19 enero 2022

Anatomía de un film apocalíptico

Miguel_Montalvan

 


Por Miguel Montalván
Miami 11-17-2012
 
Miguel_MontalvanAnte la aproximación del cierre de ciclo de la actual humanidad, la divina ley ha insertado en el cerebro de los productores cinematográficos las diferentes y variadas catástrofes en la que pudiese sucumbir la raza humana, filmes como 2012, “Un día después, El libro de Elí o el libro de los misterios”, nos narran y visualizan la interpretación de cómo será el nuevo habitad de nuestra raza después de dichos cambios geológicos.
 
Todo estos filmes tienen como revelación las diversas profecías, especialmente la biblia, en su sagrado libro “El Apocalipsis” en donde después de 2.000 años en que Krestus Jesús entregara sus átomos para ampliar la existencia de la misma sobre esta esfera, sacrificio, inmolación u holocausto que se cumplen en estos días de caos que hoy está viviendo la humanidad.
 
EL filme “El libro de Elí o El libro de los misterios”.
 
El aterrador filme se inicia en un tétrico bosque de árboles áfilos o sin hojas como introducción de lo que es la esfera en escombros de manera generalizada, de los que fueron los elementos con centros pensantes que nos entregaban un nivel de vida de calidad como son nuestros hermanos de la flora y fauna.
 
El personaje principal de esta obra cinematográfica tiene por nombre Elí, un sobreviviente de una terrible guerra atómica; 31 años después, La Divina Ley de Dios, le entrega la misión de llevar a un lugar seguro el único ejemplar de la biblia que ha subsistido, para que la nueva raza del futuro tenga presente la historia de la humanidad.
 
En su peregrinaje para cumplir su misión, Elí atraviesa la destruida Gea de lo que fue Norteamérica hasta ubicar el Oeste, o lo que le sobrevivió a California; en dicha odisea tiene que hacerle frente a sobrevivientes de la hecatombe nuclear, totalmente degenerados, violentos, asesinos, caníbales, que se alimentan de carne humana como execrable ingesta para subsistir.
 
La llegada de Elí a un pueblo dentro de su itinerario en donde la gente de igual forma que hoy día, son gobernados por tiranos, siendo regido dicho pueblo por una persona que ejerce el dominio por medio del terror, al controlar un recurso de vital importancia en aquellos días, como es el agua que al igual que el oro, que hoy atesora la humanidad; dicho tirano de nombre Carnegie dirige una banda de guaches y asesinos quienes tratan de conseguir por todos los medios una biblia que de manera causal posee Elí.
 
La trama continúa, cuando Elí se resiste y rechaza unirse como sicario al poderoso personaje y en su noche de reposo en dicho pueblo, se le trata de persuadir a quedarse por medio de dos bellas damas y aceptar la oferta de ser un matón más; de manera involuntaria, una de las damas en una intervención con Elí, le hace saber del interés del matón por la existencia de la biblia; allí se origina una corta cacería con el propósito de despojarlo de su biblia, sagrado libro que defiende con poderes divinos otorgados por Dios.
 
La confesión e interés de Carnegie de conseguir la biblia según sus palabras, es que esa sagrada ciencia de Dios, ha sido un instrumento desde antes de que la tierra fuera destruida; fue en su momento un vehículo para dormir las conciencias de los hijos de Dios en la tierra, razón por las que fueron quemadas todas las biblias de la época, culpando a Dios y la biblia por dicha destrucción; la cacería termina cuando a Elí le roban la biblia, más no pueden quitarle la vida; en la travesía de llegar al Oeste le acompaña una dama que con los genes de Dios en su materia identifica a Elí como un enviado de Dios, La Isla de San Francisco y su ciudad es una vez más, escenario de los días finales de la humanidad; en donde un remanente de Dios logró sobrevivir a este castigo de la misma raza humana.
 
Para desmitificar o simplificar el sublime mensaje de dicho filme, lo iniciamos de manera cronológica afirmando que ni Dios ni la sacra biblia son culpables de la destrucción de la madre tierra; los verdaderos responsables son la ciencia materialista, egoísta, inhumana y las bestias humanas que hoy día han convertido nuestra bella esfera en un valle de muerte, en donde hasta el aire que respiramos está enfermo; el tirano Carniegie, ante sus afirmaciones que la biblia es empleada para el mal y de manera caprichosa, en su interpretación otorgó poderes ilimitados a quienes ejercieron el verbo y la palabra de Dios acaparando enormes riquezas producto de lo Maldonado, dormirle la conciencia, sumiéndole en tinieblas el alma y el espíritu, predicándonos un Dios violento, vengativo y lejano; cuando Dios es todo amor y cuando tuvo cuerpo físico nunca exigió riqueza para él.
 
La recuperación de la biblia en manos del tirano no tiene ningún valor, por los cuales sacrificó cientos de vida en el empeño de obtenerla. La redacción de la última biblia, según el filme, está escrita en sistema Braille para ciegos y es que el mensaje es más que claro, pues esta última biblia nos ilustra la ceguera espiritual de la humanidad, que ni aún leyéndola, por no entenderla, no cumplen ni con un mínimo de lo que Dios nos indica por medio de la misma, lo que él nos indicó que hiciéramos cuando él tuvo cuerpo físico como Jesús Cristo. La Isla de Alcatraz. Que es el destino final de Elí, aún sin biblia en su poder logra redactar de manera verbalizada los sacros libros de la biblia iniciados por el Génesis
 
Y es que Elí con la sabiduría de Dios en sus huesos, en su sangre y en su conciencia despierta, tenía la historia del sacro libro en su mente que podemos rescatar los hijos de Dios del sublime mensaje de los cielos a través de la cinematografía…
 
Nuestro Señor Jesús nos enseño el camino de la fe para no tener confusión ni dudas acerca de su amor por nosotros.
 
El mismo ladrón Dimas, reconoció la divinidad de Dios en la cruz y al ver la paciencia y humildad con que el justo Jesús agonizaba, no pudo contenerse y exclamó:”Señor, cuando estés  en tu reino acuérdate de mi” Jesús legó al mundo desde la cruz el libro de la vida y la sabiduría espiritual, un libro para ser valorizado y comprendidos por los hombres a lo largo de los siglos, las eras y las edades, la sacratísima biblia.
 
No esperemos amar a Dios, en ríos y pena de dolor, hagámoslo ahora sanos y conscientes respetando sus leyes y sus obras, estas son las llaves que nos abren los reinos de la inmortalidad.
 
En el Film quieren responsabilizar a Dios y a la sagrada biblia de la destrucción de la tierra, pero es el hombre el que ha llevado la ciencia al límite por abrazar su materialismo.
 
Porque la ciencia inspirada en el ideal espiritual del amor del bien y del perfeccionamiento, puede ir mucho más allá de donde el hombre la ha llevado. La prueba de que nuestro adelanto científico no ha tenido por móvil el amor de los unos a los otros, es la degeneración moral de los pueblos, es la guerra fratricida, es el hambre y la miseria que reinan por doquiera, es la ignorancia en materia espiritual.
 
Llenas de orgullo se levantan las grandes ciudades y naciones pregonando su poderío, amenazando al mundo con sus armas, haciendo alarde de inteligencia y ciencia, sin darse cuenta de lo frágil que es el mundo falso que han creado, pues bastará un débil toque de la justicia divina para que este mundo artificioso desaparezca. Si aún la tierra existe, es por el amor que Dios tiene a la humanidad.
 
El autor es nicaragüense
Periodista y comentarista de radio en Miami Florida

 

Noticias de Interés

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario

Usamos Cookies