21 octubre 2021

Jorge Eduardo Arellano resume acontecimientos de la rebelión del 21 abril de 1812

Jorge Eduardo Arellano dio cnferencia sobre el 200 Aniversario de la insurreccion de Granada contra las tropas espanolas

 

Granada, Nicaragua
Por: Augusto Cermeño
 
Jorge Eduardo Arellano dio cnferencia sobre el 200 Aniversario de la insurreccion de Granada contra las tropas espanolasEl doctor Jorge Eduardo Arellano, dio lectura a un resumen sobre los hechos de la rebelión del 21 de abril de 1812.
 
Al 21 de abril se dio un acontecimiento único en Centroamérica y el Caribe. Y probablemente incluyendo Sudamérica. El único movimiento donde se dio un enfrentamiento con las tropas del Rey, o sea, con el ejército que representaba la monarquía.
 
Porque lo que funcionaba en Nicaragua era una monarquía. Nosotros fuimos una monarquía, pertenecimos a la Monarquía Española, era una provincia adscrita al reino de Guatemala, donde había un Capitán General nombrado por el Rey de España. O sea, nuestro Rey era Fernando VII. Por eso se le hizo en la Casa de Los Leones, un monumento, en 1809.
 
¿Qué pasaba en 1809? Desde un año anterior, este rey estaba secuestrado. Había una invasión de Francia en España, la invasión de Napoleón Bonaparte. Fue trasladado a Bayona, pueblo de Francia y no gobernaba el Rey en el Imperio español.
 
Entonces, surgió un problema: ¿Quién tiene la autoridad? Ese problema se pensó en España y se pensó aquí. Tanto en España como aquí, se dedujo que la autoridad la tenían los ayuntamientos, que era una institución secular, popular, en la tradición española e hispanoamericana. Ahora los encargados en el poder son los ayuntamientos. Eso pensaron en México, eso pensaron aquí, eso pensaron en España.
 
Había una gran crisis, y en el Salvador, el 5 de noviembre de 1811, se cambia las autoridades. Inmediatamente, un arreglo, mandaron de Guatemala unos mediadores, se solucionó y no hubo ningún problema.
 
Después, el 10 de diciembre, al 14 de diciembre, en León hubo un tumulto popular muy importante. El tumulto popular consiguió uno de sus objetivos, probablemente el primero y el principal, que era destituir al Gobernador de Nicaragua.
 
El Gobernador tenía 18 años de estar en el poder y había hecho mucho daño, José Salvador. Pero el Obispo, que al mismo tiempo tenía instrucciones de sustituir al Gobernador, lo sustituyó, fue reconocido, formó parte de una Junta y neutralizó ese movimiento y no corrió la sangre.
 
Simplemente, hubo una pedrada que salió por ahí, que le dio a José Salvador en la cabeza, pero es distinto. Después surge, el 22 de diciembre de 1811, el movimiento de Granada. El 22 de diciembre se sustituyen a los empleados españoles en esta ciudad.
 
Pero, los empleados destituidos y algunos criollos, como Roberto Sacasa, como, incluso, el doctor Romero, realistas, estaban en conexión con el poder real, emigraron a Masaya.
 
El movimiento comienza el 22 de diciembre de 1811 y termina el 25 de abril de 1812. Pero la fecha clave, donde se entra en pugna, este acontecimiento, es el 21 de abril, en la cual se acusa a los granadinos de enfrentarse a las tropas del Rey. Esto es lo que celebramos, el 21 de abril.
 
Hubo un acuerdo, un pacto, en el cual se iba a respetar, no iba haber represalia, los empleados iban a regresar a tomar sus puestos, etcétera, etcétera, se iba olvidar, hubo un tedeum, acción de gracias y el jefe de las fuerzas españolas, Pedro Gutiérrez, firmó un documento con el delegado de Granada.
 
Al ser consultado el Obispo, que era el Gobernador, consultando el Obispo al Capitán General, Bustamante y Guerra, dijeron no, el Rey no puede tratar con rebeldes, vamos a procesar.
 
Nombran a un sargento mayor que estaba en San Miguel, en El Salvador, y es el Comisionado para levantar el proceso. El resultado fue un proceso muy duro, implicó cárcel, implicó confiscación de bienes, humillaciones, etcétera, etcétera, etcétera.
 
El resultado fue de 16 condenados a muerte, 9 a presidio perpetuo y 133 a presidio temporal. A los 16 condenados a muerte se les conmutó a presidio perpetuo, salieron en dos partidas hacia Guatemala. Estuvieron en cárceles de Guatemala. Pasaron a las cárceles de La Habana en El Morro. Los 16 fueron a Cádiz, para cumplir la prisión perpetua en el Castillo de San Sebastián, un Castillo, una cárcel horrible, como la cárcel del Diablo en Francia.
 
El Castillo de San Sebastián, internado en el mar, pasaron los años 13, 14, 15, 16 y 17, cinco años.
 
Indulto de Fernando VII libera a presos de las colonias, incluyendo Granada
 
A mediados de 1817, Fernando VII se casa por cuarta vez y emite indulto. Porque no solo están presos los de Granada, sino que otros de otras regiones y salen libres. Pero, en el caso de los granadinos, no pueden regresar a Granada. Los otros sí, con el indulto se olvidó todo, están libres, pero no pueden regresar los granadinos.
 
Cerda, uno de los jefes, regresa hasta el 7 de diciembre de 1820. Se encuentra con Carrascosa, ha hecho gestiones para denunciar a Carrascosa, las cosas terribles que había cometido. Era terrible, porque además de fuertes eran ideales.
 
