22 septiembre 2021

Nuestra profesora Chilo

Anchorage, Alaska 18 de Abril del 2010.
Por:Juan Manuel Roblero M.
 
 
¡Ah mi estimado Roger Arguello!
 
O prefieres: ¿amigo Chory?
 
Siempre inspirarme para lo bello
 
Ha sido en mí una priori
 
Y traerla a ella hasta mi mente
 
Es motivo de emoción.
 
Le brotó al poeta Chavarría del corazón
 
Ese pensamiento en aquel dìa
 
Pues al verla, en toda esa joven gente
 
de hace décadas… la llama ardía.
 
Cuando pensamos en esa especial mirada
 
Que ella nos obsequiaba,
 
La forma única de sus maneras cuando nos educaba.
 
¡Ah mi amigo! como olvidar ese rostro de princesa
 
en mi sentimiento de adolescente
 
o en el tuyo pues ahora sé, que también la amabas.
 
Nunca de mi cabeza
 
Han salido sus labios sonrientes
 
Llegar temprano a su clase yo acostumbraba,
 
Y verla entrar como mi reina era delicia.
 
Su recuerdo en realidad acaricia
 
Mi vanidad adulta…
 
El describirla en toda su hermosura se dificulta
 
En mi cerebro,
 
Mas me alegro
 
Dedicarle este momento
 
Desde tu pensamiento y mi sentimiento.
 
Mas traer esa sonrisa…esa mirada…esa presencia
 
Es motivo de algarabía
 
en ese muchacho que aun cubre mi adultez
 
y nos ha hecho en mi momento y en tu dìa
 
aun con su ausencia
 
dos adolescentes enamorados en nuestra madurez.
 
En toda mi sincera imaginación,
 
te estarás sonriendo ahora de esta afirmación,
 
y quizás yo envidie al poeta Chavarría por las palabras
 
que él le dedicó ahí en el aula: “y si ustè no me va a querè
 
yo me voy a tenè que matà”.
 
¡Ah mi amigo Chory! quien no se enamoraba
 
De esos bellos ojos y la especial dedicación
 
 A sus aprendices adolescentes.
 
Espero que haya satisfecho
 
Ese deseo que anhelabas ahí en tu pecho.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario

Usamos Cookies