21 junio 2024

Darío revoluciono la métrica española

Nacional

Granada, Nicaragua

Por: Uriel Castillo Gómez

28 de enero 2024

Francisco Gavidia

Rubén Darío en El Salvador conoce a Francisco Gavidia que era dos años mayor que Rubén. Gavidia era también un gran estudioso, un gran lector. Junto con Gavidia descubre el alejandrino francés leyendo los poemas del poeta francés Víctor Hugo autor de “Los Miserables”. Gavidia leía en francés los poemas de Víctor Hugo y Rubén Darío escuchaba los acentos rítmicos y se le iban grabando en el cerebro. Se despidió de Francisco y se fue para su casa a comenzar a escribir versos en alejandrino francés, pero no en francés sino en español, y eso fue una gran revolución, revolucionó la métrica española, una de las características de la escuela modernista que él fundó, además de otras cosas, la adjetivación francesa.

Darío en su genialidad observó que la adjetivación francesa le daba mas colorido al sustantivo y todo eso lo aplicó también en la prosa y en el verso español, eso es otra parte de la revolución literaria que hizo Rubén Darío. Por eso es que Frauca, el que hizo aquella obra de Historia de la Literatura Española dice de Rubén “ductulsò la poesía, la flexibilizó, la hizo mas entendible, la hizo más popular”, porque antes los poetas escribían dirigido a un mundo selecto. Rubén Darío escribió para que fuera entendida la poesía hacia el pueblo, esa es la grandeza de Rubén Darío en la revolución literaria que inició con su escuela modernista.

Después regresa a Nicaragua, sigue sus amores con Rosario Murillo, ve que en Nicaragua no tiene campo propicio. Sigue leyendo en la Biblioteca Nacional la última parte que le queda por leer. Sus amigos platican con él y le dicen “es necesario que te vayas del país”, y así fue como se organizó su viaje a Chile, a mediados de 1886.

“Azul”

Llega a Chile, lleva cartas de recomendación, inmediatamente comienza a trabajar en el diario La Época donde el director del diario le dice “vamos a dedicar un numero a Campoamor que nos acaba de mandar una colaboración. Doscientos pesos para el que haga o escriba la mejor cosa sobre Campoamor. Todos nos pusimos manos a la obra. Hubo notas muy bonitas que se escribieron sobre el gran poeta español pero ninguna de ellas resumía la personalidad del gran poeta como esta décima mía:

Éste del cabello cano,

como la piel del armiño,

juntó su candor de niño

con su experiencia de anciano;

cuando se tiene en la mano

un libro de tal varón,

abeja es cada expresión

que, volando del papel,

deja en los labios la miel

y pica en el corazón”.

En Chile él también publicó dos libros importantes “Abrojos”, donde él menciona a qué se debe la ruptura con Rosario Murillo. Parece que hubo amores con otros hombres de parte de Rosario Murillo, porque él ahí incluye en “Abrojos” y antes en primeras notas que escribió aquí en Nicaragua incluye un poema que lleva esta expresión “dónde está el bandido que vino a robar tu velo y corona nupcial”. Ahí esta dicho todo, se entregó a un hombre Rosario Murillo, quien sabe, despechada por qué y eso llego a oídos de Rubén Darío. Cuando Rubén Darío se va para Chile le escribe una carta “esta es la ultima que te escribo Rosario. Te perdono tus puerilidades, tus cosas de niña, pero es necesario que ya no tengamos nada que ver” esa es una quiebra para siempre un novio y una novia. Entonces lo publica en “Abrojos” y también lo publicó en primeras notas aquí en Nicaragua.

