cumpliendo el sueño de visitar el último bastión del comunismo, pese a su acérrimo desprecio al marxismo.
 
Con el entonces líder máximo de la revolución cubana, Fidel Castro, estableció una cordial relación pero sin concesiones en ningún terreno. Por esos días pudo verse al jefe comunista asistir a misas y ceremonias en actitud de recogimiento.
 
El Papa condenó duramente el embargo pero también el bloqueo político e ideológico que el propio régimen le impone a los cubanos: "Que Cuba se abra al mundo y el mundo se abra a Cuba".
 
Centroamérica se une al festejo
Vigilias,misas y caminatas se llevarán a cabo hasta el domingo
 
El Diario de Hoy
Sábado 30 de abril de 2011

Centroamérica celebrará con vigilias, misas y caminatas la beatificación de Juan Pablo II, recordado en la región por sus visitas en las décadas de 1980, 1990 y 2000, en las que abogó con fuerza por la justicia social, la paz y la justicia.

Karol Wojtyla (1920-2005), elegido Papa el 16 de octubre de 1978, será beatificado mañana en una ceremonia pública que oficiará su sucesor al frente de la Iglesia, BenedictoXVI, en la Plaza de San Pedro del Vaticano.

En Guatemala, las celebraciones por la beatificación del “papa viajero” comenzaron el jueves con jornadas de oración en distintas parroquias, e incluyen una caminata para el domingo, desde el Obelisco hasta el Monumento a JuanPablo II, en la Avenida de Las Américas de la capital, donde se oficiará una misa.

Estoy de lo más emocionado ante esta beatificación. Tuve la oportunidad de concelebrar misa con él. Me llamaba la atención su concentración, parecía un ángel”, dijo el cardenal Rodolfo Quezada. El pap aWojtyla visitó Guatemala en 1983, 1996 y 2002, y en esa última oportunidad elevó a los altares al hermano Pedro de San José de Betancur, el primer santo de la región.

Por suparte,en Nicaragua más de 10,000 jóvenes católicos de la diócesis de Granada participarán en una vigilia que comenzará hoy y finalizará en la madrugada del domingo en la Plaza de la Independencia, donde además se ha programado una misa.

La vigilia llevará por lema “No tengan miedo, abran las puertas a Cristo”, que utilizó Juan Pablo II en su primera visita a Nicaragua, un país que “amó mucho” y por eso regresó a él, afirmó el obispo de Granada, Jorge Solórzano. En Costa Rica ha sido convocada entre hoy y el domingo, en el Estadio Nacional de San José, una “Vigilia festiva por la beatificación de JuanPablo II”, el único papa que havisitado el país, en la que se podrá observar en una pantalla gigante la ceremonia en Roma.

En el antiguo estadio, que fue demolido en 2008 para levantar el actual recinto, Juan Pablo II ofreció una ceremonia en 1983 a la que llegó en un “papamóvil”, un Chevrolet Blazer modelo 1980, que forma parte del Patrimonio Cultural del país y será exhibido este fin de semana. En Panamá se depositará el domingo una ofrenda floral en el monumento en memoria a Juan PabloII levantado en el lugar en donde en marzo de 1983 celebró una multitudinaria misa en la que abogó por la unidad familiar.

En Honduras, la feligresía ha sido convocada para el 1 de mayo al santuario de Suyapa, en Tegucigalpa, para “celebrar” en oración “ese momento tan grande para la Iglesia universal”, anunció el padre Ricardo Banegas, secretario ejecutivo de la Fundación Católica para la Educación y la Comunicación Social. El presidente hondureño, Porfirio Lobo, y el cardenal del país Óscar Andrés Rodríguez, asistirán a la ceremonia.

 
Juan Pablo II a un paso de ser santo
  • El sumo pontífice Benedicto XVIha decretado la validación de un milagro atribuido al “Papa viajero”
  • El Santo Padre visitó Nicaragua en 1983, cuando fue víctima de un boicot orteguista y en 1996 con el país en calma
 
El Sumo Pontífice, Juan Pablo II, está a un paso de la santidad, luego de haber logrado en corto tiempo su beatificación.
 