Porque en medio de la insurrección, el 22 de diciembre de 1811, al 25 de abril de 1812, se ha emitido en España la Constitución de Cádiz. El 18 de marzo, un día antes de san José, de 1812.
Y esa Constitución, fue prohibida la tortura, fue prohibida tal tipo de cárcel y esto no lo cumplió Carrascosa, que era el comisionado para reprimir, procesar y condenar a los granadinos.
 
Entonces, en la historiografía oficial de Nicaragua, es un acontecimiento bien reconocido, hay documentos muy importantes, muy interesantes, don Sofonías Salvatierra agotó todo lo que había en el Archivo de Indias. La tradición oral de Granada ha valorado esa acción.
 
Con motivo del Centenario de Proclamación de la Independencia se erigió el obelisco y, en las planchas de mármol del obelisco están los nombres de los principales participantes en esa acción.
 
El doctor Romero planteó la situación interna, las tensiones sociales, el problema del Gobernador que explotaba a los indios en Masaya. Aquí había un malestar de los criollos granadinos. Entonces, hay que tomar en cuenta el factor externo: desde 1808 en España gobernaba una Junta, casi toda España estaba ocupada por los franceses, en la época de Napoleón, había una crisis tremenda. En nombre de Fernando VII se gobernaba.
 
Había una canción que decía: Te lo dije Fernandito, no te fueras a Bayona, que el infame Napoleón te quitará la corona.
 
Criollos granadinos no querían la Independencia”
 
¿Querían la Independencia los criollos granadinos? No, no querían la Independencia, querían una autonomía, con sustentación legal, la autoridad reside en los ayuntamientos. Pero en la concepción de los realistas sí querían la Independencia. Entonces el Obispo le informa al Capitán General de Guatemala, lo que había pasado en León.
 
Se pensó en una absoluta Independencia, en León, del 10 al 14 de diciembre y formaron una especie de República. Se contaba con Granada, Segovia y Nicaragua, la Villa de Rivas. Eso le dice al Obispo al Capitán General.
 
En la mañana del 14 de diciembre, en la Sala Capitular, al tiempo de la dichosa instalación de una junta que iba a gobernar la Provincia de Nicaragua, me paré firme en dos cosas: la primera que se debía borrar en el dictado de representantes por Granada al sector de Nicarao, que no había delegado. La segunda que si no reconocía la subordinación de esta superioridad, la Junta, no solo no me sentaba en la burlesca silla del Presidente sino que salía inmediatamente a la casa, permitiría primero que me cortaran la cabeza que faltar a mi deber.
 
Les impuse, accedieron a uno y otro. Y si he hecho alguna cosa a costa de mi salud y honor, ha sido impedir que se aclame la Independencia, se derrame la sangre de los europeos y se les dispense a los insurgentes de León, todos sus proyectos de erigirse en soberanos.
 
Entonces, era un movimiento pro independentista, a concepción de los españoles. En 1814 volvió Fernando VII, anuló la Constitución de Cádiz, reprimió a los conjurados de toda América, que habían promulgado una constitución, se restauró el absolutismo monárquico y los que actuaron tuvieron una represión terrible.
 
La proclama
 
Ya se ve, al momento de esta proclama, en enero, los granadinos, primero depusieron a los españoles, a los días eligieron al nuevo Ayuntamiento, después se tomaron, el primero de enero, el fuerte de San Carlos, a la entrada de Río San Juan. Después, el 10 de enero, mocionaron para que se aboliera la esclavitud negra, adelantándose 4 años a la proclamación de Bolívar que es brusca. Estuvo muy fuerte, muy interesante.
 
Ahora, mil hombres, un batallón fue enviado a Granada a reprimir Granada, conquistar Granada desde Honduras, el Batallón Olancho, al mando de Pedro Gutiérrez y algunos militares blancos, pero el grueso de las tropas eran caribes negros y pardos.
 
El 20, en la madrugada, para amanecer el 21, comenzaron a invadir Granada, fueron a La Pólvora, mataron al vigilante y comenzó la lucha desde las 9 de la mañana hasta las 4 de la tarde. Pero en ese lapso, entre diciembre de 1811 y abril de 1812, los granadinos, digo yo, los líderes criollos, con el pueblo, lograron fundir cañones. Había capacidad para fundir cañones, para fabricar cañones. Se fabricaron 12 cañones.
 
Pero estos negros no eran muy militares, muy disciplinados y comenzaron a asaltar, a saltear, a violar. Entonces, a un cabo artillero, Gregorio Roblero, le informaron que estaban asaltando y violando a su suegra por Xalteva. Entonces él agarró un cañón, en San Juan de Dios, frente donde es la Pellas, había una iglesia y se llevó el cañón hasta la Merced. Y, desde la Merced hizo fuego, fuego certero. Este líder del pueblo fue el principal protagonista de la acción. Espero que su nombre no se haya olvidado en el Obelisco.
 
Esa es la Historia, después Cerda, uno de los principales, Manuel Antonio de la Cerda, contó toda la historia, todos los hechos, la cárcel en Guatemala, etcétera, etcétera, en Granada también. Solamente dos personas, recuperaron, después de 1817, que volvieron, a su puesto.
 
El adelantado Diego Montiel, el dueño de la Casa de Los Leones, que volvió a su título y a su cargo y un teniente Hernández, que tal vez no volvió a ocupar su puesto, pero le autorizaron ocupar el puesto que tenía en cualquier otra plaza de América.
 
Los otros no, ni los obligaron a volver a Granada, y tuvieron que esperar otro indulto de 1820, de Fernando VII, obligado por una rebelión de riego que restauró la Constitución de Cádiz, ya pudo venir a Granada, Manuel Antonio de la Cerda y los otros participantes de la acción. Esto es en síntesis, esta rebelión importante, que no podíamos olvidar.

 

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario

Usamos Cookies