21 septiembre 2021

Todos los defectos les pueden poner a los taxistas, pero andan por el camino de la legalidad y su causa es justa

Asi Pensamos

Por Augusto Cermeño

IMG_9329Los que adversan a los taxistas por su protesta, pueden argumentar todo lo que quiera: servicio malo, que no es en general; algunos no te hacen caso, te cobran más de la cuenta en algunas carreras, lo que no es generalizado, son casos; no te ayudan a subir y bajar maletas, como lo hacían antes los viejos taxistas granadinos; algunos te dan malas respuestas, te maltratan; algunos te dejan donde ellos quieren, no donde el pasajero pidió y dio la dirección de la carrera y en fin son muchos los defectos. Pero la verdad es que ellos andan en vehículos con placas autorizadas, con permisos de operación Municipal, cumplen con el pago de los impuestos anuales, pago de seguro y todo lo demás que exigen las leyes de Nicaragua.

El problema es cambiar y poner otros que, dizque,  darán un mejor servicio al usuario: eso no es cierto. Cobran igual y son más solícitos porque necesitan trabajar para llevar el pan de cada día al hogar. Aunque algunos hacen lo mismo que critican a los legales, no te dan el servicio a como se debe o simplemente no te llevan, ni te vuelve a ver, mucho menos que te expliquen por qué no te llevan. Una vez que lleguen a tener las preciadas placas, la misma situación tendremos, la misma queja del mal servicio.

Vocación de servicio

IMG_9322Pero ¿cuál es?, entonces, el problema, el problema es, por un lado, de educación, en la que tuvieron la oportunidad en la Escuela Taller, de recibir hasta cursos de inglés, de buenos modales, de relaciones humanas y muchas cosas más. Pero esa educación algunos la aprovecha y cambian, pero hay una gran mayoría que por un oído les entra y por el otro les sale. Se necesitan mayor capacitación, más cultura del taxista que tiene vocación de servicio.

La verdad es que muchos entran a este campo por una necesidad laboral y no por tener vocación de servicio. Se necesita tener vocación de servicios, para ser taxista. Es lo que pasa con el funcionario público que no trata bien al ciudadano que gestiona algo en una oficina pública. Hay algunos que si están comiéndose un vigoron y se toman el fresco en horas laborales, hacen esperar al ciudadano. Posiblemente haya estudiado contabilidad, secretariado u otra cosas, pero vocación de servicio no tienen.

Defensa de nuestros derechos

IMG_9314Por otro lado está la parte legal. Veamos los derechos de un ciudadano que paga todos sus impuesto y exigencias que se le plantean cuando adquiere un taxi, desde el momento que logra adquirir, por 600 dólares o su equivalente en moneda nacional, las placas, según la ley debe pagar. Luego le llueven montones de impuestos que debe cumplir. Paga sale a las calles a brindar el servicio.

En la comunidad de los servidores del volante, llamados “obreros del volante”, taxistas dueños de taxis, cadetes o dilleros, hay gente profesional, que gente que ha estudiado en universidades como la UNAN y la UNA, con carreras de Economía, Ingeniero Agrónomo, Ingeniero Civil, Zootecnista y hasta doctores en Veterinaria. Son gente con cultura, con educación que andan taxiando porque el trabajo en sus profesiones esta difícil, la mayoría de las veces por problemas de edad. En muchas instituciones prefieren agarrar gente joven y desechan a los más experimentados.

En fin, todos estos señores tienen ganado su derecho al trabajo, su derecho a dar el servicio de taxi y no les agrada que algunos vean en su oficio, la oportunidad de encaramarse sin más ni más, pasando por encima de quienes pagan su derecho y tienen en sus manos todo lo que la Ley 525 y 520 les exige para dar el servicio.

Si andan en lo legal, entonces por qué las autoridades no cuidan esa legalidad, ayudan a resolver lo que en este momento es para la Alcaldía y para la Policía Nacional, un problema, que raya en el desorden y violaciones de los derechos de otras personas, como los pasajeros de un taxi legal que no se une al paro y le ponchan las llantas, o el carro de un ilegal al que le quiebran los vidrios.

Esto nos enseña que donde hay un espacio para la comisión de un delito, puede haber espacio para la comisión de otro, y así, sucesivamente, llevamos las cosas a un descalabro del estado de derecho de los ciudadanos. Cuando se ignora la ley, cosa que las autoridades no pueden hacerlo, porque nadie, en este caso, pude alegar ignorancia de la Ley, mucho menos los guardas del orden y la seguridad pública, los que ven por el cumplimiento de la Ley y a los que incumplen se los llevan presos.

Si alguien roba un chanco o una gallina, va preso, lo lanzan como cerdo dentro de la tina de la camioneta de la patrulla policial. El que le encuentra un pinche cigarrillo de mariguana, va preso; el que asalta, va preso y todo el que viola la Ley debe ir preso, pero hay ciertos sectores intocables, a los que no les hacen nada. Roban grandes cantidades al erario público, despilfarran y no les hacen nada.

Pero, en el caso de los taxistas, estos llevan más de ocho años luchando por trabajar por la vía correcto y no aceptan “socios piratas”, no aceptan que gente que no paga nada, que no cumple con la Ley, ande bajo su cobija. Y tiene razón, de la misma forma que tiene razón el usuario que los critica por su mal servicio. Pero eso es una lucha permanente, de denuncia permanente, de educación, y no anula el derecho de los taxistas a pelear por sus derechos, que ellos pagan a un alto costo.

La Alcaldía, debe actuar, no dejar esto para otro período de Gobierno del FSLN en el Municipio de Granada. Dejarlo, sería como incurrir en algo que hiele mal y debe corregirse a tiempo. Muchas personas dicen que la alcaldesa es honrada y honesta, que de pruebas de eso y que busque como solucionar el problema en conjunto con las autoridades de policía y el MTI, de ser necesario.  Hacer el famoso estudio de factibilidad y que se pase a proveer la ciudad de más placas y ordenar el transporte municipal, ¡YA!

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario

Usamos Cookies