26 octubre 2021

En Micrófono Abierto deslumbró niña poeta que hace poesía desde los tres años

 Granada, Nicaragua

Sábado 21 Febrero 2015

Augusto Cermeño

 

El segmento de Micrófono Abierto como una de las actividades del XI Festival Internacional de Poesía de Granada, esta vez fue coordinado por la poeta Cecilia Bravo. Tanto público, como poetas participantes, se mostraron felices y entusiasmados por tan preciosa oportunidad de hacer y declamar poesía.

 

Llamó mucho la atención el lunes 16 de febrero (2015) la intervención de una niña, Mónica Massiel Meza González, de escasos 11 años, que escribe poesía desde los tres años de edad y con mucho éxito. La niña se ha inspirado en su abuelo y la madre naturaleza.

 

La niña fue entrevistada por LAVERDAD, y nos habló de esas inspiraciones que la llevaron a escribir poesía y hasta ponerse la meta de un día estudiar letras, lo que es literatura, siendo una segura candidata a alcanzar su doctorado.

 

Ya escribió su primer libro de poesía y su primer padrino es el estadounidense Luis Alberto Ambroggio, de la Academia Norteamericana de la Lengua Española, Presidente de la Delegación de Washington DC.

 

Luis Alberto nos habló sobre cómo la descubrió y sobre sus planes para potenciar las capacidades intelectuales de la pequeña Mónica Massiel Meza González, de 11 años de edad, originaria de Managua y residente en Tipitapa.

 

Luis Alberto se encargó de presentarla en “Micrófono Abierto”, aunque la niña ya había participado en este mismo segmento propio del X Festival Internacional de Poesía de Granada 2014.

 

Niña Prodigio de la poesía nicaragüense

 

Una niña que escribe poemas desde los tres años. “Yo he tenido el gusto de tenerla en un taller de poesía, en el cual queríamos todos escribir como Wall Whitman”, expresó Ambroggio a los presentes en “Micrófono Abierto”.

 

La niña pasó a leer dos poemas cortos. Relata que “una vez la maestra pregunta en la clase, ¿qué quieren ser? Uno dice doctor, otro bombero, otro policía y Mónica dice: yo quiero ser poeta”.

 

Entonces, la maestra le dice: “con eso no te vas a ganar la vida. Vino a la casa un poco deprimida, pero determinada a escribir poesía”. La niña dio lectura a dos poemas de su poemario “Una luz en el poemario de una niña”.

 

Subió la niña al pódium, y se le ayudó a subir a una silla, pero no era segura la silla, estaba un poco floja e incómoda. Finalmente Mónica recitó sus poemas en el firme piso empedrado de la plaza de Los Leones.

 

Dio lectura a un poema relacionado con la libertad y otro sobre la naturaleza, con el poema “El arte del pájaro”. Según Luis Alberto Ambroggio, de la Academia Norteamericana de la Lengua Español, Walt Whitman habría dicho: “Yo he dicho que el cuerpo, no es más que el alma”.

 

Lo que es “un epígrafe que ella eligió y este es su poema: un poeta, un escritor, un pintor no sirve de nada o el poema, la pintura, sino viene del alma”.

 

Luis Alberto descubrió a Mónica en taller de poesía

 

Luis Alberto descubrió a Mónica en un taller de poesía, del Centro Cultural Norteamericano Nicaraguense, en Managua “y me compartió todos los poemas, a lo largo de su pequeña vida, desde los tres años escribiendo. Realmente me impresionó como un prodigio”.

 

Dijo haber percibido “la magia de ver de que en Nicaragua esta la poesía surgiendo desde tan pequeños. A raíz de eso, le escribí el prólogo, un estudio de su obra, de sus ejes temáticos y cursivos, de su estética y quiero que se traduzca en los Estados Unidos”.

 

 

Nos reveló, que una de las profesoras de la Universidad de Indiana, se mostró tan impresionada de la obra, “que quiere también hacer algo al respecto. Así es que, eso es lo que tienen ustedes en Nicaragua: estas pequeñas joyas que hay que valorarlas”.

 

Indicó que los ejes temáticos que Mónica cubre son: su familia, su padre, su madre, sus abuelos y “los pájaros, en su inspiración, son muy importantes, como el poema que leyó del “arte del pájaro”. Pero hay temas como la justicia, la libertad, que son admirables en una niña de esa edad”.

 

Luis Alberto se muestra muy impresionado por la forma en que Mónica aborda los temas aludidos “con una sabiduría, una madurez muy grande y a su vez con una serie de metáforas, imágenes y alegorías que son realmente llamativas a la edad de ella”.

 

Una Luz en el Poemario de una Niña

 

Mónica Massiel Meza González, a los 10 años publicó un libro, titulado: Una luz en el Poemario de una Niña.

La pequeña ha causado sensación entre los granadinos y visitantes de otros departamentos nicaragüenses y extranjeros que gustan de escuchar y recitar poemas en el segmento Micrófono Abierto.

