1 agosto 2021

“El Recodo”, un bonito nicho turístico, sitio de vieja data: convertido en un lugar que atenta contra el medio ambiente y la salud de vecinos y transeúntes

 
Granada, Nicaragua
Sábado 08 Febrero 2014
Augusto Cermeño
 
El Recodo, casa vecina a la de dona Julia Abella, a la izquierda“El Recodo”, un bonito nicho turístico de Granada, que está en la lista de casas antiguas de Granada, penosamente se ha convertido en un lugar que atenta contra el medio ambiente y la salud del vecindario, en el sector de El Palenque.
 
Doña Julia Abella, requirió nuestra presencia en el lugar y efectivamente logramos ver desechos fecales, basura y malos olores que dejan las orinas de los caballos que llegan en coches cargados de turistas, a los que supuestamente se les invita a ver la casa “donde vivió el filibustero William Walker”.
 
La señora Abella, dijo que se dirigió a Irene Arévalo Guerrero, ex Ministra de Turismo, buscando una solución a un problema de higiene que amenaza la salud de los Morales Abella.
 
Dice que han buscado como lavar para minimizar el tufo pero el problema persiste.  Indicó que en el sitio “duermen borrachos, mujeres con sus parejas, hacen todo lo que ellos quieren, lo que para mí eso no es correcto”.
 
 La basura se acumula en El Recodo.Considera que “eso ya no es un centro turístico, como se aparentaba antes. Doña Irene, la dueña de la casita ya no tiene celador. Incluso, mi hijo te podrá mostrar las fotos que hizo con su celular, para tener evidencias”.
 
Agregó que las pilas, bebederos de los caballos cocheros, cuando tienen agua son utilizados por los borrachos e indigentes como una tina de baño. “Los borrachitos se desvisten y se bañan”.
 
Ante la falta de alguien que les llame la atención, el hijo de doña Abella, César Augusto Morales Abella, sale y les invita a corregir, pero tiene como respuesta amenazas con machete, según la señora Abella.
 
“Yo quiero evitar 100 problemas, todos los problemas que pueda evitar. Incluso, una vez salió un hombre desnudo que vieron mis nietos y se asustaron”, expresa Abella. El problema “lleva meses”.
 
Refiriéndose al Ministerio de Salud, MINSA, la señora Abella nos dijo que “el MINSA no dice nada”. Según Morales, el MINSA habló de mandar a supervisar el lugar y “no vinieron, nadie ha venido”.
 
“Fui a la policía, porque me amenazaron y no hicieron nada”, manifestó Morales. Visitamos a la licenciada Irene Arévalo Guerrero, en su casa, pero no estaba, por lo que le dejamos teléfonos donde podía localizarnos para ver el tema, pero no hubo comunicación.
Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario

Usamos Cookies