27 noviembre 2021

El Archivo CCCXLVI – Aprovechemos!

 
Departamental 
Alejandro José Gallard Prio  
Domingo, 14 de diciembre del 2014  
 
Nicaragua, debería estar consciente que la publicidad que está recibiendo con lo del proyecto de un Canal Interoceánico a través de su territorio, es algo tan sensacional, que se dé o no la construcción, es un tema que está en casi todos los medios de comunicación del mundo      
 
.
Generalmente, cuando hablamos de canales, solo pensamos en el de Panamá y Suez. Sin embargo, hay muchas otras importantes vías fluviales, como el Canal de Alsacia, que es en si la canalización del rio Rin que desemboca en el Mar del Norte; Corinto en Grecia; ríos Rin, Meno y Danubio, canal de gran capacidad de navegación que atraviesa Europa; Kiel, que comunica el mar del Norte con el Báltico en Alemania; el Beagle, canal natural que ha causado problemas fronterizos entre Argentina y Chile; el rio San Lorenzo que sube los barcos a los Grandes Lagos en la frontera USA/CANADA, el más reciente (1958), Volga-Don, donde trabajaron forzadamente 100 mil prisioneros de guerra, entre otros, que posiblemente nos preguntamos el por qué tanta bulla con el de Nicaragua.
 
 
Posiblemente sea la forma en que se otorgó la concesión; o el que está en la misma región del panameño, el cual está siendo ampliado. Quizás por ser un país sin recursos o porque su ruta pone en peligro su "Gran Lago", reserva de agua dulce de Centroamérica, que ya abastece de agua potable a 8 municipios, o porque destruiría parte de sus reservas ambientales y más importante, aun, desplazaría poblaciones de campesinos, cuyo apego a la tierra es más importante que su vida misma.
 
 
La verdad, es que no es un proyecto popular, por lo que no lo presentaron a consulta de la ciudadanía y mucho menos, antes de conceder la concesión a un desconocido empresario de papel, tampoco solicitaron la opinión o estudio de organismos internacionales, cuyo misión es proteger las riquezas naturales de nuestro planeta y por ende su salud ambiental, aparte de un análisis de organismos como el Banco Mundial o el Interamericano, o el Centroamericano, de su factibilidad económica y financiamiento.
 
 
 
Han pasado 100 años desde que se construyó un Canal a través del Istmo de Centroamérica, por lo que la curiosidad mundial de conocer la Nicaragua de hoy, es de por si un atractivo muy singular, ya que son pocos los seres vivientes que pueden decir, conocí Panamá o Egipto, antes y después de sus gigantescas obras canaleras.
 
Venir, visitar esos parajes vírgenes de un área tropical, donde por siglos se ha refugiado parte de su flora y fauna; admirar esa riqueza natural que seria difícil, sino imposible, rescatar; navegar, pescar en ríos y lagos, que perderán su riqueza ecológica, conocer pueblos y caseríos, que dejaran de existir, platicar con poblaciones que serán desarraigadas de sus tierras ancestrales, es algo que no sucede muy a menudo y por lo tanto, Nicaragua debe invitar al mundo a que los acompañe.
 
 
El turismo mundial está siempre ávido de lo diferente y si se les ofrece algo, como ser testigo del cambio de fisonomía geográfica de un país, sin importar si se da o no el Canal, Nicaragua se daría a conocer pragmáticamente, sin especulaciones, ya que lo único que de seguro tiene el pueblo nicaragüense, es un proyecto monumental que ha despertado los oídos y los ojos del mundo.
 
El que se dé, depende de muchas interrogantes, pero de que existe un proyecto nadie lo puede negar y de que los responsables, equivocados o no, tienen trazada una ruta, tampoco, así que Nicaragua y sus Agencias de Tours, tienen el derecho de promover el área y sus alrededores, donde dicen que construirán un Canal y por lo tanto, pueden invitar al mundo a compartir con su pueblo, este proceso monumental y ambicioso.
 
 
Si se aprovecha la publicidad que ya adquirió el país al conceder el derecho a construir en su territorio una de las más atrevidas rutas artificiales fluviales que jamás se hayan planificado, estamos seguro que llegarían a visitarles, profesionales y científicos y con ellos, turistas, que de por si son curiosos, simpáticos, amigables y que gastan dinero contante y sonante, que dará mucho más bienestar económico a su pueblo, que el enigmático canal.
 
Lo anterior nos recuerda un fragmento del poema "Retorno" (1907) del Poeta de las Américas, Rubén, que decía "Si pequeña es la Patria, uno grande la sueña. Mis ilusiones, y mis deseos, y mis esperanzas, me dicen que no hay patria pequeña" lo que nos trae a la sugerencia que les hiciese de adquirir el libro "RUBEN DARIO Poeta de Siempre", ya que los que lo han leído, entre ellos Octavio Paz, nos dice: "Su poesía es viril, esqueleto, corazón, sexo. Clara y rotunda hasta cuando es triste; nada de medias tintas… Sus estrofas son bloques de materia animada, veteada por delicadezas súbitas: la estría del relámpago sobre la piedra. Y el ritmo, el continuo vaivén que hace del idioma una inmensa masa acuática"  Otro lector, quedo pensativo por las palabras de Enrique Anderson, a quien la Universidad de Harvard le encomendó formar la Facultad de literatura hispánica: "La versificación española se había reducido a unos pocos tipos. De pronto, con Rubén Darío se convirtió en orquesta sinfónica". Adquiéranlo, sería un elegante regalo de Navidad.
 

Noticias de Interés

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario

Usamos Cookies