 

El 16 de febrero (2015), Mónica dejó boquiabiertos a decenas de amantes de la poesía, con sus poemas, dedicados a la familia y a la naturaleza, sobre todo los pajaritos silvestres, pajaritos de colores, como “El arte del pájaro”.

 

Mónica nació en Managua el 15 de octubre del 2003, siendo sus padres Guadalupe Meza y Sadia González Aguilar. La niña estudia Quinto Grado de primaria, con 10 años cumplidos.

 

Su primer libro de poesía lo prepara en el 2014 y lo publica en el 2015. La niña escribe en la contraportada de su libro: “Agradezco infinitamente a Dios por darme la vida y poder llevar a cabo uno de mis sueños: la publicación de mi primer libro de poesía”.

 

También agradece a sus padres “que me han enseñado que todos tenemos un talento, como los pájaros que tienen un gran canto. Así es de sencillo el sentido de la vida. A mi queridísima tía Aura, por siempre estar conmigo.

 

Especialmente mi estimado amigo el doctor Luis Alberto Ambroggio, poeta y escritor, quien escribió este hermoso prólogo para mi libro y su apoyo incondicional y enseñarme que todos los obstáculos hay que atravesarlos. A los poetas Víctor Chavarría y Fernando López, por darme la oportunidad de participar en el Festival Internacional de Poesía de Granada…”.

 

Canto del abuelito fue su primigenia fuente de inspiración

 

La niña poeta Mónica Meza nos manifestó que su primigenia fuente de inspiración fue su abuelito José Dolores González, quien “hacía canciones, las cantaba, y siempre me inspiraba”.

 

Mónica, este año, se matriculó en sexto grado de primaria en el colegio “Arco Iris”, en Tipitapa. El XI Festival Internacional de Poesía es su segundo año de venir a leer sus poemas en “Micrófono Abierto”. En esta ocasión la presentó, nada más ni nada menos que su amigo el doctor Luis Alberto Ambroggio, miembro de la Academia de la Lengua Española en Estados Unidos.

 

Dijo que su participación en Micrófono Abierto lo hace como “si fuera la primera vez, como respirar. Siempre siento como si respiro por primera vez. Siempre siento algo en mi corazón, cuando declamo poesía, porque eso es especial”.

 

Hablando de sus temáticas, como poeta, se refieren a “la vida diaria. Como la muerte de mis abuelitos, sobre la familia, la naturaleza, sobre todo mí alrededor, lo que me pasa a mi alrededor”.

 

Tiene proyectado realizar una segunda edición de su libro “Una Luz en el Poemario de una Niña”, con más producciones e inspiraciones poéticas. Dijo gustar mucho de la poesía de Rubén Darío, Carlos Pérez Alonso, Ernesto Cardenal, Guillermo Menocal, de quien leyó el libro “En la Gran Sultana y Otros Escritos”.

 

Dice que recuerda mucho a Menocal, porque el día en que el poeta Menocal presentó su libro en la Casa de Los Leones, “fue mi primera vez declamando”.

 

Los orgullosos padres de la niña, la acompañaron en este Festival Internacional de la Poesía Granada 2015. Sadia, la progenitora de Mónica, dice que la niña tiene “esas inquietudes desde su nacimiento, porque desde los tres años ya escribía”.

 

Ella la dictaba los poemas a su mamá. “Yo se los escribía, pero mucho que me dictaba, todavía yo los copiaba, pero se me perdían. Cuando tuvo como 6 años, le fui alzando los poemas que ella tenía y que escribía con muchas ganas, cuando aprendió a escribir”.

 

Niña poeta piensa en una segunda edición de su libro, con más poemas

 

La niña poeta Mónica Mendoza, tiene proyectado realizar una segunda edición de su libro “Una Luz en el Poemario de una Niña”, con más producciones e inspiraciones poéticas. Dijo gustar mucho de la poesía de Rubén Darío, Carlos Pérez Alonso, Ernesto Cardenal, Guillermo Menocal, de quien leyó el libro “En la Gran Sultana y Otros Escritos”.

 

Dice que recuerda mucho a Menocal, porque el día en que el poeta Menocal presentó su libro en la Casa de Los Leones, “fue mi primera vez declamando”.

 

Los orgullosos padres de la niña, la acompañaron en este Festival Internacional de la Poesía Granada 2015. Sadia, la progenitora de Mónica, dice que la niña tiene “esas inquietudes desde su nacimiento, porque desde los tres años ya escribía”.

 

Ella le dictaba los poemas a su mamá. “Yo se los escribía, pero mucho que me dictaba, todavía yo los copiaba, pero se me perdían. Cuando tuvo como 6 años, le fui alzando los poemas que ella tenía y que escribía con muchas ganas, cuando aprendió a escribir”.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario

Usamos Cookies