3 agosto 2021

Algunas huellas dejadas por el maestro constructor italiano Mario Favilli: La Casa Favilli, la fábrica de ladrillos, capilla de Ánimas, mansión de don Ernesto chamorro y otras

Mario Favilli Bandecci en sus anos de juventud


Granada, Nicaragua
Sábado 19 Octubre 2013
Augusto Cermeño
Primera de dos partes
 
Mario Favilli Bandecci en sus anos de juventudDon Mario Favilli, maestro constructor italiano, dejó en Granada bien estampada sus huellas, su firma de gran maestro, de esos maestros que dejaron de existir desde hace mucho tiempo, cuando se construía para seguridad de las familias y la comunidad.
 
El arquitecto, maestro constructor y escultor Favilli, según conversación con  nuestro amigo Danilo Cáceres, construyó muchos edificios, casas granadinas y hasta templos que están hechos como para la eternidad, de la misma forma en que existe ese maravilloso tesoro de la humanidad llamado Coliseo Romano, con más de 2 mil años de existencia.
 
Don Mario Favilli Bendicci diseñó y construyó su casa en 1925, la que se puede observar incólume, hermosa, bella, eterna, fuerte como los rieles y poderosas bases sobre las que se sostiene la estructura de cuatro pisos, incluyendo el “palomar” que don Mario construyó para distraerse un poco alimentando a las palomas de Castilla.
 
Es una de las primeras viviendas granadinas donde se utilizó el concreto armado. “Las puertas, ventanas, verjas y vidrios de la vivienda fueron traídos de Italia, así como los ladrillos del piso y el mobiliario de la mayor parte de los ambientes. En 1954-55 se construyó el tercer piso, observándose la misma disposición de puertas y ventanas de los pisos inferiores para conservar la unidad estilística del edificio”, se lee en el Catalogo de Bienes Patrimoniales de Granada, Nicaragua.
 
Agrega el documento municipal de Granada, que: “El tercer piso se caracteriza por poseer una cubierta mansardada, mostrando cierta influencia francesa en el aspecto formal”.
 
De estilo Ecléctico
 
En el Catálogo de Bienes Patrimoniales se le clasifica como una casa de estilo Ecléctico (que combina varios sistemas y estilos constructivos). Todas las ventanas están protegidas con verjas de hierro forjado, que se puede observar en todo el edificio.
 
La “combinación de estilo, incluye volumetría, fachadas y aberturas con distintos efectos visuales sobre el inmueble. Ocupando una esquina, presenta una confluencia de planos, cuya fachada Este muestra dos aberturas principales: en el primer cuerpo un acceso principal delimitado por dos columnas, con base mediana y capitel corintio, dos ventanas con arco de medio punto mediano y molduras, más tres ventanas rectangulares molduradas”.
 
Luego, se lee el texto de la Dirección de Patrimonio Cultural, “prosigue un segundo cuerpo definido por la sucesión de vanos y macizos. Se repite la disposición de dos columnas lisas con capiteles corintios en la primera abertura. Un macizo, cuyo centro lo ocupa un par de ventanas de medio punto, y un balcón con modillones terminan de definir la fachada Este”.
 
Las paredes de la Casa Favilli fueron construidas de materiales diferentes: Adobe, Taquezalt y Concreto. Se utilizó ladrillo de barro, piedra cantera, madera, bloques de Chiltepe, bloques de Concreto, cal y canto.
 
Favilli construyó también, según Danilo Cáceres, la mansión de don Ernesto Chamorro Benard, ubicada contiguo a la Casa Favilli. El gran maestro constructor y artista italiano participó en la construcción de la antigua casa presidencial, el monumento a Rubén Darío, en Managua; la remodelación de la iglesia de Guadalupe, en Granada; la cúpula de Catedral de Granada, y la construcción de la escalera de la mansión Pellas, inspirado en la de su casa de habitación, según información tomada de un libro de la Dirección de Patrimonio Cultural, pagina 72. 
 
Ladrillería Favilli
 
Ladrilleria FavilliFavilli construyó también, de su propiedad, una casa donde primero instaló una fábrica de jabón que, según don Danilo Cáceres, no dio los frutos deseado por lo que más tarde instaló en el mismo edificio una fábrica de ladrillos en 1915.
 
La casa de la Ladrillería, fue construida de adobe, con rieles que atraviesan todo el edificio, de sur a norte, para deslizar sobre estos un carrito con ruedas de hierro, igual que los del tren. Estos se utilizaban para cargar los ladrillos a las carretas y carretones que llegaban a la fábrica.
 
El edifico ha sufrido cambios radicales en su estilo constructivo, al construirse un galerón enorme, donde se fabrican los ladrillos  materiales para la construcción que se siguen haciendo en este histórico lugar granadino, que comenzó a operar en 1928, según Cáceres.
 
En una parte localizada en el fondo del edificio, hacia el sur, se puede ver aún una pared de adobe, en parte, y de taquezalt en otras partes. Aún existen pilas de los tiempos en que Favilli inició labores de la fábrica de Jabón, que no le dio frutos.
 
Cáceres nos invitó a recorrer parte del edificio, mostrándonos viejas máquinas traídas de Italia, por el maestro constructor. Tomamos nota de una prensa Costruzioni Darema Meccaniches Chiavari, Made in Italy.
 
La Ladrillería mantiene su frontis original, construido en los años 50. Los propietarios del inmueble, actualmente, son los herederos de Favilli, sus nietos, aunque la fábrica es propiedad de Cáceres.
 
Danilo mantiene bajo conservación estricta algunos muebles como un enorme gabinete de madera, con divisiones, para guardar los sombreros que mucho se usaban a principios del siglo XX. También se conserva una caja fuerte y otros objetos, entre ellos viejas máquinas y equipos.
 
Esta fábrica de ladrillos fue la primera instalada a nivel nacional. 
Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario

Usamos Cookies