22 septiembre 2021

Diócesis cambio un poco tradición de huertos: Xalteva y San Francisco con un solo huerto y pobres ofrendas

Arte y Cultura

Granada, Nicaragua

Por: Augusto Cermeño

IMG_0488Los tradicionales huertos de Granada, cuya historia data de más de 200 años, ha sido un tanto retocada por la Diócesis, que dio la orden de que cada templo saque a sus imágenes, según versión dada por encargados de la imagen del Nazareno, en Xalteva.

Los huertos de Xalteva, otrora muy concurridos y con varias imágenes y enramadas, estaban con una sola imagen y una enramada donde se reservó el nicho para el Nazareno escoltado por el apóstol San Juan y la Dolorosa.

Aunque era una sola imagen, la popularidad los huertos de Xalteva se mantuvo, aunque con menos concurrencia, porque notamos, al salir del lugar, que se encaminaban en direcciones contrarias, grupos de hasta 30 personas en un ir y venir, en lo que se denomina “estaciones”.

IMG_0485Si bien es cierto que Xalteva tenía un solo huerto, también es cierto que era el huerto donde las ofrendas eran más diversas y a precios accesibles para todos. Un coco, que en otros huertos costaba hasta 15 córdobas, en Xalteva costaba cinco córdobas.

Los Xaltevanos ofertaban ofrendas, como: plátano, níspero, chicha, cocos, naranja, mangos, jocote, melocotones y naranja agria. En otros huertos, como los de Catedral, San Francisco y la Merced, las ofrendas estaban reducidas a pasados y cocos.

San Francisco y Catedral con un solo huerto

IMG_0430El templo de San Francisco, donde parte el más antiguo Viacrucis de Granada, nos encontramos con un solo huerto, el de Jesús Nazareno, con ofertas de fritas tropicales, como: mangos, cocos, sandía, pasados, naranjas, jocotes en miel y bicola (una bebida gaseosa agregada a las ofrendas).

La concurrencia era bastante pobre, pero la misa que en ese momento se oficiaba en San Francisco (5:15 PM, del 1 de abril 2015), con buena concurrencia de feligreses que al salir, generalmente, pasan por el huerto.

En Catedral, la situación era le misma, con un solo huerto, con las imágenes de “El Santo Entierro” y “La Dolorosa”. Con poca asistencia de feligreses, los que en ese momento estaban en misa.

IMG_0442Las ofrendas que se vendían en Catedral eran: cocos, naranjas y pasados. La oferta de mercancías de comerciantes informales, al otro lado de la verja perimetral de la iglesia, era bastante profusa y diversa: bisuterías, salvavidas para niños, sombreros, raspados, hot dog y esquimos, entre otras cosas.

La Merced con “Jesús del Yanke”, “Jesús de los Milagros”, “Jesús del Buen Pastor”, “Jesús del Gran Poder” y “La Dolorosa”

La parroquia que más huertos lució es la de Nuestra Señora de La Merced, con una concurrencia muy nutrida, de modo que el costado sur del atrio estaba repleto de feligreses.

IMG_0448Las ofertas de ofrendas eran: pasados, que estaban siendo vendidos a 20 córdobas el par, naranjas, vendidas a 20 córdobas la media docena en ristra y cocos, a 15 córdobas.

En La Merced, es donde se podían ver y adorar las imágenes de: Jesús del Yanke, siendo su mayordomo Juan Lacayo y su representante María Vega; Jesús de Los Milagros, con Margarita Lacayo, como mayordoma, hermana de doña Modesta Lacayo, propietaria del Kiosco más antiguo del Parque Central Colón en Granada.

IMG_0457También fue objeto de veneración el “Jesús del Buen Pastor”, cuyo mayordomo es el señor Winston Lacayo. En la misma hilera de huertos estaban las imágenes de Jesús del Gran Poder y La Dolorosa, cuyo mayordomo es el licenciado José René Logo, ex gerente general de Laboratorios Ceguel.

Breve reseña sobre Los Huertos en Granada

Siempre citando al poeta granadino, gran devoto mariano, como lo fue don Enrique Fernández Morales, podemos decir que “Los Huertos” de Granada, “desde las primeras horas de la noche del Miércoles Santo, están abiertos al público, con enramadas hechas con postes y cubiertos con palmas de coco y pacaya y totalmente tapizados con flores y frutas, que simbolizan el Jardín de Gethsemaní, donde Jesús oró y agonizó, la noche anterior a su Pasión”.

