22 octubre 2021

Fritanga y venta de chicles y caramelos bloquean acera a peatones: es una clara exposición de las personas al peligro

 

Departamental
Granada, Nicaragua
Sábado 14 Junio 2014
Augusto Cermeño
 
Don Octavio Dávila, comentó a LAVERDAD la ocupación de un buen tramo de acera en el sector frente a Los Portales o Tiangue Número Dos, por parte de un negocio de fritangas y una venta de caramelos y chicles.
 
Dávila dijo que tal situación la ha experimentado él mismo, cuando pasa por el lugar, en horas de la noche, luego de sus actividades religiosas, junto con su esposa.
 
Siente que al pasar por ese lugar, se exponen mucho a ser atropellados, ya que deben bajarse a la calle porque la fritanga, felizmente, ocupa la acera totalmente, igual que la venta de caramelos y chicles.
 
El asunto es que nadie regula esto y solo se escuchan los lamentos cuando surge la fatalidad, y es hasta entonces que se ve el problema. Dávila cree que el problema debe verse antes y no esperar la fatalidad.
 
“He notado que hay un peligro, especialmente en la esquina donde fue la óptica matamoros hacia el lago. Estos negocios obstaculizan el paso peatonal de los ciudadanos, entre las 5 o 6 de la tarde y 7 u 8 de la noche”, relató Octavio.
 
Valora que “en ese sector el tráfico es nutrido, especialmente a esa hora (6 o 7 de la noche). Uno tiene que obligadamente bajarse a la calle, al pavimento, para poder pasar esa esquina”.
 
Para Dávila “eso representa un peligro de todos los transeúntes que ahí pasamos. Recordemos que es una intersección de cuatro esquinas y el tráfico da vuelta de la atravesada hacia el Parque Central”.
 
Ese esquema de cosas “agudiza más el peligro de un atropellamiento. Si no ha sucedido, demos gracias a Dios. Los señores del negocio deben tomar las precauciones necesarias, dejar libre el paso peatonal por la acera, a la hora que ellos están desarrollando su actividad comercial”.
 
La acera la ocupan para poner sillas, el carretonsito de la fritanga, las hornillas. Más adelante el negocio de caramelos y cigarros, pone un canasto en medio y unas sillas 
 
Produce tremenda humareda contaminante
La fritanga que se instala frente a los portales, cerca de un casino, contamina el ambiente con una humareda tremenda, que hace difícil respirar, según el ciudadano Octavio Dávila.
 
Dijo que la fritanga trabaja con carbón o leña, produciendo mucho humo. Dávila no sabe “por qué no se ha puesto cartas en el asunto”. Indicó que “el ánimo es que se regulen las cosas, de modo que ellos ganen su sustento y los ciudadanos puedan transitar tranquilos sin contaminación y sin obstáculos en las aceras”.
 
Fritanguera aseguró que da pase a peatones, pero… 
 
Visitamos la fritanga de la que nos habló don Octavio Dávila, y comprobamos que la acera está bloqueada y logramos ver que grupos de hasta 20 turistas se bajaron a la calle para seguir caminando, con el riesgo de ser atropellado.
 
Cuando le hablamos a la propietaria del frito, Alina Garay, el problema que ocasiona al bloquear la acera, que es un área pública peatonal, nos expresó que ella da pasada.
 
La verdad es que la acera estaba ocupada con sillas y mesas y las personas deben bajar a la calle arriesgando su vida. La ayudanta de la señora Garay nos dijo, muy tranquilamente: “aquí hay pasadita padre”. Mientras la señora Garay manifestó: “Estamos abajo, no estamos arriba”.
 
La verdad es que mientras la señora Garay está con su fritanga abajo, arriba está lleno de sillas y una mesa. Y en ese momento pasaban un fuerte grupo de turistas. “Es que a ellos les gusta caminar por la calle”, dijo la ayudanta. La verdad es que los turistas se lanzaron a la calle por la falta de acera. Más adelante subieron a la acera.
 
La transmitimos el mensaje que da el señor Dávila a la señora Garay y a todo el que bloquea aceras, que “está bien que trabajen, que se ganen la vida, pero que permitan a los peatones protegerse, caminando por la acera, su zona de seguridad natural en una ciudad”.
 
Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario

Usamos Cookies