4 agosto 2021

Varias familias leonesas deambulan por Granada vendiendo juguetes y caramelos, durmiendo en los corredores de la Plaza de Los Leones y con un niño tierno

 

Departamental 
Granada, Nicaragua 
Sábado 23 Agosto 2014
Augusto Cermeño
 
El miércoles 20 de agosto (2014), nos encontramos durmiendo en el piso, sobre el corredor externo de la Casa de Los Leones, a dos familias que se dedican a vender juguetes y caramelos, con tan pobres recursos que no tienen ni para pagarse un lugar donde dormir.
Ellos duermen en el suelo, desde el 15 de agosto, cuando llegaron de León, en busca de vida en Granada, realizando las ventas de manera ambulante, en el parque Central y en el Malecón, entre otros sitios.
 
Hablamos con Luis Flores, originario del barrio “Aracely Pérez”, quien anda acompañado de su compañera, Kenia Robles y su tierna hija Evelin, de 8 meses de edad. La bebita, estaba acurrucada en el pecho de su progenitora, Kenia, ambos metidos en una colcha, pero un tanto abrigados. 
 
Kenia, Luis y Evelin aún dormían, cuando eran las 11 de la mañana del miércoles 20 de agosto. Me atreví a despertar a Luis, para que diera algunas declaraciones sobre infortunio. Dijo que se dedicaba a vender juguetes, gafas y dulces.
 
Valoró que las ventas están bajas y que se mantendrán hasta el lunes 25 de agosto, en busca de mejorar sus ventas durante el Carnaval. Considera que en León mejoran las ventas sólo en días festivos.
 
Las necesidades fisiológicas las resuelven hablando con alguien que les facilite el servicio o de otra manera, en los llamados “cuartos verdes”. No es raro encontrarse en algunas aceras de Granada desechos fecales y humedad de orines.
 
Sobre la seguridad de la familia de Luis, dice que él pasa vigilante toda la noche, para protegerse de los huele pega o de vagos, borrachos consuetudinarios que ocupan los corredores externos de las casonas coloniales para dormir.
 
Hasta el momento de la conversación que sostuvimos con Luis, no han tenido problemas con nadie, a la hora del descanso nocturno. Luis, de 27 años, dijo que conoció a Kenia, quien tuvo un marido que no le cumplía y la maltrataba. Ella es mayor que él, pero se las ingenian para sobrevivir de la venta ambulante.
 
Luis sacó a Kenia de una relación en la que predominaba la violencia intrafamiliar, por lo que él la invitó a salir de ese infierno, donde había una especie de guerra de familia, toda una situación terrible, en la que se daban enfrentamientos violentos.
 
La situación de Luis y Kenia no es tan “bonita” que se diga, pero se sienten mejor que viviendo en una pequeña vivienda “en la que viven muchas personas”. Luis llegó a enfrentar al anterior compañero de Kenia, al que enfrentó con un garrote. 
 
Nelson encontró una familia 
 
Por su parte, Nelson José Loaisiga Reyes, miembro del grupo familiar de vendedores que duermen en los corredores del sector de la Plaza de Los Leones, dijo que andan con la señora María Isabel Mayorga, propietaria de la mercadería que venden. 
 
 
María Isabel les da para vender y ellos sacan alguna ganancia. Nelson dice que hace 7 años perdió a su mamá, a su papá, dos hermanos y la señora Mayorga lo ha visto como un hijo.
 
Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario

Usamos Cookies