17 octubre 2021

Breve historia de las fiestas agostinas de la Asunción

Virgen-Asuncion

 

Granada, Nicaragua
Por: Augusto Cermeño
 
Virgen-AsuncionLas fiestas agostinas de la ciudad de Granada, se dan en el marco de las fiestas patronales de la Virgen de la Asunción originadas en el barrio indígena de Xalteva, que originalmente eran las fiestas de Santiago Apóstol, patrono de la ciudad para el año de 1751, cuando se dio la visita pastoral del Obispo Morel de Santa Cruz a Granada. Esto lo refiere en sus crónicas el Obispo Morel de Santa Cruz.
 
Para el licenciado José Gregorio Cuadra, el origen de las fiestas se da cuando durante varios meses consecutivos el invierno no cesaba y la producción perecía. “Los frailes mercedarios, con un crucifijo grande por delante, con los pies descalzos, y los vecinos de la ciudad de Granada, el pueblo de Xalteva, salieron en Procesión de Penitencia el 15 de agosto del último tercio del Siglo XVIII, llegando hasta el atrio del Templo de Xalteva, postrándose de hinojos y pidiéndole a Dios misericordia por las calamidades que ocasionaba el invierno; cesó la lluvia, lo que resultó milagroso para los penitentes… Por lo que solamente juraron hacer anualmente Granada y Xalteva una fiesta que viniese a conmemorar el acontecimiento”.
 
Los toros son ya una tradicion en Granada y hacen brotar mucha adrenalina colectivaSegún Monografía de Granada, de Guerrero y Soriano, en Granada se firmó en Acta Municipal el 5 de julio de 1892 la conformación de “un Comité para la celebración de las fiestas agostinas de Nuestra Señora del Tránsito o de la Asunción, en el barrio de Xalteva, designando para integrarla, a los munícipes, señores: José Angel Mora, Alcalde Municipal; Regidores Sequeira y Lejarza; a don Felipe Barberna y a don Alejandro Matus”.
 
FIESTA HIPICA Y TOPE DE TOROS
 
La fiesta hípica y tope de toros que en actualidad disfrutan los granadinos y sus visitantes, tienen su origen en la celebración pagana que se daba el propio día 15 de agosto en el marco de la celebración religiosa de la patrona de Xalteva, que se ha convertido en una fiesta patronal de toda la ciudad de Granada.
 
Preciosos corceles negros, ingleses, ucidos en la hipicaSegún el historiador don Pío Bolaños, en la Placita de Xalteva se inician las fiestas agostinas en Granada, manteniéndose por muchos años en ese lugar. En donde hoy está el Parque de Xalteva, construido con el nombre del presidente Franklin D. Roosvelt, después de la Segunda Guerra Mundial, estaba la barrera de toros. Al construirse el Parque, la barrera pasó a la Placita de Xalteva que todos conocemos hoy. Don Pío nos indica que el día grande de la festividad, es el 15 de agosto, día del milagro.
 
La fiesta en su contenido mundano, iniciaba antiguamente con un tope de toros, al que asiste todo el que tiene una bestia (caballo, buey, mula, burro, etc.) para participar, dirigiéndose a la costa del lago a topar los toros, los cuales llegan para amenizar las corridas en una barrera que se construía en una de las Placitas de Xalteva. Los toros llegaban de las haciendas de ganado de Chontales, “donde se crían animales bravos y ariscos, propio para esta clase de diversión”, anota Bolaños.
 
Las damas no se quedan atras y muestran sus destrezas hipicasLa hípica descrita por don Pío Bolaños, como una gran caballería, acompañada de una banda de músicos, montados también, entraba a la ciudad a las 12 del día por la calle de Guadalupe, después atraviesa la plaza principal (Plaza de la Independencia) y toma la Calle Real hasta llegar a Xalteva. A eso de las 4 comenzaba la primera corrida de toros.
 
Los dos eventos principales de las fiestas paganas, eran el mismo día de la Virgen de la Asunción, el 15 de agosto.
 
Según Pío Bolaños, “antiguamente, las fiestas de agosto duraban de 8 a 15 dìas, de acuerdo con el tiempo, si era lluvioso o seco, y así mismo, cuando los negocios no resultaban buenos durante los primeros 8 dìas, se prorrogaban por una semana más. Tradicionalmente la celebración se aprovecha para estrenar trajes, se gasta dinero en cantinas, restaurantes, ruletas y otras mesas de juego. En fin, hay diversión para ricos y pobres”.
 
