16 julio 2024

Obispo preocupado por situación de Malacatoya

Monsenor Obispo Jorge Solorzano (fotos archivo)


Granada, Nicaragua
Por: Profesor Armando Espinoza
 
Monsenor Obispo Jorge Solorzano (fotos archivo)El obispo de Granada, monseñor Jorge Solórzano, expresó su preocupación por la situación que se esta viviendo en Malacatoya. Dijo que tienen presencia en el sector a través del Párroco y de Caritas Diocesana.
 
La Casa Cural de Malacatoya, incluyendo la habitación del sacerdote, se han llenado de damnificados por el temporal. Expresó su preocupación porque “los arroceros han abierto las compuertas de los regadíos hacia la carretera, casas y comunidades, lanzando agua contaminada con insecticida”.
 
Una camionetona cargada de insecticidaEl obispo, se mostró muy asustado de la insensibilidad de los arroceros, cuando llevaba alimentos de CARITAS, cuando apareció una gran camioneta cargada de insecticida.
 
Se vio el problema del cruce en la barca de El Paso, si pasaba primero el alimento para los damnificados o el insecticida. El de la camionetona dijo que “lo que importa es que pase el insecticida. No le importaba lo que los niños estuvieran con hambre o enfermos”.
 
Profesoras del MINED vienen de su escuela en TepalonFinalmente el arrocero y su insecticida fueron los que cruzaron el río, “no pasó más, no pasó alimentos, no pasó nada, no paso personas, solamente el insecticida”. Dijo que las autoridades deben buscar “una solución de raíz a ese problema. Mire el punto en que estamos, porque ahí lo que importa es que pase el insecticida, y nada más”.
 
Llamó a las autoridades a que “realmente se preocupen por la gente, porque nosotros como iglesia hacemos todo lo que podemos, pero son ayudas humanitarias, de emergencia, pero en el fondo tiene que haber una solución. Me cuentan que ha habido fondos para la carretera a Malacatoya. La gente ha sido olvidada por años. Se debe pensar en una solución para esos pueblos”.
 
Obispo dice: “Lo que importa ahí es el dinero…”
 
A la espera de cruzar el rio de El PasoEl obispo Solórzano, dijo que en el caso de Malacatoya, puede concluir, que en esa realidad, tan triste, “lo que importa es el dinero, los insecticidas que son para la producción del dinero y no importan las personas. La dignidad de la persona humana no vale nada, vale más un insecticida que unos niños enfermos, las personas, que una comunidad entera”.
 
El obispo se mostró anuente a participar como iglesia en un hablatón, pero insistió que en que “se debe ir a la raíz del problema. Hay miles de manzanas de arroz que se siembran, Todas esas millonadas que se sacan ¿para quién van”, cuestionó Solórzano. 
 
Se preguntó ¿Por qué no ayudan a la comunidad, por qué no invierten en la comunidad?, se debe detener esa situación de injusticias predominantes en esas comunidades”.

 

Noticias de Interés

Facebook
Twitter
WhatsApp

Deja un comentario

Usamos Cookies