24 octubre 2021

Lidia Camila

Departamental

A: Dieter Stadler

Por: Guillermo Menocal G.

Milwaukee, Enero 3, 2017.

10959746_10152796053120208_6916542107993896079_n“Quiero contarte todo acerca de mí; porque deseo que escribas sobre mi vida para que la gente se entere de quién era realmente Lidia Camila Quezada Peralta”; me expresó varias veces ella; pero ese momento nunca se realizó por diversas circunstancias. Hoy, lamento no haber obtenido esa confesión suya que posiblemente me habría atrapado de interés, emoción y realismo mágico. Siempre vislumbré que Lidia tenía una ubérrima necesidad de transmitirme ese río palpitante de su existencia, acaso porque ella anhelaba desprenderse de ciertas páginas de su vida para vivir más reposada, sentirse así más liberada, conforme con sí misma, sin guardar algo intrínseco que de alguna manera la importunaba.

Lidia Camila era franca en su decir; sociable y espontánea se daba sin reservas a sus amistades demostrando su ser sensible, humorístico y calculador, extrovertido y observador. Su figura menuda, delgada y risueña, siempre estaba en la brecha en las tertulias literarias, brindando, identificándose y apreciando el ambiente cultural con jolgorio y encanto.

Ahora que se nos ha ido, me pregunto: ¿qué habrá sentido y pensado en los últimos días sobre toda su existencia, qué situaciones habrá apartado de su mente para reconciliarse en paz con su muerte? Sea lo que ella haya escogido, eso le permitió fenecer con fortaleza. Sé que vivió, como todos nosotros aquí, ambivalentemente, y creo que no se arrepintió de cuanto realizó durante su existencia, porque trató convincentemente de vivir en sus últimos años sin convencionalismo.

Lidia Camila, con su albedrío y opiniones, defectos, bondades y afectos, vivirá en el firmamento de nuestros corazones; y aunque ella ya no estará presente físicamente en las futuras tertulias, todos sentiremos su amistosa sombra desplazarse por el entorno de nuestras mentes; porque su invisible figura morará siempre en todo el ámbito. Ella tenía el cuerpo, el alma y el espíritu, llenos de elegancia y gratas fantasías.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario

Usamos Cookies