22 septiembre 2021

Médico heredero hace hasta lo imposible por desalojar a humilde inquilina: busca la vía más rápida acusando a la pobre mujer de “usurpación del dominio privado” con la amenaza latente de ser metida presa

Rosa Esmeralda Guerrero


Granada, Nicaragua
Domingo 01 Septiembre 2013
Augusto Cermeño
 
Rosa Esmeralda GuerreroUn conocido médico granadino, que recién heredó un inmueble, de una tía, que siempre trató con respeto a su inquilina, la señora Rosa Esmeralda Guerrero, ahora amenazada de ser desalojada, después de pagar cumplidamente sus mensualidades durante 25 años.
 
Rosa Esmeralda, jamás se imagino, que el doctor Mario Antonio Hernández Espinoza, le mandara a desalojar apenas recibiera la casa como herencia.
 
Según la quejosa, el doctor Hernández Espinoza, no ha podido encontrar forma de desalojarla rápidamente, por lo que ahora “ha inventado el delito de de usurpación del dominio privado, lo que no es cierto porque yo pago cumplido mis mensualidades como inquilina y no me he metido a esta casa, usurpando el derecho de nadie, porque yo le pagaba el alquiler, por 25 años a la propietaria, que era tía del doctor Hernández.
 
Según rola en acta de Audiencia Inicial, del 22 de agosto 2013, el licenciado Jorge Ramón Rueda Morales, solicitó que no sea admitida la acusación, de conformidad con el artículo 77 del Código Procesal Penal (CPP), siendo “que la acusación no es clara, precisa y circunstanciada, existe una relación contractual con la víctima, porque él había arrendado el bien y mi defendida va al día con su canon de arriendo”.
 
La acusada declaró a LA VERDAD, que ha habitado la casa desde hace muchos años, “junto con mis hijas y el que era ates mi esposo, pero él ahora me esta acusando de esa manera, amenazándome de que hasta puedo caer presa el día del juicio que se va celebrar el 18 de septiembre (2013)”.
 
Según Rosa Esmeralda, esto lo esta haciendo el doctor Hernández “porque él quiere la casa para venderla”. Su abogado le ha recomendado ir a una mediación, pero ella no lo ve viable porque lleva 25 años de habitar el inmueble y la familia Velásquez, de su ex esposo, tenían 35 años.
 
Dijo tener al día sus recibos, mostrando algunas recetas médicas del doctor Hernández, en las que le extendía los recibos, algo que ella siempre le advirtió que no era muy formal de su parte, el darle recibos en recetas médicas.
 
Rosa Esmeralda lamenta la forma brutal e inhumana en que la trata el doctor Hernández, “quien me manda a decir estúpida, que yo me voy arrepentir porque las influencias que él tiene le van a valer”.
 
Rosa Esmeralda esta muy preocupada porque el poderoso doctor Hernández le ha demostrado que si tiene buenas influencias en el Poder Judicial, de modo que la tiene arrinconada y amenazada hasta con caer presa el mismo día del juicio.
 
“Me amenaza de ir a la cárcel, por reclamar mis derechos como ciudadana”, indica la humilde mujer, que en la actualidad se dedica a la panadería que antes manejaba con su esposo.
 
Rosa Esmeralda dice que se siente enferma, con problemas de depresión por el ultraje a que la esta sometiendo el doctor Hernández, su abogado y el Juez, que “se ha parcializado al lado del doctor Hernández”.
 
El juez es el licenciado Norwin Herrera Bonilla, a quien señala de “darle lugar a una acusación en la que se le ha demostrado, con pruebas, que yo tengo mis recibos, de que voy al día, de que en ningún momento he usurpado el bien”.
 
Rosa Esmeralda dice que todos sus pagos eran a la propietaria de la casa, ya fallecida, tía de Hernández, a quien conoce desde el 2011, quien “comenzó a estar llegando a la casa a estarme intimidando, pero yo a él no lo conocía ni sabía ni siquiera que era sobrino de la señora, porque la señora todo el tiempo vivió sola en esa casa, donde residía”.
 
Lamentó que el doctor Hernández “se este ensañando con una mujer que trabaja para sus hijas, que tiene tantos años de residir en esa casa y él no toma eso en cuenta”. Dijo que de la panadería que ella opera con mucho sacrificio, vive la familia, mantiene a sus hijas. Ella paga por alquiler la cantidad de mil córdobas.
 
Rosa Esmeralda demanda que se le haga justicia y que “se ponga ojo en los juzgados, ver de que no haya favoritismo para algunas personas, porque todos tenemos igual derecho”.
La casa en que reside Rosa se ubica en Pueblo Chiquito, de la Iglesia de Xalteva 3 cuadras al sur 25 varas al este.
Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario

Usamos Cookies