27 noviembre 2021

Agricultores californianos se quejan de contaminación que producen las petroleras

Internacionales

LOST HILLS, CA - MARCH 24:  Pump jacks are seen at dawn in an oil field over the Monterey Shale formation where gas and oil extraction using hydraulic fracturing, or fracking, is on the verge of a boom on March 24, 2014 near Lost Hills, California. Critics of fracking in California cite concerns over water usage and possible chemical pollution of ground water sources as California farmers are forced to leave unprecedented expanses of fields fallow in one of the worst droughts in California history. Concerns also include the possibility of earthquakes triggered by the fracking process which injects water, sand and various chemicals under high pressure into the ground to break the rock to release oil and gas for extraction though a well. The 800-mile-long San Andreas Fault runs north and south on the western side of the Monterey Formation in the Central Valley and is thought to be the most dangerous fault in the nation. Proponents of the fracking boom saying that the expansion of petroleum extraction is good for the economy and security by developing more domestic energy sources and increasing gas and oil exports.   (Photo by David McNew/Getty Images)Los agricultores de California, además de combatir la constante sequía, ahora se enfrentan a un grave problema de contaminación del agua por la acción de las petroleras, debido a que la práctica del ‘fracking’ hace que se inyecte líquido a presión con varios químicos nocivos para el ser humano.

Un reciente estudio elaborado por investigadores de la Universidad de Oregón y la Universidad de Cincinnati (EE.UU.) ha determinado que la práctica de fracturación hidráulica posee graves efectos contaminantes en la salud humana (aumenta el riesgo de enfermedades respiratorias y cáncer) y en el medioambiente de las zonas próximas a las que se lleva a cabo, debido a la liberación de hidrocarburos aromáticos policíclicos (PAHs).

Tom Frantz, un agricultor del Valle Central de California, lleva toda la vida cultivando almendras y, como todos sus homólogos de la zona, está sufriendo las consecuencias de una sequía devastadora, adaptándose en la medida de lo posible a la misma. Sin embargo, no todas las industrias están haciendo lo mismo. «Estamos en un área perfecta para la agricultura, con una buena fuente de agua que llega desde la sierra (…) Ahora sufrimos una sequía, sin embargo las compañías petroleras continúan usando miles de millones de litros de agua potable cada año, mientras la contaminan», afirma Tom.

En numerosas zonas de California conviven miles de hectáreas destinadas a la agricultura con centenares de pozos petrolíferos, cuya bomba de extracción vierte constantemente agua y químicos, como la benzina o el arsénico, muy dañinos para el ser humano. Estos químicos, al llegar al subsuelo, contaminan las plantaciones.

Los grupos de activistas denuncian que estos casos se están repitiendo en todos las zonas donde el ‘fracking’ ha hecho acto de presencia. «Las consecuencias de la fracturación hidráulica y este tipo de prácticas de extraer minerales del subsuelo son muy graves, no solo para la agricultura sino para el agua, y causa distintos tipos de contaminaciones en comunidades de ciertas regiones», afirma Arturo Carmona, activista del grupo Presente.org.

Tom establece que la contaminación por ‘fracking’ puede ser la sentencia de muerte para los agricultores. «Si la contaminación llega a nuestras producciones de naranjas, uvas y almendras, y éstas se venden en diferentes mercados del mundo o incluso aquí en EE.UU., entonces nuestra reputación caerá en la ruina (…) no se puede poner en riesgo el futuro de la agricultura para sacar hasta la última gota de crudo lo más rápido posible», sentencia.

Noticias de Interés

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario

Usamos Cookies