LA PRENSA/AP/ARCHIVO
CIUDAD DEL VATICANO/AFP
 
El Papa Juan Pablo II será beatificado el próximo primero de mayo, informó el Vaticano, después que el Papa Benedicto XVI firmara el decreto que valida un milagro atribuido a su carismático predecesor.
 
La beatificación del Papa polaco —paso previo a la canonización— se llevará a cabo en tiempo récord, inferior a los cinco años habitualmente necesarios para iniciar este proceso.
 
Juan Pablo II falleció el 2 de abril de 2005. La celeridad se explica por la “imponente reputación de santidad de la que gozó el Papa Juan Pablo II durante su vida, en su muerte y después de su muerte”, explicó el Vaticano en un comunicado. 
 
La comisión de cardenales y obispos de la Congregación para las Causas de los Santos aprobó esta semana un milagro atribuido a la intercesión de Juan Pablo II, paso clave antes de elevarlo a la gloria de los altares.
 
Hecho histórico
 
En los últimos mil años de la Iglesia católica ningún Papa proclamó beato a su predecesor, como ocurrirá el próximo 1 de mayo, cuando Benedicto XVI eleve a la gloria de los altares a Karol Wojtyla, el papa polaco, según el diario vaticano LOsservatore Romano. El último Papa proclamado santo fue Pío X (1835-1914), canonizado en 1954, ya en los tiempos modernos.
 
Iglesia católica nicaragüense celebra
 
Con emoción y alegría la Iglesia católica de Nicaragua recibió la noticia de que el Papa Juan Pablo II será beatificado el próximo 1 de mayo, día en que se celebra la Divina Misericordia.

Para monseñor Bosco Vivas, miembro de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), la beatificación del Papa Juan Pablo II lo convertirá en uno de los santos más populares de la tierra, ya que goza del aprecio de millones de personas en todo el planeta.

“Su devoción a María Santísima y su dedicación en la búsqueda de la paz y defensa de los más débiles hacen de Juan Pablo II un beato que tendrá muchísimos devotos en todo el mundo y será un santo de los más populares de la tierra”, reflexionó Vivas.

En Sesión Ordinaria el pasado 11 de enero, cardenales y obispos de la Congregación para las Causas de los Santos concluyeron que la hermana Marie Simon-Pierre fue sanada por el Papa Juan Pablo II, un acto de milagro inexplicable para la ciencia médica.

Por su carisma y don de amar la paz y la justicia, a criterio de Vivas, Juan Pablo II es visto como un personaje amado y respetado.

“En nombre de la feligresía de mi Diócesis podría decir, sin engaño alguno, que toda la Iglesia está contenta con esta noticia, pues se trata de un Papa que estuvo en dos ocasiones en Nicaragua y visitó en la primera ocasión nuestra Catedral (de León) lo cual hace que Juan Pablo sea considerado un amigo y protector desde el cielo de nuestra Iglesia”, dijo Vivas.

Por su parte, monseñor Boanerges Carballo, canciller de la Curia Arzobispal, dijo sentirse emocionado por la decisión del Papa Benedicto XVI, de canonizar al “Papa peregrino”, como fue conocido Juan Pablo II por sus viajes por todo el mundo en su pontificado.

“Por supuesto, es una noticia que ya estábamos esperando y siendo ya una realidad, nos llena de inmensa alegría porque es el acto formal que la Iglesia lo propone como un ejemplo de virtud y de vivencia de la fe cristiana; es un momento de recordar su enseñanza y su ejemplo en todos los aspectos. A nivel de la Iglesia, el compromiso misionero y de trabajar incansablemente por anunciar el evangelio; y a nivel social su enseñanza y su ejemplo por crear una sociedad más humana y más cristiana”, valoró Carballo.

