1 agosto 2021

Cardenal Brenes “es un hombre bondadoso y sensible hacia la humanidad”, opina don Manuel Ibarra Lacayo, uno de los propietarios del histórico Kioscos de doña Modesta


Granada, Nicaragua
Sábado 18 Enero 2014
Augusto Cermeño
 
El Cardenal Brenes abraza a su amigo Manuel Ibarra Lacayo en visita al Kiosco de doña ModestaEl nombramiento de Monseñor Brenes, Arzobispo de Managua, como Cardenal, considerados Príncipes de la Iglesia, ha impactado a miles de católicos granadinos, uno de ellos el propietario del histórico Kiosco de doña Modesta Lacayo, Manuel Ibarra Lacayo, Mañi.
 
“Mañi”, como cariñosamente lo llaman sus amigos, nos habló sobre los lazos de amistad que existen entre ­él y el nuevo Cardenal nicaragüense, de modo que lo ha tenido en varias oportunidades con su familia, en las mesas del negocio que vende el mejor vigorón y chicha de maíz granadinos.
 
Ibarra recuerda cuando en una ocasión vino el ahora Cardenal y Arzobispo de Managua a disfrutar con toda su familia del vigorón granadino e invitó a Ibarra a sentarse en su mesa. Se tomo algunas fotos que LAVERDAD tomó en ese momento, para graficar entrevista con el Arzobispo.
 
Degustar de un dlicioso vigoron es un gusto que el cardenal Brenes se da con su familia en el kiosco de doña ModestaBrenes llegó en ese momento, hará unos ocho meses, en 2013, con su mamá, la que disfrutó unas deliciosas moronguitas que Ibarra le mandó a preparar, a petición de la dama.
 
Manuel valora que el Cardenal Brenes es un hombre humilde, muy sociable, un hombre preocupado por los pobres, considerando que “es de los hombres que necesita Nicaragua”.
 
Ibarra destaca la actitud permanente de Brenes, quien al llegar al Kiosco de doña Modesta, “lo primero que hace es abrazarme, yo lo abrazo, sin que esto signifique que sea un tipo adulador, mucho menos metido ni arrastrado…”.
 
Manuel dice tener mucho tiempo de conocer al Cardenal Brenes, al que considera “de los hombres que dicen la verdad. Porque hay artistas, peloteros que les da miedo decir la verdad, les da miedo hablar de sus raíces”.
 
Ibarra considera que esa actitud de Brenes, de hablar y llegar a decir “que el viene de abajo, que es producto del sacrificio de una madre que lavaba y planchaba ajeno, de padre carpintero, es una personas única y admirable”.
 
“Es como que yo te lo diga: mi mamá fue planchadora, mi papá fue inspector del Instituto Nacional de Oriente. Eso de que a su mamá le haya costado, desde que salió uno del vientre hasta donde estamos ahorita, dignifica”, valora Ibarra Lacayo.
Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario

Usamos Cookies