3 agosto 2021

Para Adela Mejía Sánchez “La Marucha”, las leyes no se aplican: dijo eso cuando vio pasar un auto con parlantes haciendo un ruido ensordecedor y “nadie le dice nada”

 

Departamental 
Granada, Nicaragua 
Sábado 16 Agosto 2014
Augusto Cermeño
 
Para Adela Mejía Sánchez, muchas leyes son burladas por ciudadanos que las ignoran y no hay quien los ponga en su lugar. Puso el caso de un auto parlante que circulaba por el comercio con volúmenes a altos decibeles, que son prohibidos por una Ley que no se aplica.
“Es lo mismo que te digo, estamos desmoralizados, porque aquí debe haber un orden. Vea que, el que sale, tiene que ir a pedir un permiso a la policía, donde le orientan el volumen que debe usar, según la Ley”, expresa Adela.
 
“No, es una vulgaridad, nosotros mismos nos hacemos v… La Ley no la acata, aquí nadie. Aquí viene el policía y le dice: bájale a eso y le baja. Se va el policía y le vuelve a subir, y que como m… dice”, comentó “La Marucha”.
 
“La Marucha” dispuesta a entregar acera que ocupa si le dan un kiosquito en Xalteva
 
Adela Mejía Sánchez, en conversación con LAVERDAD, nos dijo que ella se ha enterado de que la Alcaldía está sacando de las aceras a los comerciantes que las ocupan, en lo que es el sector que va de Los Portales hacia el norte.
 
Dice que ella está dispuesta a entregar el lugar que ocupa, con venta de comida rápida nicaragüense, si le entregan un kiosquito en Xalteva. Considera que la Alcaldesa está siguiendo “orientaciones de la cooperación externa. No tiene por qué venir otro país a mandar aquí, eso es insólito”, comentó.
 
Denunció a gente que vende tramos
 
Adela denunció a “gente que vende los tramos en 15 mil (córdobas), en 12 mil. Qué es esa m… acaso son dueños de la calle. Aquí me vinieron a ofrecer 10 mil por el mía, pero aquí nacía, aquí voy a morir”, dijo.
 
Dijo que tiene 61 años y que “ya no me dan trabajo en ninguna parte. Padezco de presión alta, del azúcar, de artritis y la gente del pueblo es la que me mantiene. Cómo va a ser justo de que nos van a ir a meter donde las pescaderas, dentro del mercado”.
 
“Si no vendemos aquí, mucho menos que vendamos allá, metidos, primero. Segundo, ese señor que le dicen “Baratillo” tiene 7 u 8 mesas. Tiene reales para tenerlas. Vino de Costa Rica despatriado y vino a poner ese cachimbo de trastes”, se quejó.
 
“Aquí nomás, Toño, el que toca la guitarra, hasta un furgón tiene atrás, para acarrear diario, en beneficio de Molina, el papá de las gemelas. Ahí dejan todos los trastes y ahí paga. Dijo la Alcaldesa: tres ladrillos para que la gente pase normal, ahí están los tres ladrillos”, dijo.
 
Considera que todo “es un relajo. A la señora que mataron aquí en la esquina del mercado fue por ese relajo”. Dijo que en el Mercado “la fulana de tal está afuera, adentro tiene la bodega…”.
 
Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario

Usamos Cookies