26 octubre 2021

Joven estudiante da clases de Historia Y Dignidad en acto de la Independencia: levantó la bandera del General Sandino

Azahela Carolina Ney Flores, reflexiono sobre la historia y la dignidad el Dia de la Independencia

 


Granada, Nicaragua
Augusto Cermeño
 
Azahela Carolina Ney Flores, reflexiono sobre la historia y la dignidad el Dia de la IndependenciaAzahela Carolina Ney Flores, estudiante de Secundaria del Núcleo de Educación Rural (NER) Mercedes Mondragón, ganadora del Certamen Municipal de Historia, disertó sobre la Independencia y la Dignidad.
 
Dijo que “la dignidad es un ingrediente esencial en la formación ideológica de los buenos hijos de la Patria. Eso, la dignidad, es lo que llevó a Sandino a ponerse en contra de todos aquellos que se disputaban las caricias de un látigo imperialista”.
 
Sandino nació el 18 de mayo de 1895, en Niquinohomo, Masaya, al que la joven Azahela llama “un patriarca y revolucionario nicaragüense, líder de la resistencia nicaragüense contra el ejército de ocupación estadounidense en Nicaragua”.
 
Dijo que Sandino “logró que las tropas extranjeras salieran del país. Es un ejemplo de dignidad, sus acciones y enseñanzas fueron la base ideológica para formación del FSLN, por Carlos Fonseca Amador, Tomás Borge, Silvio Mayorga, Santos López y Germán Pomares Ordóñez”.
 
Retomó frases del general Sandino, dadas el 4 de mayo de 1927, cuando se encontraba frente a dirigentes políticos, a los que llamó “una bola de canallas, de cobardes, de traidores, incapaces de poder dirigir a un pueblo patriota y valeroso”.
 
Indicó la joven historiadora, que el 4 de mayo de 1927, “el imperialismo norteamericano trata de poner fin a la guerra constitucionalista, haciendo que liberales y conservadores firmaran el Pacto del Espino Negro”.
 
El oprobioso pacto, contemplaba “el desarme general de las tropas nicaragüenses en conflicto, la creación de la oprobiosa Guardia Nacional de Somoza. La que tuvo en Nicaragua una férrea dictadura, durante 45 años”.
 
El pacto incluía “la supervisión de las elecciones por parte de los marines norteamericanos. Con este pacto del Espino Negro, los liberales y conservadores se iban a igualar y se iban a entregar a Sandino…”.
 
El General Sandino con su Estado MayorDestaca que es el General Sandino “el único que no entrega sus armas y reta al imperialismo norteamericano, teniéndose que enfrentar a vendedores de Patria. La guerra se convirtió en una guerra por la soberanía nacional y de derecho por la autodeterminación”.
 
Sandino dio a ese oprobioso día del pacto, el toque de un día por la dignidad nacional, ante la postura del General Sandino de no entregar sus armas. “Sandino forma el Ejército Defensor de la Soberanía Nacional (EDSN) partiendo con sólo 29 hombres”, expresa Carolina.
 
Sandino comenzó con 29 hombres, “30 con él y poco a poco comenzó a forjar un ejército que llego a alcanzar la cifra de 6 mil hombres. Sandino decía: La soberanía de un pueblo no se discute, se defiende con las armas en la mano”.
 
Además, expresa la estudiosa de nuestra historia, que una vez que se retiran de Nicaragua las fuerza intervencionistas, el “General Sandino envía, el 2 de febrero de 1933, una propuesta de paz al presidente liberal Juan Bautista Sacasa, la que es aceptada”.
 
Ese 2 de febrero de 1933 “termina oficialmente la guerra. La Guardia Nacional, que aún no es autoridad militar reconocida por la Constitución, se encarga de dar seguridad a todo el país, lo que es causa de abusos contra sus antiguos enemigos desarmados”.
 
El general Sandino realiza varios viajes a Managua, para expresar su inconformidad por “el incumplimiento de acuerdos por parte de la Guardia Nacional”.
 
Somoza ya acariciaba la idea de eliminar a Sandino “para tener el control total del país. El 21 de febrero de 1934, Sandino en compañía de su padre, Gregorio Sandino, el escritor Sofonías Salvatierra y de sus tenientes generales Estrada y Umanzor, viaja a una fiesta en la loma de Tiscapa, invitados por Sacasa”.
 
Ese día, el general Anastasio Somoza, al dar el brindis de la paz, “le temblaba la mano. Sandino le preguntó que qué le pasaba y Somoza, simplemente, le contestó con una sonrisa. A la salida de dicho evento, Sandino fue detenido. El guardia que lo detuvo era, en realidad un mayor GN, Lisandro Delgadillo, quien lo condujo a la cárcel del Hormiguero, conocida como “La 21”. Los detenidos pidieron que llamaran a Somoza, pero dijeron que no los podían comunicar, porque no podían localizarlos”.
 
La hija de Sacasa, informó a su padre sobre la detención “y Sacasa se puso en contacto con la Embajada USA, para evitar el asesinato. Sandino, Estrada y Umanzor son llevados al monte llamado La Talavera, en el campo de Larreynaga. A la señal de Delgadillo, el pelotón que custodiaba a los prisioneros abrió fuego, matando a los tres generales”.
 
“Esto sucedía a las 11 de la noche, según testimonio de personas que escucharon los disparos. Tenía que ser un nica, Augusto C. Sandino, el que enseñara, mostrara al mundo la vulnerabilidad de la potencia del norte”, manifestó Carolina.
 
Dijo que “el 4 de mayo es el Día de la Dignidad Nacional. Es la efemérides más importante del sandinismo y probablemente la más importante de la Historia moderna de Nicaragua”.

 

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario

Usamos Cookies