Añoran viejos tiempos en las festividades de la Asunción
 
Los granadinos disfrutan los toros pero algrio de ahi vienen los toros todos huyenEn 1998, trabajando para El Nuevo Diario, escribí un artículo testimonial sobre las celebraciones de las fiestas de la Virgen de la Asunción en Granada a principios y a mediados del Siglo XX.
 
Cuando le echábamos un vistazo a la Placita y Parque de Xalteva, nos encontramos con dos viejitos quienes conversaban sobre las festividades agostinas. Uno de ellos, don Ernesto Morales Gómez, con 86 años de edad, por aquel entonces, nos dijo: “Aquí era la Plaza de Toros, Somoza lo convirtió en Parque después de terminada la Segunda Guerra Mundial, en 1945. Recuerdo que en las calles ponían las mesas de confites y “Moncha” Bonilla traía bailarinas. En la esquina de Foglia ponían “la ola”, no estaban esos boulevares”.
 
Veamos las banderas del licor y la cerveza saludando Catedral, mientras los caballistas hacen su ingreso a la plazaDon Ernesto, xaltevano puro, otrora uno de los más elegantes y cotizados cocheros de Granada, estaba conversando con Simón Santos Guadamuz Martínez, de 73 años.
 
Para don Simón “las mejores fiestas de agosto fueron hasta 1950”, y trajo a la memoria exquisitos conciertos en el Parque Central con la “Banda de los Supremos Poderes”. Recuerda que la barrera de toros estaba propiamente frente a la Iglesia Xalteva y que “el chiquero de los toros estaba detrás”, por donde hoy se observan unos arcos aparentemente antiguos, propiedad de la familia del ex alcalde Silvio Urbina Ruiz.
 
Los niños siempre destacan en las hipicasSe sacaba a la Virgen a la puerta mayor para que ella estuviera viendo los festejos. Era bellísimo. Pero se les ocurrió hacer este parque.
Desde el dominio colonial español, la Plaza de Toros era uno de los principales atractivos, manteniéndose la tradición en la época postcolonial. Dice don Simón que “la plaza de toros era todo un espectáculo. Aquì venían los españoles a torear. El palco principal de la plaza de toros frente al atrio de la iglesia donde se alojaba la patrona de los xaltevanos, era la Virgen de la Asunción.
 
Don Ernesto Morales Gómez considera que los boulevares arruinaron la calle “porque antes era una belleza esta Calle Real. En todas las calles estaban las diversiones”.
 
Don Simon nos contó una anécdota, y es que cuando Somoza vino a disfrutar de la fiesta agostina de Granada, en ese entonces algunos de sus rivales locales ofrecieron una fiesta en la Casa Paris”, donde Somoza García exhibió un diamante en plena oscuridad.
 
Ismari Mercedes Urrutia, fue Novia Infantil Hipica de La Trinidad, Esteli 2010Haciendo gala de exhibicionismo, el General Anastasio Somoza García, como en 1952, “ordenó que apagaran las luces en el Salón Paris, para lucir un diamante que entonces andaba en un prendedor en la corbata. Cuando todo el mundo quedó en lo oscuro, se dirigían a ver un lucero que tenía Somoza en el pecho. Era un diamante, que le habían regalado unos israelitas”.
 
Don Ernesto siguió con su relato diciendo que “Managua se desgajaba para esta fiestas, para el 15 de agosto, porque eran unos topes de los mas enormes”. Don Simon también sustrajo del recuero que el tope de Toros, era de la Hacienda La Cruz, propiedad de don Gabriel Lacayo, en la Costa del Lago, hasta la Plaza de Xalteva. Hasta que venían a encerrar los toros aquí. Todo era en la calle Real de Xalteva.
 
Por la ancha avenida de la Real Xalteva se daban carreras de caballos que salían de la punta con los muros de Xalteva hasta el tope en los corredores de la Alcaldía Municipal. En esos tiempos el piso de la calle no era pavimentado y predominaban las ramplas y piedras. Dentro de la barrera de toros se jugaba el palo lucio, el triangulo y un sinnúmero de diversiones”.

 

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario

Usamos Cookies