Benji regala piñata a niños de los barrios de Granada

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Departamental

Granada, Nicaragua

Por: Augusto Cermeño

El profesor Benjamin Garay, el profesor Benji, regaló a los niños de los sectores más pobres de la ciudad, una piñata, caramelos, gaseosas y piezas de pan elaborado por el mismo.

El evento en el que Benji muestra todo su cariño y respeto por los niños y niñas de Granada, se desarrolló la tarde del sábado, con asistencia de los padres de familia y amigos del maestro.

Benji nos dijo que sus hijas mucho lo apoyan en estas causas sociales y que una de ellas, Karen, estuvo recientemente y le aportó una cantidad de dinero con el que se dispuso a darle un momento de alegría a la niñez granadina.

El momento del baile de la piñata, lo hicieron posible niños muy fuertes, que blandiendo un bonito garrote le daban con mucha fuerza, mientras el pastor Erwin Roque, conocido como el Santa Claus de Granada, se las arreglaba para evadir la piñata a los poderosos garrotazos de los pequeños.

Eran tremendos los gritos de alegría de los niños cuando uno de los chavalos casi asestaba el golpe fatal a la piñata, pero no lo lograban, hasta que uno de los niños, un flaquito y moreno, logró darle donde la más le “duele” a la piñata, haciéndola pedazos.

En ese momento los niños y niñas se lanzaron a recoger los caramelos, siendo visible algunos muy diestros en estas lides, de tal forma que lograban acapararlos un poco, pero hubo para todos.

Benji se encargó de hacerles paquetes de caramelos que repartieron a cada uno, lo que hizo más feliz a los niños y niñas. Benji también les repartió gaseosas, pasteles y picos recién salido del horno, hecho por Benji.

El profesor Garay se muestra orgulloso y feliz de lo que hace, desde hace más de 10 años, porque para él la felicidad de los niños es lo primero y hacerles actividades recreativas le produce gran satisfacción.

Además de la piñata, los niños recibieron juguetes de manos del “Santa Claus” de Granada, para lo que hicieron fila y cada quien, niño o niña, recibía lo suyo. Algunos hasta se daban el lujo de cambiar el juguete por otro de su gusto.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario

Usamos Cookies