16 julio 2024

Historia de un amor increíble de una pareja granadina que procreó dos hijas, se divorciaron, ella se casó, él enfermó y ella juntó fuerzas con su nuevo marido para atender a su gran amor hasta el último momento

Jose Ramon Sandino

 

Granada, Nicaragua
Domingo 03 febrero 2013
Augusto Cermeño
 
Jose Ramon SandinoLa historia sentimental que emerge de la unión de la licenciada Ligia Robleto con José Ramón Sandino, tuvo un fin triste, realmente, por el fallecimiento del varón, debido a una enfermedad hepática. Aunque ella se casó de nuevo, jamás dejó de atender al hombre que ella considero siempre como “mi gran amor”.
 
Nos estamos refiriendo a José Ramón Sandino, un activo empresario, político libero conservador granadino, fallecido el domingo 27 de de enero 2013, después de pasar varios años luchando contra una grave enfermedad hepática que finalmente se lo llevó a la tumba.
 
José Ramón, gozó de popularidad en las filas del conservatísmo y del liberalismo PLC, pero su vida política y empresarial se vio truncada por una cirrosis hepática que no le previno, como por lo general sucede, del mal hábito de tomar licor de forma consuetudinaria.
 
José Ramón fue Presidente del Instituto Nicaragüense de Desarrollo (INDE) en Granada, fue magistrado conservador en el Consejo Supremo Electoral y es caracterizado por su ex esposa, la licenciada Ligia Robleto, como una persona muy generosa.
 
Cuando era propietario del Restaurante Asia, “muchos desfilaban buscando comida y a todo el mundo le daba. Si él tenía 20 pesos y llegaba alguien a decirle que no tenia para comer, se sacaba esos únicos 20 pesos que tenía y se los daba”, recuerda Ligia.
 
“De esos era José Ramón. Por eso quebró el Asia, porque era demasiado generoso. Cuando el doctor Silvio Urbina era Alcalde, ahí iban a comer todos. Era el restaurante oficial de la Alcaldía y fueron 23 mil córdobas que nunca pagó la Alcaldía. Después llega Frank Duarte, cuando era candidato a Presidente, quedaron colgados con 11 mil córdobas, en la visita que hizo a Granada y que nunca la pagó el Partido Conservador”, reveló Robleto.
 
De origen liberal y por razones de trabajo se vuelve conservador
 
En los últimos años de su vida política, José Ramón estuvo militando en el Partido Liberal Constitucionalista (PLC), llegando a ser Secretario. Según Ligia, José Ramón Sandino era de origen liberal, “pero por razones de trabajo, cuando él trabajo como gerente de compras en E. Chamorro, Albertito Chamorro lo nombra Secretario Ejecutivo del Partido Conservador en Managua”.
 
Sandino llegó a ser candidato a diputado, “candidatura que gana pero la Rosa Marina Zelaya le da a su marido el escaño. Un relajo, como siempre ha sido esto”. José Ramón Sandino murió a la edad de 62 años.
 
Deja tres hijas: Claudia Sandino Blanco, su primer retoño, de su primer matrimonio. Ligia manifestó que José Ramón “en su agonía llamaba a su esposa, ya fallecida mucho antes que él”. El nombre era Silvia Blanco. También Ligia Michel y Marcela José Sandino Robleto, fruto de su matrimonio con la licenciada Robleto.
 
José Ramón y Ligia unidos por un gran amor
 
Ligia Robleto C.Nos llamó mucho la atención el amor que llevó a la pareja conformada por José Ramón Sandino y la licenciada Ligia Robleto, quien con toda la sinceridad del mundo dijo: “Nos unía un gran amor, nos unieron dos hijas. Era un gran hombre, no solo por la estatura de su cuerpo sino de sus sentimientos”, expresó con voz un tanto quebrada, la licenciada Robleto.
 
“Lo menos que podía hacer por ese hombre, que fue para mí un gran amor, era atenderlo en sus últimos momentos. Hasta que murió, nunca lo desatendimos, desde hace años, desde que cae grave, cuando se le diagnostica esa cirrosis hepática, producto de un trombo en la vena porta”, expresa Ligia.
 
Ligia atendía a José Ramón desde antes de casarse nuevamente, con su actual esposo, aunque posteriormente lo hizo. Tiene un grato recuerdo de la relación de su nuevo esposo con José Ramón.
 
Dice que “había reciprocidad entre ellos, de modo que los unió, dejando ver una relación excelente entre los tres”, algo muy poco común cuando alguien se divorcia y se casa nuevamente. Es algo realmente excepcional.
 
Ligia siempre estuvo consciente, igual que su actual esposo, que José Ramón “era un hombre enfermo que requería apoyo, no solo moral, sino también económico. Hasta el último momento nosotros lo atendimos, en todas sus medicinas, las atenciones, sus alimentos, su cariño que él requería y él se fue satisfecho, por ese lado”.

Noticias de Interés

Facebook
Twitter
WhatsApp

Deja un comentario

Usamos Cookies