También ahí el produce su obra cumbre porque desde que llega a Chile todo el mundo observa que lo que escribe es de buena calidad. Tiene poemas, cuentos, y él va elaborando ahí su obra literaria para publicarla en su libro “Azul”. Cuando ya sale de la prensa el libro “Azul” él manda con una amable dedicatoria un ejemplar a don Juan Valera en España. Juan Valera coge el ejemplar, mira el titulo “Azul” y lo tira sobre una mesa y dice “este debe de ser un Víctor Huguito chiquito” pero después en otro momento en que Juan Valera talvez no tenia nada que hacer cogió el libro como por no dejar y en cuanto comenzó leer, no paró de leerlo hasta que lo terminó de cabo a rabo. Inmediatamente comenzó a escribir sus cartas americanas poque para comentar “Azul” usó dos cartas americanas, y, comienza la primera “recibí su libro y al comienzo no me interesó el titulo “Azul” tuvo la culpa. Víctor Hugo dice que el arte es azul pero yo no me resigno ni conformo con esa definición, el arte puede ser amarillo, puede ser verde, rojo o del color que usted quiera y el titulo “Azul” hizo que yo me formara un concepto distinto de usted, pero no más comencé a leerlo cambie inmediatamente mi forma de pensar en relación a usted, usted es usted en un amplio sentido de la palabra, usted lo ha leído todo y lo ha revuelto todo en el alambique de su cerebro y ha sacado de todo ello una quinta rarecencia” hay que ver como se expresa. Y todo eso que le dice Juan Valera en esas cartas americanas fue lo que catapultó a la fama a Rubén Darío que comenzó a ser conocido internacionalmente en todo el mundo.

Rafaela Contreras

Cargado de fama y sin dinero, pero…

Darío viene cargado de fama pero sin un centavo en la bolsa porque todo lo malgasta en licor, era muy bohemio. Viene a Nicaragua y aquí no hay campo propicio para él, anda por León tomando licor, va a Chinandega y sigue tomando licor y sus amigos que lo miran que de verdad aquí él se esta perdiendo, le agencian una maletita con ropa, le ponen varios libros para que el vaya leyendo en el barco y llega a El Salvador.  En el Salvador se entrevista con el presidente Francisco Menéndez que era de los unionistas centroamericanos y el presidente le encarga que él dirija un diario titulado precisamente “La Unión” y que defienda los intereses de la Unión Centroamericana. Ahí le va muy bien porque todas las ganancias del periódico son de él, porque el gobierno le paga a todo el personal que él tiene trabajando en ese diario y también los anuncios comerciales son de él, las ganancias de las ventas del diario son de él. Entonces Rubén Darío comienza a ganar bien.

Rubén se mueve en los círculos presidenciales, ahí comienza a escribir Estela. Rafaela Contreras, que firma todos sus cuentos con el seudónimo de Estela y, él no sabe primero que es ella y ve la calidad literaria de la muchacha, porque ella es hija del celebre orador Álvaro Contreras que es un gran intelectual de primera línea y tenía una gran biblioteca en su casa, toda esa biblioteca fue leída por Estela, y una persona que lee es una persona que sabe escribir.

Estela escribía bonitos cuentos y es ahí donde se enamoran los dos perdidamente y se casan por lo civil el 22 de junio de 1890, ese mismo día acontece el derrocamiento del presidente Francisco Menéndez por Carlos Ezeta.

Rubén tuvo tres amores en su vida, Rafaela Contreras, Rosario Murilo con quien contrajo nupcias después de fallecer Rafaela Conteras y Francisca Sánchez con la que no se casó porque ya estaba casado con Rosario Murillo.

Darío publicó Azul, Los Raros en 1893, Prosas Profanas 1896, Cantos de Vida y Esperanza en 1905, Canto Errante 1907, El viaje a Nicaragua de 1907 que lo publicó en 1908 y La vida de Rubén Darío escrita por él mismo en 1912. También él publicaba dos revistas junto con los hermanos Guidos que eran inversionistas y esas dos revistas eran “Mundial y Elegancias” que fueron cerradas en 1914 por el gobierno francés cuando entró a la primera Guerra Mundial. El gobierno francés cerró todos los medios noticiosos que había en Francia porque la única voz que se iba a publicar era la del gobierno francés porque estaba en guerra con Alemania.

Noticias de Interés

Facebook
Twitter
WhatsApp

Deja un comentario

Usamos Cookies