21 febrero 2024

Estampas de Cuaresma y Semana Santa en Granada

Via Crucis en Calle El Arsenal, costado sur Ig. San Franciasco 1930 (archivo de Carlos A. Bravo)

 I Parte

 
Tomado de Revista Conservadora No. 114
Articulo de Enrique Fernández Morales: “Cuaresma y Semana Santa en Granada”
 
Via Crucis en Calle El Arsenal, costado sur Ig. San Franciasco 1930 (archivo de Carlos A. Bravo)La Cuaresma se inicia el Miércoles de Ceniza. Tiempo sagrado que simboliza los cuarenta días que ayunó Nuestro Señor y los cuarenta años que vagaron los israelitas en el desierto antes de entrar a la tierra prometida, está consagrado por la liturgia a la meditación y a la penitencia y sirve de adecuada preparación para la Semana Santa. Durante los tres días anteriores al Miércoles de Ceniza, las grandes ciudades europeas desde tiempos inmemorial y algunas del nuevo mundo como La Habana, Panamá, Rio de Janeiro, Los Ángeles y Nueva Orleans, talvez como reminiscencia de la fiesta pagana de la Primavera, más probablemente para despedirse de las alegrías y diversiones mundanas, antes de entrar a la austeridad de la Cuaresma, celebran el carnaval, una explosión de entusiasmo popular que, alentada por la música, la danza, el licor y los disfraces, (todo el mundo se disfraza) da lugar, en ocasiones, a verdaderos excesos. La iglesia contestó a estas halgaradas pecaminosas estableciendo durante dichos días el triduo de Carnaval o Carnestolendas, con exposición mayor de Su Divina Majestad y ejercicios de reparación y desagravios por los pecados cometidos durante el Carnaval.
 
Miércoles de Ceniza
 
La ceniza lograda por la incineración de las palmas benditas del Domingo de Ramos del año anterior, enriquecidas con una de las bendiciones más solemnes de la liturgia romana, es impuesta en la frente de los fieles antes de la misa de ese día, con las rituales palabras de “ACUERDATE HOMBRE, QUE ERES POLVO, Y AL POLVO RETORNARAS”, ceremonia llena de simbolismo muy de la devoción de los granadinos que, como los antiguos israelitas en tiempo de aflicción, permanecen ese día con la frente cubierta de ceniza. Este día principia en los templos la popular devoción de las cuarenta viasacras.
 
Costumbres de Cuaresma
 
Este tiempo de ardoroso verano, en que “SIENTENSE VAHOS DE HORNO”, y el ardoroso sol tropical calcina el paisaje hasta convertirlo en angustioso yermo, los granadinos acomodados suelen pasar temporadas en sus haciendas o en las playas del mar, y los pobres van a pasar los días calurosos, sumergidos en las refrescantes aguas del Gran Lago. Pero ricos y pobres, en los antiguos tiempos, todos sin excepción permanecían en ciudad durante la Semana Mayor, contribuyendo con su respetuosa presencia a la mayor dignidad de los actos religiosos, litúrgicos o tradicionales.
 
La asquerosa pezuña del modernismo se ha clavado también desgraciadamente sobre la antaño sólida piedad de nuestro pueblo haciendo que muchas familias, en número cada vez creciente, olviden en balnearios modernos y licenciosas francachelas el respetuoso recogimiento debido a los días augustos consagrados por la Redención.
 
Granada se debe intentar la reconquista de sus prófugos de Semana Santa. Pidamos al cielo que una mejor comprensión de las autoridades eclesiásticas, suavizando la excesiva tirantes usada en algunos casos con las tradicionales manifestaciones del culto externo, haga que éste florezca de nuevo, para bien de la piedad, de la cultura y de la moral granadina. La Semana Santa es una de las más auténticas muestra de nuestra cultura y de nuestra tradición, y estamos obligados a reconstruirla, mantenerla y enriquecerla, empeñándose en que sea motivo de orgullo y limpio blasón de nuestra hidalga ciudad. El respeto y el apego de un pueblo a sus tradiciones religiosas es inexpugnable torreón en su defensa contra los arteros embates del protestantismo que divide y desfigura su fe, y del comunismo, que desmorona su fisionomía y desintegra sus más fundamentales instituciones.  
 
Ayunos y comidas de Cuaresma
 
En Nicaragua, como en el resto de América Latina y Filipinas, por indulto especial, nunca pesó todo el rigor de las leyes de Ayuno y Abstinencia vigentes para la Iglesia Universal. Aún después de la Independencia continuó América participando del privilegio de Colonia española y de las exenciones que como tal gozaba por la Bula de la Santa Cruzada, teniendo únicamente como obligatorio el ayuno del Miércoles y ayuno con abstinencia los Viernes, siendo aún esta ínfima regulación reducida por el actual Pontífice a la sola abstinencia los Viernes y ayuno con abstinencia el Miércoles de Ceniza y el Viernes Santo.
 