IMG_0451El poeta Fernández Morales nos relata sobre esta antigua tradición, que “las imágenes son colocadas sobre la tierra, para que los fieles más fervorosos puedan saciar, a su antojo, la propia devoción, palpando y besando manos y pies sagrados y tocando a ellos: estampas, flores y candelas”.

Como es la costumbre, actual, nos expresa Fernández Morales: “El recinto de cada huerto está dividido en dos compartimentos, por un pequeño tabique de palmas tejidas. El que está dedicado a la imagen, con su brasero de incienso y su plato para las limosnas y el que está dedicado al expendio de flores y frutas medidas, novenas y fotografías –estampas- de la imagen”.

IMG_0433Para el poeta Kiko Fernández, “un huerto muy especialmente conmovedor, es el del señor Nazareno, de Xalteva o del Silencio, donde esta imagen es expuesta, vestida con alba sacerdotal blanca y estola y manípulos morados, leyendo ante el misal colocado sobre atril de plata. Los huertos son desarmados el Jueves Santo, al salir la Procesión del Silencio”.

Jueves Santo: la Iglesia conmemora la institución de la Eucaristía, que hizo Cristo antes de morir

Otro detalle histórico, propio de la tradición de la celebración de la Semana Santa, es el acto propio de la conmemoración de la institución de la Sagrada Eucaristía, que hizo Cristo antes de morir, considerada por Fernández Morales como “la más preciosa herencia a aquellos que amaba”.

IMG_0459Agrega: “Y no otra cosas nos dejaba en la Eucaristía que a Él mismo, en el más portentoso milagro de todos los tiempos, exceso de su amor y paso para todas las generaciones. Su propio cuerpo y sangre, con su alma y su divinidad; Cristo vivo, Cristo glorioso, oculto en las sagradas especies del pan y del vino, para acompañarnos, para consolarnos, aconsejarnos, alimentarnos y hacernos felices”.

“Quien no coma mi carne ni bebe mi sangre, no tendrá vida en mi”

En estas palabras de Jesús, marcan todo un profundo mensaje de amor y esperanza para una iglesia que ahora concentra a millones de cristianos católicos que en cada misa revive la gloria y la grandeza de nuestro salvador: Jesús.

Las Estaciones

IMG_0492Las estaciones, antiguamente, “en un ambiente de recogimiento y respetuoso silencio que se imponía en todos los ánimos. Como los oficios sagrados eran de mañana (hasta hace unos pocos años fue restaurada la primitiva liturgia, ordenándolos en las horas históricas de los misterios que celebran) después de la procesión eucarística y reservada la Sagrada Forma en el Cáliz cubierto con el velo y atado luego, como nuestro Señor en la escena de los escarnios, empezaban los grupos a recorrer los templos haciendo las estaciones, que consistían en rezar seis padres nuestros y avemarías ante cinco monumentos diferentes, terminando siempre con la oración de La Sabana Santa y el suplicamos Dios Mío, que se recitaban con los brazos abiertos en forma de Cruz”, revela Fernández Morales.

220px-Judas_se_ahorca_en_san_simon_texcocoEs también la antigua costumbre, que “después de los oficios de éste día, se colgaba de la torre de la iglesia, la efigie del traidor Judas Iscariote, para que balanceándose tétricamente en el aire, fuera visible a los ojos de todos el castigo temporal y eterno recibido por el más infame de los nacidos, por lo que dice la colecta de este día: ¡OH DIOS, DE QUIEN JUDAS RECIBIÓ LA PENA DE SU PECADO Y EL BUEN LADRÓN EL PREMIO DE SU CONFESIÓN!”.

La vieja costumbre religiosa de esta solemnidad cristiana dice: “Ni las campanas ni las campanillas de las iglesias volvían a tañer, usando para llamar a los oficios y para anunciar los momentos solemnes, las matracas, instrumentos de madera que producen un ruido sordo. El júbilo de las campanas solamente se elevará después de haber cantado GLORIA en la Misa de Resurrección”.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario

Usamos Cookies