21 septiembre 2021

Todo indica que Daniel Ortega podría ganar las elecciones “sin robarlas”, pero tiene en su contra lo inconstitucional de su candidatura

Daniel Ortega


Granada, Nicaragua
Por: Augusto Cermeño
 
Daniel OrtegaLa situación electoral hasta ahora, en Nicaragua, deja ver, según diferentes medios de comunicación y por las opiniones que predominan en la calle, que el Presidente Daniel Ortega podría ganar las elecciones, teniendo en su contra los vientos constitucionales.
 
Según la Constitución Política de la República vigente, en su artículo 147, inciso 4, segundo párrafo: “No podrá ser candidato a Presidente ni Vicepresidente de la República: a. el que ejerciera o hubiere ejercido en propiedad la Presidencia de la República en cualquier tiempo del período en que se efectúa la elección para el período siguiente, ni el que la hubiera ejercido por dos período presidenciales”. Este es el artículo que permite a la oposición declarar ilegal la candidatura de Ortega.
 
Incluso, el doctor Francisco Aguirre Sacasa, candidato a Vicepresidente del doctor Arnoldo Alemán, de la Alianza Partido Liberal Constitucionalista (PLC) – Partido Conservador (PC), dijo, luego de que se inscribiera la candidatura de Daniel Ortega, llevando como Vicepresidente al general retirado Moisés Omar Halleslevens Acevedo, que impugnarían la candidatura del Presidente Ortega, por inconstitucional.
 
Esto debería “preocupar” a Ortega, pero todos sabemos que eso o le quitará el sueño, tomando en cuenta que las impugnaciones vayan donde vayan no prosperaran. El poder de Ortega es casi absoluto y no es posible detenerlo, por el momento.
 
En un rotativo nacional se le califica a Ortega como el próximo “emperador” de Nicaragua. “Daniel Ortega se convirtió por sexta vez en candidato presidencial. Es el único nicaragüense que ha aspirado en seis ocasiones a dirigir el país. El único que en tiempos de paz controla todas las instancias de poder. El único que mandó a borrar de un tajo un párrafo de la Constitución para poder ser nuevamente candidato”, se lee en un artículo de EL NUEVO DIARIO publicado el domingo 20 de marzo 2011.
 
De otro importante medio de comunicación escrito de circulación nacional sacamos algunos elementos que nos permiten mejorar la visión sobre la situación electoral actual, que a todas luces, da muchas ventajas a Daniel Ortega.
 
Hasta ahora se habla de cinco formulas presidenciales, pero se identifican tres como las que van a la contienda con todos los fierros: Daniel Ortega Saavedra y Moisés Omar Halleslevens Acevedo; Arnoldo Alemán y Francisco Aguirre Sacasa y Fabio Gadea Mantilla en fórmula con Edmundo “El feo Jarquín”.
 
Sergio Garcia Q.Hasta ahora pulsamos a siguiente situación política electoral en Nicaragua:
 
1. En Nicaragua existe una oposición dividida, Ortega Consolidado (38%) y el pacto sigue vigente: 5 fórmulas presidenciales y solo tres con posibilidad: Daniel, Fabio, Arnoldo 
 
2. Sergio García Quintero: “No debieran inscribirse…” pero él se inscribió: doble moral de los viejos zorros de la política. El 9 de marzo se inscribió Fabio y Mundo Jarquín, aún con eso de la ilegalidad del actual proceso electoral, dándole legitimidad a lo ilegitimo.
 
Falsedades y engaños de la clase política, dice García Quintero y el mismo cae en la falla, dominado por ansiedades de poder: también quiere un pedazo del pastel. Anunció su candidatura presidencial ALN. Candidatura de Fabio “el Chigüin de Alemán”, según Quintero, es parte del arreglo Ortega-Alemán.
 
Hasta antes de las reformas electorales del 2000, el porcentaje mínimo para ganar una elección presidencial era del 50% más uno de los votos. Sin embargo, a partir de ahí el porcentaje se redujo a 45 y agregó la excepción de vencer en primera vuelta hasta con el 35% de los votos válidos, siempre y cuando se supere por más de cinco puntos porcentuales al segundo más votado.
 
De manera que los candidatos que se inscribirán en las diferentes tendencias de la oposición tienen como reto mínimo conquistar un voto sólido mayor al 30%.
 
3. Raúl Obregón, Presidente de M&R, precisa que la primera debilidad de Ortega es la inconstitucionalidad y “débil legitimidad” de su candidatura.
 
Carlos TunnermanPara el doctor Carlos Tünnermann la inconstitucionalidad de la candidatura de Ortega pesará profundamente en contra del mandatario
 
4. Tünnermann: “la corrupción galopante contra la que no ha tomado ninguna medida enérgica y el gobierno autoritario y autocrático que pisotea las leyes y la Constitución Política”.
 
Tunerman no cree que Ortega tenga muchas oportunidades en las próximas elecciones, “excepto que capitalice la pobreza de la población y trate de conseguir votos regalando hojas de zinc y sacos con alimentos básicos como los repartidos en las celebraciones de la Purísima”.
 
5. Alianza UNE pasa a la historia y surge Alianza PLI que maneja Montealegre. Tünnermann, además, no descarta que a medida que se desarrolle la campaña electoral y se distingan los liderazgos entre las tendencias de la oposición, ésta al final se una en una sola fuerza, que él estima será la de Fabio Gadea Mantilla, candidato presidencial de la Alianza Partido Liberal Independiente (Alianza PLI).
 
6. Raúl Obregón, gerente general de M&R, cree que el nombramiento de Edmundo Jarquín como compañero de fórmula, permitirá a que la Alianza PLI tenga más posibilidades de simpatía entre los votantes independientes, que son la mayoría de los 3.9 millones de inscritos en el padrón electoral, aunque este registro no está depurado. Lo más seguro es que a Jarquín lo vean como “un mal necesario” o “un tonto útil”, por eso de ser Sandinista. En el seno de la alianza se denota una explícita aversión a todo lo que pueda oler a sandinista, no precisamente orteguista.
 
7. ALN y APRE “en la cuerda floja”: Desaparecen si no reúnen el 4% de los votos necesarios, coinciden Tünnermann y Obregón.
 
Todo este escenario, incluyendo el poderío económico de Ortega, dado al apoyo venezolano, las simpatías evidentes que ha logrado granjear en la iniciativa privada, hasta ahora, el voto sólido del sandinismo, el programa de ayuda a los pobres, con todo y sus defectos, es lo que nos permite ver a un Daniel Ortega ganador.
 
No es creíble que una impugnación logre parar el proyecto reeleccionista del cuestionado candidato sandinista.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario

Usamos Cookies