15 abril 2021

Inmigrantes europeos nos dieron la pauta

 

Tomado de Semanario El Archivo

 

 

El Archivo CCXXIX

 


Por Alejandro José Gallard Prio – 21 de octubre del 2012

La CASA PRIO, León, Nicaragua
José Prio Mauri, abuelo materno, catalán de la Provincia de Lleida, con visión y mente empresarial, fue uno de los inmigrantes europeos que se asentaron en nuestra región, a sabiendas que nuestros países eran productores de materias primas, como el Azúcar, Cacao y Café, entre otras, por lo que decidió viajar desde Barcelona -donde adquirió sus conocimientos industriales-, para fundar su fabrica de confites y chocolates en León, Nicaragua. Eran los finales del siglo XIX.

Centroamérica, gracias a su fertilidad y abundancia de tierras para el desarrollo agropecuario, dio la bienvenida a europeos industriosos, que no venían de conquista, sino en búsqueda de una oportunidad. Europa estaba envejeciendo y América  era el porvenir. PRIO fue uno de esos, que sabían que en vez de exportar el azúcar, cacao o el café en sacos, se podía obtener una mejor ganancia, exportándolo con valor agregado.

Gracias a que su hija mayor, María Teresa, quien al fallecer el abuelo, desgraciadamente, muy joven, tomó el liderato con la ayuda de su esposo, Fernando Abel Gallard y su hermano menor, Agustín (CAPI) Prio, permitió a la tercera generación, a la cual pertenezco, ser testigos del espíritu industrioso y creativo del abuelo.

Cuando habló de recuerdos, ya que crecí en la CASA PRIO, donde operaba una multifacética fábrica que dirigía un alumno del abuelo, nuestro querido Maestro Salvador Flores, viene a mi mente todos esos diversos productos que elaboraban artesanos nicaragüenses.

La CASA PRIO llegó a ser un hito en León, pues el abuelo no solo enseñó a jóvenes artesanos a fabricar sofisticados y sabrosos confites y chocolates, sino que entrenó Pasteleros y Reposteros, legándonos delicias gastronómicas que todavía se consumen, entre los cuales está la famosa LECHE DE BURRA y los GARRAPIÑADOS DE MANI, sin olvidarnos de aquellos inolvidables sorbetes y helados que en verdad, ya no se encuentran.

JOSE PRIO, era un industrial con responsable espíritu comunitario. Era un amante de las artes. Rubén Darío lo frecuentaba y a veces pernoctaba en la casa familiar. Financiaba la visita de Compañías de Zarzuelas Españolas. La CASA PRIO no era solo un negocio, sino que un centro de reuniones y de encuentros culturales.

Hay anécdotas de su vida, que dignifican su nombre, como cuando llamó a quienes le habían solicitado dinero, para cubrir sus necesidades de siembra, por ser el uno de los hombres que mas dinero en efectivo mantenía en su Caja Fuerte y, les dijo, según mi Madre: “Señores, les ruego pasar a recoger todas sus escrituras de garantía, ya que no soy banquero y ahora que los tiempos han mejorado, estoy seguro, que sin presiones, podrán cancelar sus adeudos”.

JOSE PRIO MAURI, dejó un legado de honestidad y trabajo, que muchos empresarios de Nicaragua han continuado. Desgraciadamente no hay suficientes empresarios, pero si muchos políticos profesionales, que se han multiplicado en la carrera del enriquecimiento, sin nunca conocer el riesgo que toma el industrial,

La antigua caja de seguridad.

el agricultor, el ganadero, el artesano, el comerciante, que unidos a sus trabajadores, son los que han mantenido la economía en nuestro mundo.

Es en la época del abuelo, que nace la agroindustria en América, gracias a una inmigración de mentalidad progresista. En Nicaragua en particular, la historia nos revela como el grupo alemán, desarrolla y moderniza el cultivo y el transporte del café en la región de Jinotega/Matagalpa; los italianos y españoles en las Sierras de Managua y Carazo, donde sobresalen empresarios, como Nicasio Martínez Sanz y Ángel Caligaris, que trabaja con el polifacético –explorador, escritor e industrial- Dionisio Martínez Sanz, su amigo Administrador, quien funda “La Nutritiva” e industrializa el Chocolate, Pinolillo, Pinol y el Café Molido, precursor del Café Soluble. Son ellos los que animan el despertar de otras industrias.

Pero es Carlos Mann Patiño, nieto de Carlos Patiño, de Confites Patiño, quien sigue los pasos de PRIO, ofreciendo al mercado mundial, CHOCOLATES ARTESANALES NICARAGUENSES.

En el 2004, Carlos Mann, establece su nueva empresa, MOMOTOMBO CHOCOLATE, que ofrece sus productos en Centros Comerciales de Managua y en dos Stands que operan en el Aeropuerto Internacional de Managua.

Carlos Mann es un joven empresario con visión, que esta produciendo un chocolate natural gourmet, con un sabor tropical autentico del cacao, que todavía exportamos en grano al mundo.

El cacao que usa la fabrica MOMOTOMBO, se produce en Nicaragua, cuna del mundialmente reconocido MENIER, uno de los mejores cacaos del mundo.

Carlos nos dice que sus chocolates, no contienen mantequilla de coco, ni azúcar para preservarlos. Su producto permanece con la suficiente humedad para mantenerlo fresco y ligeramente

tostado. Ofrecen 17 diferentes sabores tropicales, los cuales contienen del 75 al 90 por ciento de chocolate puro. Este es un chocolate que se conoce como “Fresco” porque solo dura mes y medio. Ninguna otra compañía en el mundo lo hace.

Según su pagina WEB, esta especialidad regional de los CHOCOLATES MOMOTOMBO, no es seco, ni duro, como otros chocolates. Se fabrica sin ocupar maquinaria moderna. Estrictamente artesanal, porra, fuego y cuchara, mezclando Leche de Vaca entera, Cacao, Miel y Azúcar. Fueron ganadores de tres medallas de Oro en el Salón Internacional de Chocolate en San Francisco, California en el 2011.

La compañía ha comenzado a exportar y sus productos ya se pueden adquirir en Palo Alto, California; Brooklyn, New York; y, próximamente en el área de Miami, Florida, así como a través de una tienda virtual en el Internet. www.chocolatemomotombo.com.

EL ARCHIVO se honra en recomendar este producto artesanal nicaragüense, que realza nuestra industria gastronómica y ofrece a los viajeros, la oportunidad de llevarse a casa, un recuerdo de lo que es un CHOCOLATE que conlleva la dulzura y destreza de sus artesanos.

Hasta el próximo ARCHIVO CCXXV, 28 de octubre del 2012.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario

Usamos Cookies