 
Se trata de la curación “inmediata e inexplicable”, en junio del 2005, de la monja francesa Marie Simon-Pierre, quien sufría el mal de Parkinson, que también afectó al jefe de la Iglesia católica, indicó la comisión.
 
MILAGRO A UNA MONJA DE 50 AÑOS
 
La monja, de 50 años, enfermera de profesión, según el postulador se curó tras oraciones y pedidos a Juan Pablo II, pocos meses después de la muerte del pontífice. La canonización requerirá la ratificación de otro milagro.
 
Juan Pablo II estuvo al frente de la Iglesia católica durante 27 años. Durante su sepelio, sus fieles clamaron: “¡Santo subito!” (¡Santo ya!).
Los preparativos en la Basílica de San Pedro en el Vaticano se habían iniciado ya el jueves ante la posible beatificación. Por tradición, los restos de los pontífices que han sido beatificados suelen ser trasladados de la cripta, en el sótano de la basílica donde están enterrados, al piso principal.
 
LECH WALESA“DOBLEMENTE FELIZ”
 
El ex presidente polaco Lech Walesa, católico ferviente y fundador del sindicato Solidarnosc que luchó contra el régimen comunista en los años ochenta, afirmó que se siente “doblemente feliz” por el anuncio de la beatificación.
 
La actuación de Juan Pablo II en Polonia y su influencia tuvieron un peso determinante en la caída de los regímenes comunistas de Europa Oriental, según coinciden numerosos historiadores.
 
Juan Pablo II fue víctima de un atentado el 13 de mayo de 1981 en la Plaza de San Pedro, que lo dejó gravemente herido. Tres balas disparadas por el turco Ali Agca lo hirieron en el abdomen y en la mano.
 
EL “PAPA VIAJERO”
 
El llamado “Papa viajero” efectuó en total 104 viajes pastorales a los cinco continentes, que totalizaron una distancia equivalente a 29 veces la circunferencia terrestre y 3.5 veces la distancia que existe entre la Tierra y la Luna. Sus 27 años de pontificado incluyeron giras a 26 países de América Latina.
 
Juan Pablo II se pronunció en esos años por la paz y el entendimiento internacional, la defensa de los derechos humanos, la promoción de una gran Europa del Atlántico a los Montes Urales y la solidaridad entre el Norte y el Sur.
 
Para ciertos sectores de la opinión pública, la principal sombra de su obra concierne su firme rechazo de los métodos anticonceptivos y del uso del preservativo en un mundo donde el sida se cobraba millones de víctimas.
 
LAS VISITAS DEL PAPA JUAN PABLO II A NICARAGUA
 
Con espíritu de pastor —pero desafiando las reglas de los propios dictadores— visitó algunos países en momentos críticos de su historia, como Argentina al borde de la guerra con Inglaterra por las Malvinas (1982), la Guatemala del general Efraín Ríos Montt (1983), el Chile del general Augusto Pinochet (1987) y el Paraguay del general Alfredo Stroessner (1988). Juan Pablo II estuvo además cinco veces en un mismo país, México, cuatro en Brasil, y dos en Perú, Uruguay y Argentina.
 
En Nicaragua, el jefe de la Iglesia católica no sólo reprendió frente a la televisión mundial al entonces sacerdote y ministro revolucionario, el poeta Ernesto Cardenal, por el cargo que ocupaba, sino que fue víctima del boicoteo organizado por grupos sandinistas durante una misa que estaba celebrando. Por su parte, Cardenal, se mostró sorprendido por el anuncio de la beatificación de quien “protegió” a acusados de pedofilia.
 
El Sumo Pontífice visitó el país en dos ocasiones, con una diferencia de 13 años. La primera vez, el 4 de marzo de 1983, se encontró con una nación en guerra y “una gran noche oscura” como él mismo recordaría el 7 de febrero de 1996, bajo un sol radiante y en una plaza llena de paz.

 

 

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario

Usamos Cookies