22 octubre 2021

Gioconda Belli ve un camino largo que recorrer en la lucha por el respeto, la igualdad en la sociedad, “porque nos quieran como nos merecemos…”


Granada, Nicaragua
Sábado 22 Febrero 2014
Augusto Cermeño
 
Giconda Belli, en un precioso poema Reclamo flores a los que menosprecian a las mujeresLa poetisa Gioconda Belli, al dirigirse a los miles de granadinos que estuvieron en la clausura del X Festival Internacional de Poesía de Granada, dejo ver en sus reflexiones, un largo camino que recorrer en la lucha, el respeto, la igualdad en la sociedad, “porque nos quieran como nos merecemos”.
 
“Tenemos que luchar mucho todavía, por lograr que se nos respete como se nos debe respetar, que se nos dé la igualdad dentro de la sociedad que nos merecemos, porque nos quieran como nos merecemos. Vamos a llevarnos esta poesía para pensar en cómo es necesario que la poesía inunde el mundo y que sigamos escuchándola, que sigamos leyéndola hasta el año que viene (2015)”, expresó Belli.
 
La poeta dio lectura al siguiente poema, dedicado a la mujer y sus derechos aún no restituido y que clama porque se los restituyan:
 
8 de marzo,
Amanece con pelo largo el día curvo de las mujeres; que poco es un solo día hermana, que poco para que el mundo acumule flores frente a nuestras casas; desde la cuna donde nacimos, hasta la tumba donde dormiremos toda la atropellada ruta de nuestras vidas.
 
Debería de pavimentar de flores para celebrarnos. Que no nos hagan como a la Princesa Diana, que no vio ni oyó las floridas avenidas postradas de pena, de Londres, nosotras queremos ver y oler las flores.
 
Queremos flores de los que no se alegraron cuando nacimos hembras en vez de machos, Queremos flores de los que nos cortaron el clítoris y de los que nos vendaron los pies.
 
Queremos flores de quienes no nos mandan al colegio, para que cuidemos a los hermanos y ayudemos en la cocina, Flores del que se metió en la cama, de noche, y nos tapó la boca para violarnos, mientras nuestra madre dormía…
 
Queremos flores del que nos pagó menos por el trabajo más pesado y del que nos despidió cuando estábamos embarazadas.
 
Queremos flores del que nos condenó a muerte, forzándonos a parir a riesgo de nuestras vidas. Queremos flores del que se protege del mal pensamiento, obligándonos al velo y a cubrirnos el cuerpo, del que nos prohíbe salir a la calle sin un hombre que nos escolte.
 
Queremos flores de los que nos quemaron por brujas y nos encerraron por locas; flores del que nos pega, del que se emborracha, del que se bebe irredento, el pago de la comida del mes.
 
Queremos flores de las que intrigan y levantan falsos, flores de las que se ensañan contra sus hijas, sus madres y sus nueras y albergan ponzoña en su corazón, para las de su mismo género.
 
Tantas flores serían necesarias para secar los húmedos pantanos, donde el agua de nuestros ojos se hace lodo, arenas movedizas, tragándonos y escupiéndonos, de las que tenaces, una a una, resurgiremos.
 
Amanece con pelo largo el día curvo de las mujeres.
 
Queremos florezca hoy, cuánto nos corresponde del jardín del que nos expulsaron.
Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario

Usamos Cookies