Según arcaica y curiosa clasificación ecleciástica, (ignoro si es privativa de estas tierras solamente) los animales se dividen en dos clases: Animales de sangre fría y animales de sangre caliente. Al primer grupo pertenecen peces, reptiles y quelonios. Al segundo mamíferos y aves. La abstinencia veda comer animales de sangre caliente, pero nos permite en Granada, la rica fauna de nuestro lago, famoso por su inaudita variedad de peces de agua dulce y salada aumentada con la tortuga (quelonio) y la iguana y el garrobo (reptiles), que han venido a ser los más típicos platos de la cocina granadina. También gozan de gran favor en este tiempo el pescado MAREÑO seco y el arroz con pescado, la sopa de cangrejos del Lago, el tamal PIZQUE como BASTIMENTO, hay como postres el atol agrio, el motajatol con piñuela y el curzabá.
 
Flores y frutas de Cuaresma y Semana Santa
 
Año 1900 Via Crucis Ig. San FranciscoLas flores que produce nuestra tierra en este tiempo, que han sido tan bellamente cantadas por el inolvidable poeta granadino Pbro. Don Silverio Cuadra, y que adornan los altares, las andas de las procesiones y las cruces de los Vía Crucis son de las mas perfumadas de nuestra flora; en primer lugar, el sacuanjoche, que es nuestra flor nacional, la nicaraguita, la burriquita, el corozo, la reseda y el cardo santo, este ultimo exclusivamente dedicado a la imagen de Jesús en el Santo Entierro. Nuestros indígenas tejen sartas y ornamentos muy bellos con estas flores en cruces y altares, y las que han estado próximas a las sagradas imágenes son conservadas con reverencia por los devotos.
 
Las frutas principales de la temporada, que luego adornan los huertos del Jueves Santo, donde son vendidas profusamente, son: Mangos, mameyes, jocotes, nísperos, caimitos, cocos y naranjas, con las que hacen sartas en los huertos, lo mismo que con los deliciosos PASADOS, o plátanos maduros secados al sol. Las que se utilizan en el curbazá son mangos, jocotes, mameyes, marañones y papayas.
 
Por juzgar que será del agrado general, incluimos aquí el Canto al Sacuanjoche Púrpura, uno de los más inspirados poemas del Padre Cuadra.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Flor de Sangre



Sacuanjoche de púrpura, es tan oscura la sangre de tus pétalos que no es locura
pensar que por la noche filos traidores
hirieron tus corimbos, y son tus flores
cuajarones de sangre. Como mirar
tus carmines sangrientos sin escuchar
las dulcísimas quejas: “Oh pueblo mío,
durante muchos años como rocío
que desciende del cielo, hice llover
sobre ti el alimento; tu enrojecer
haces en cambio piedras y arenas
con mi sangre que arrojas a manos llenas.
 
Puse en tu diestra cetro de soberanos
y por cambio a mi frente ciñen tus manos
un circulo de espinas. Es cual rocío
de rubíes en mi rostro. Oh pueblo mío,
te formé con las nubes en el desierto
una tienda de sombra, y tú, cubierto
de los quemantes rayos del sol me dejas
que en mi dibuja oscuras flores bermejas.
Sobre mis cinco llagas abre su broche
la púrpura sangrienta del sacuanjoche.
 
Cántame, sacuanjoche, la mas hermosa
de todas tus canciones, la dolorosa,
aquella que empezaba: “Sangre Preciosa”.
Y las lenguas de púrpuras del sacuanjoche
vertía a los heridos pies de Jesús
el raudal de su llanto. Cuando resbalan
las gotas de rocío sobre mis flores
son esas lágrimas
vertidas por la Virgen de los Dolores.
 
Después de sepultado Cristo Jesús
la Madre Dolorosa volvió a la Cruz.
Dos arroyos de lagrimas eran sus ojos
al mirar los oscuros coágulos rojos.
Virgen María:
para evitar tu llanto yo cambiaria
mi púrpura por otro cualquier color
aún cuando me llamaran placida flor.
Sacuanjoche amarillo, luz del lucero,
vestirme quiero de tu color
para esconder la sangre de mi Señor.
 
Más, mi traje de sangre, oh Dolorosa,
te cantaría siempre: Sangre preciosa,
baña mis cinco pétalos como al Cordero
que llegó sin palabras al matadero.
Tengo de las heridas sienes divinas
los líquidos rubíes de las espinas
y en las cinco llagas abren sus broches
de púrpuras sangrientas mis sacuanjoches.
 
Flor de la roja clámide; si tu memoria
infeliz olvidara la dulce historia
cara a las almas santas, sol de la noche
del olvido serías, oh sacuanjoche.

 

entonaban su balada: “Cuando la noche
se acercaba pusieron el cuerpo santo
en brazos de la Virgen. Ella con llanto
la sangre coagulada riega y el velo
que enjugó aquella sangre traje a este suelo.
 
Desde entonces la púrpura de la Pasión
es el único tema de mi canción.
Brotan de las heridas sienes divinas
los líquidos rubíes de las espinas,
y en las cinco llagas abren sus broches
de púrpura sangrienta mis sacuanjoches.
 
