18 mayo 2024

Apuntes sobre la Semana Santa en Granada

Nacional

Granada, Nicaragua

Por: Augusto Cermeño

3 de Abril 2022

La Cuaresma

Según escribió el poeta Enrique Fernández Morales la Cuaresma, que inicia el Miércoles de Ceniza, considerado el tiempo sagrado que simbolizan los 40 días que ayunó nuestro Señor y los 40 días que vagaron los israelitas en el desierto, antes de entrar a la tierra prometida.

En estos días estamos, aún, en el período cuaresmal, que es consagrad por la Iglesia, por la liturgia a la meditación y a la penitencia y sirve de adecuada preparación.

Durante los 3 días anteriores al Miércoles de Ceniza, las grandes ciudades europeas desde tiempo inmemorial y algunas del Nuevo Mundo, como la Habana, Panamá, Río de Janeiro, Los Ángeles y Nueva Orleans, “… probablemente para despedirse de las alegrías y diversiones mundanas, antes de entrar a la austeridad de la Cuaresma, celebran el Carnaval, una explosión de entusiasmo popular, que alentada por la música, la danza, el licor y los disfraces (todo el mundo se disfraza) da lugar, en ocasiones a verdaderos excesos.

La Iglesia contestó a éstas algaradas pecaminosas estableciendo durante dichos días el  Triduo de Carnaval  o carnestolendas, con exposición mayor de su Divina Majestad y ejercicios de reparación y desagravio por los pecados cometidos durante el Carnaval.

Costumbres de Cuaresma

En la Cuaresma, igual que en todo el verano, existe la costumbre de buscar refugio en las fincas y haciendas, los más pudientes y en las palayas lacustre o marinas para los más pobres. Así eran las cosas antes, según el poeta Enrique Fernández Morales.

En la actualidad las cosas han cambiado un poco, tanto los ricos como los pobres buscan las playas en mares y lagos, solo que los más pudientes han construido verdaderas mansiones a la orilla de mares y lagos.

En cambio los más pobres se conforman con la sombra de un arbusto, o buscan amparo en champas improvisadas con plástico negro o algunos logran levantar una tienda de campaña, donde se refugian para protegerse del intenso sol de estos días. Este refugio, generalmente es usado para proteger a los más pequeños.

Según el poeta “Quico” Fernández, en el pasado tanto ricos como pobres pasaban los días de la Semana Mayor en la ciudad. Es todavía costumbre que en estos días, en la antigüedad, la gente era más devota que en la actualidad, por lo que era común ver a muchos feligreses en las procesiones y los viacrucis.

En la actualidad la gente es menos devota, prefiriendo pasarla bien en las playas del ancho mar o en playas lacustres o en las riberas de los ríos o pozas que son invadidas por miles de veraneantes, que generalmente llevan su comida, que en la mayoría de los casos se ajusta, un tanto, a las recomendaciones propias de la Cuaresma: iguana en pinol, guiso de tortuga, etc.

El poeta Fernández Morales, sobre el irrespeto a la tradición religiosa de la Cuaresma y Semana Mayor, expresa: “la asquerosa pezuña del modernismo se ha clavado también, desgraciadamente, sobre la antaño sólida piedad de nuestro pueblo, haciendo que muchas familias, en número cada vez más creciente, olvidan en balnearios modernos y licenciosas francachelas el respetuoso recogimiento debido a los días augustos consagrados por la Redención”.

Para Fernández Morales, hace un poco más de cinco décadas, recomendaba que “Granada debe intentar la reconquista de sus prófugos de Semana Santa”. Incluso, dirigiéndose a las autoridades eclesiásticas suavicen “la excesiva tirantes usados en algunos casos con las tradicionales manifestaciones del culto externo, haga que éste florezca de nuevo”.

Valora que “la Semana Santa es una de las más auténticas muestras de la cultura y de nuestra tradición, y estamos obligados a reconstruirla, mantenerla y enriquecerla, empeñándose en que sea motivo de orgullo y limpio blasón de nuestra hidalga ciudad”.

Noticias de Interés

Facebook
Twitter
WhatsApp

Deja un comentario

Usamos Cookies