3 agosto 2021

Doctor Roberto Ferrey habla del “gran constructor de Granada”, su bisabuelo, el maestro Carlos Ferrey Aragón


Granada, Nicaragua
Sábado 28 Diciembre 2013
Augusto Cermeño
 
Dr Rberto Ferrey Echaverry, hablando de su bisuabuelo Carlos FerreyEl doctor Roberto Ferrey Echaverry nos habló, en entrevista para LAVERDAD, del “Gran Constructor de Granada”, el maestro Carlos Ferrey Aragón, bisabuelo del ilustre abogado granadino, rector de la Universidad de Santo Tomas de Oriente y Mediodía.
 
El también político Social Cristiano, nos habló de su bisabuelo, un tanto sobre la vida de uno de los más connotados constructores de la ciudad colonial más antigua del Continente, sobre tierra firme.
 
Relata que eso de “Gran Constructor de Granada”, es un calificativo que le dio el poeta Pablo Antonio Cuadra Cardenal, en una publicación de la Prensa Literaria, en un artículo sobre la vida y obra de Carlos Ferrey Aragón.
 
El origen de los Ferrey
 
El doctor Ferrey, nos habla del origen de su familia, como algo interesante “porque siempre se dice que el origen es francés. Mi tatarabuelo llegó a la Isla de Martinica, que en esa época era una colonia francesa. De Martinica, mi tatarabuelo se trasladó a Nicaragua, donde conoció a un señor Aragón y contrajo matrimonio con su hija, para formar la familia nicaragüense Ferrey Aragón”.
 
Investigando un poco sobre el origen de su familia, el doctor Ferrey Echaverry se encontró que “en Francia hay un famoso arquitecto de apellido Ferrey. Parte de la familia se fue a Inglaterra, donde uno de los Ferrey fue un ingeniero destacado en la sociedad profesional de Inglaterra”.
 
Según el ilustre abogado granadino, el maestro Ferrey no tenía formación académica universitaria, pero tenía un dominio natural y autodidacta, muy brillante, del sector construcción, de modo que dejó muestras de ese dominio magistral de la ingeniería en diferentes obras realizadas desde finales del siglo XIX en Granada.
 
Puentes, hospital y la Capilla de Ánimas, una réplica de la Magdalena de Paris
 
Capilla de Animas, visitada por multitudes en el dia de los difuntosEl doctor Ferrey se refirió a las obras realizadas por su bisabuelo, Carlos Ferrey, quien entre sus obras insignias están los antiguos puentes granadinos, el templo Capilla de Ánimas construido en el Cementerio de Granada, declarado Patrimonio Cultural y Artístico de la Nación y el edificio del Hospital San Juan de Dios, actualmente en un lento proceso de restauración.
 
La capilla de Ánimas, es un replica de “La Magdalena de Paris” construida de pura piedra labrada, con una especie de ático y columnas jónicas que realzan la belleza del monumento religioso.
 
Este templo monumental granadino fue construido por gestión de y toda una campaña realizada por el señor Teodoro Emilio Hocke, en 1878, quien pensó en una réplica de “La Magdalena de París”.
 
Y para 1885, las paredes del templo estaban levantadas. Le dio impulso a la construcción del techo, doña Camila Vivas de Zavala, esposa del general Joaquín Zavala, ex presidente de Nicaragua, en el siglo XIX. Los trabajos continuaron en 1888, pero decayeron, quedando olvidados hasta que la Junta Local de Beneficencia se encargo de rematarla en 1922.
 
Don José Joaquín Quadra Cardenal, periodista, historiador y político granadino, refiere que el cementerio de Granada, fue construido a finales del Siglo XIX, siendo uno de los maestros constructores el maestro Carlos Ferrey Aragón.
 
El doctor Ferrey lamenta que esta obra magnífica de la ingeniería granadina de finales del Siglo XIX, no esté abierta permanentemente. La capilla se mantiene, generalmente cerrada y se abre cuando se imparte misa.
 
También detalla como obra del maestro Ferrey los puentes que, a pesar de su antigüedad, siguen siendo claves para conectar los diferentes sectores, norte y sur de Granada.
 
Enumera los puentes: Dardanelos (calle Atravesada), El Globo (calle Guzmán), el viejo puente de Palmira (el de la rampa), el de Xalteva, el Papa Q y el Valeriano Torres.
 
Otra obra que menciona, muy singular por construirse en saludo al inicio del Siglo XX, es la Cruz del Siglo, construida por el maestro Ferrey a finales del siglo XIX. Esta obra esta signada por una leyenda en la que se dice que los habitantes de Granada, en la época, metieron toda clase de objetos y periódicos que diera una idea de cómo se vivía en ese tiempo.
 
Según Ferrey, el entierro de los granadinos de la época, fue censurado, en alguna forma, por el gobernante de turno, ya que el periódico que dirigía don Anselmo H. Rivas, “que era un crítico feroz de la dictadura del general José Santo Zelaya”.
 
“Entonces Zelaya mandó abrir la cripta y mandó sacar los periódicos, con los artículos de Anselmo H. Rivas, para que no se conocieran en la posteridad. Pero esas son anécdotas. Lo importante es que Carlos Ferrey dedico su vida al ejercicio de su habilidad en la construcción. Nos dejó varios monumentos, que están vivos todavía”, manifestó el doctor Ferrey.
 
El maestro Ferrey Aragón, “llevó una vida sencilla, tranquila, que se reflejó en su hijo, mi abuelo José Jesús Ferrey, quien era carpintero, un hombre tranquilo y calmo, igualito a su papá, el gran constructor de Granada, como le dijo Pablo Antonio Cuadra Cardenal”.
 
El doctor Roberto Ferrey recuerda que en una ocasión encontró recibos en los archivos de la Municipalidad de Granada, en los que se decía que le pagaban 25 pesos ó 50 pesos, lo que “en ese tiempo era una suma astronómica. Eran pagos por las construcciones que estaba realizando al servicio de la Municipalidad de Granada”.
 
Los Ferrey se trasladaron un tiempo a Masaya
 
El rector de la USTOM indicó que la familia Ferrey “se trasladó un tiempo a Masaya. Mi papá y su hermano, se desarrollaron en Masaya, pero el padre Francisco Robleto, párroco de Masaya, los mandó a estudiar a Granada”.
 
Esto posibilitó que “mi padre y mi tío José se pudieran educar en Granada, en la Universidad de Oriente y Mediodía. Mi papá odontólogo y mi tío José médico. Mi tío se fue a Managua, donde ejerció la medicina y mi papá se quedó en Granada y vivió aquí oda su vida”.
 
En la familia Ferrey, no se conoce de ningún descendiente que haya seguido la misma profesión del maestro Carlos Ferrey Aragón, únicamente el abuelo del doctor Ferrey que era carpintero.
 
El abuelo del doctor Ferrey trabajó en un taller de carpintería de un señor Correa, que se ubicaba en el sector donde actualmente reside don Silvestre Valencia, donde había un gran patio, donde se entretenía a los nietos del carpintero Ferrey. En ese lugar los muchachos se entretenían jugando y de vez en cuando tomando agua de coco, según recuerdos del doctor Ferrey.
Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario

Usamos Cookies