En ti escribió con sangre, trágica flor,
el fin de su Evangelio Nuestro Señor.
Por eso en tus sangrientos pétalos leo
como en el Evangelio de San Mateo:
“Passio Domini nostro…”Oh alhelíes
de la boca sangrante. Oh los rubíes
de las recias espinas. Oh los cordeles
que las mas tiernas manos ciñeron crueles
Clavos, esponja, lanza, Gólgota, Cruz,
Oh púrpura en que yace Cristo Jesús.
 
Silverio Cuadra Pbro. 9 Oct. 1937

 

 


 
Los Vía Crucis en Granada
 
Desde tiempo inmemorial hubo siempre dos Vía Crucis principales en Granada, Xalteva y San Francisco, y aunque ahora hay en otras iglesias, estos no tienen suficiente antigüedad para merecer descripción separada. La devoción del Vía Crucis, originada por los franciscanos, tradicionales guardianes de Tierra Santa, sobre el auténtico escenario de la Pasión, tiene profundo raigambre en nuestros pueblos que fueron amamantados a los ubérrimos pechos de la Orden Seráfica, y consiste en la meditación de catorce escenas de la Pasión de Cristo, desde que es condenado a muerte en el Pretorio de Pilatos, hasta su Sepultura. Al efecto se siembran de trecho en trecho durante el trayecto señalado catorce cruces que el vecindario adorna con flores, palmas, maceteras, candelas y pebeteros, y lo recorren los fieles llevando en procesión la imagen del Nazareno con la Cruz a cuestas, en andas cubiertas de flores que cargan los devotos.
 
El texto antiguo del Vía Crucis que se rezaba en Granada, junto con los textos de la Pasión y de las Tres Necesidades que padeció María Santísima junto a la Cruz, con devoción acostumbrada en los tres últimos días de Semana Santa por ser verdaderas curiosidades literarias, llenas de añejo sabor y elevado sentido místico, aparecerán integros, como también gran cantidad de detalles, documentos y poemas como apéndice de mi libro CUARESMA Y SEMANA SANTA EN GRANADA, del que estos apuntes son un rápido adelanto.
 
Vía Crucis de San Francisco
 
Parece ser que este Vía Crucis de la iglesia y Convento de los frailes de San Francisco, fundadores y propagadores de esta devoción, fue el primero que se estableció en la ciudad, y de él se originaron los demás. La imagen del Nazareno revela respetable antigüedad y mueve la sincera devoción. El trayecto que recorre es de San Francisco a la Iglesia de Guadalupe. Remitimos a nuestros lectores a la descripción que de este Vía Crucis ha hecho con tanta donosura y propiedad el notable historiador don Pio Bolaños en el No. 16 de la Revista Conservadora.
 
Vía Crucis de Xalteva
 
La actual Granada que todos conocemos se formó de la fusión de la antigua ciudad española, fundada junto al Lago Cocibolca por Francisco Hernández de Córdoba, el año de 1523 y el mucho más antiguo poblado indígena de Xalteva, que conservó durante todo el período colonial su fisonomía peculiar y su municipio y autoridades propias, dividiendo ambas poblaciones la quizás por ese motivo llamada Calle del Palenque. Las imágenes, procesiones y costumbres xaltevanas, todas de ilustre antigüedad son las que dan mayor colorido tradicional a la ciudad.
 
La antigua imagen de Jesús Nazareno de Xalteva, de muy tosca y primitiva factura, salvada como casi todas las imágenes de los templos granadinos por heroicos devotos, de las llamas del incendio de Walker que destruyó la ciudad en 1856, se encuentra en poder de la última representante de de la familia que la preservó del fuego, la señora Romualda Jarquín. Siendo mayordoma de este Vía Crucis la señora Estela Díaz de Ortiz, descontenta de la poca belleza de la antigua imagen, con su propio dinero mandó a labrar la actual imagen del Nazareno de Xalteva al imaginero Juan Ramón Silva, según consta en el recibo extendido por éste en el año 1903. La imagen es una bellísima talla en madera de tamaño natural, y se viste con muy ricas túnicas y valiosas alhajas.
 
Las dificultades surgidas entre la ultima poseedora de esta Imagen doña Narcisa Ramírez v. de Castillo y el Obispo de Granada, Mons. García y Suarez, que ocasionaron la supresión de los cultos de esta hermosa Imagen, fueron al fin zanjadas con la voluntaria y generosa donación que de ella hizo su dueña a la Iglesia de Xalteva, en escritura pública firmada el 14 de Dic. De 1960 ante el Notario Dr. Don Rafael López Pineda, reservándose el derecho a la mayordomía  vitalicia.
 
El trayecto de este Vía Crucis es desde la Iglesia de Xalteva a la Calle del Consulado, doblando en la casa del maestro Nicho Gutiérrez, y luego hacia el poniente, hasta encontrar la calle del Cementerio, hasta el propio Cementerio donde se hace la última Estación.
 
Del Vía Crucis de la Merced, y de la venerable y sagrada imagen de Jesús del Gran Poder hablaremos en el día de su fiesta tradicional que es el Martes Santo.

Noticias de Interés

Facebook
Twitter
WhatsApp

Deja un comentario

Usamos Cookies