16 octubre 2021

“La Marucha” recordada por su hija Adela, como una madre sensacional, única y sorprendente y capaz de hacer estallar de júbilo a todo un estadio repleto de gente

Mariana Sanchez (La Marucha)


Granada, Nicaragua
Por: Augusto Cermeño
 
Mariana Sanchez (La Marucha)Con lágrimas en los ojos, balbuceante, Adela Mejía Sánchez, la hija de “La Marucha”, nos externó sus más profundos sentimientos de amor hacia la mujer que la trajo al mundo.
 
Viendo hacia el cielo, Adela deja escuchar palabras al Creador, diciendo que ve a su madre, su pofi, y que Dios “sabe donde la tiene, en un buen lugar. Porque fue una madre excelente, una amiga de verdad, una mujer original. Ella sabe lo mejor, me dejó aquí penando…”.
 
Adela cree que su madre, que cumplió año de fallecida ayer y si “La Marucha” estuviera viva estaría cumpliendo 85 años, que “no los cumplió conmigo, pero esta donde el hombre, que él sabe lo mejor”.
 
El relevo de “La Marucha” tiene plena fe confianza de que “el Padre eterno” tiene a su progenitora “en un buen lugar”. Viendo siempre hacia el firmamento nublado, desde la calle atravesada, “le mando los besos más lindos, el abrazo que no le puedo dar a mi madre”.
 
Adela Sanhez“Doña Mariana Sánchez bustos, la popular Marucha, la mujer original, la mujer tayacana del estadio, de su beisbol, de su Granada podrido. Yo le decía: no vayamos, si nos v… a cada rato. Eso es verga, decía, pero vamos a ser campeones”, recuerda Adela.
 
Después de cumplir 12 años de fallecida, el lunes 11 de junio 2012, Adela recuerda a su mami “como el primer día, donde esté. Si ella esta feliz, yo estoy feliz y le mando todo el amor del mundo”.
 
Las palabras amorosas de Adela hacia su madre, los recuerdos desenfundados del fondo de su memoria de hija agradecida, e hicieron externarle a Adela algunas anécdotas de doña Mariana Sánchez Bustos.
 
Me acordé cuando, siendo adolescente, estudiando en el Instituto Nacional de Oriente, pasé preguntando a “La Marucha” por el precio de los jocotes, al tiempo que los tocaba, lo que no agrado a doña Mariana y me hizo merecedor de una sarta de palabrotas.
 
“Bueno vos pendejo, vas a comprar o joder los jocotes, no ves que los estas mallugando, hijo de…”, dijo doña Mariana, entre otras palabras que caracterizaban su estilo directo y crudo para expresarse.
 
“Apretate los güevos nicaragüense y no me apretes las v… Pasa una mujer y le dice: cuánto vale este banano, que tenía una cuarta y 4 dedos y entonces la mujer le dijo que era muy pequeño y doña Adela le respondió que se fuera donde su querido que es más grande”, recuerda Adela.
 
La verdad es que nadie se atrevió a contestarle a “La Marucha”, sencillamente porque nadie se consideró con las armas suficientes para enfrentar a una de las lenguas más demoledoras de Granada y, quizás, de Nicaragua.
 
Adela recuerda cuando doña Mariana le gritaba a Ernesto López, diciéndole “batea entenado, hijo de p…, mete un home run jodido”.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario

Usamos Cookies