25 junio 2024

Separatistas vascos de ETA anuncian cese al fuego

MADRID (Reuters) – El grupo separatista vasco ETA, debilitado por una dura ofensiva del Gobierno español y con llamados a una tregua desde el interior del movimiento, anunció el domingo que detuvo sus ataques armados, según publicó el diario Gara en su página en internet.
 
Funcionarios del Ministerio del Interior español se negaron a comentar sobre el video de la declaración, en las que aparecen tres personas encapuchadas vestidas de negro.
Sin embargo, diario local el País dijo que fuentes del Gobierno desestimaron la importancia del anuncio, insistiendo en que el grupo debe dejar las armas "de una vez por todas".
"No anuncia una entrega definitiva de las armas ni el final de la violencia (…) (Es) claramente insuficiente", señaló la fuente al diario.
Gara, una publicación en lengua vasca, no aclaró si el cese al fuego de ETA era permanente o temporal.
 
"ETA hace saber que ya hace algunos meses tomó la decisión de no llevar a cabo acciones armadas ofensivas", indicó la declaración difundida por Gara, en su traducción al español.
 
La banda pidió al Gobierno español que se establezcan unos requerimientos "mínimos democráticos necesarios" que permitan desarrollar un proceso de solución para su pueblo.
"Para llegar al escenario de un proceso democrático resulta imprescindible dar pasos firmes como pueblo", dijo la banda en su comunicado, en el que reiteró un llamado a los agentes políticos, sociales y sindicales vascos a actuar con responsabilidad.
 
ETA es responsable por unas 850 muertes en una lucha de cuatro décadas por la independencia vasca en el norte de España y el sur de Francia, pero la organización se ha visto afectada por el arresto de varios de sus líderes en los últimos años.
 
ORGANIZACION DEBILITADA
 
Los rebeldes no explicaron la razón de la tregua, pero afirmaron que ETA está preparada "para comenzar el proceso democrático", sostuvo la declaración.
El grupo ha sido seriamente perjudicado por 62 arrestos realizados en los primeros seis meses del año, incluyendo la captura de alto perfil de su líder en una redada conjunta de Francia y España en febrero.
 
El arresto fue un duro golpe para la banda fundada durante la dictadura del general Francisco Franco, que ahora afronta llamados de sus propios partidarios para que ponga fin a su lucha por la independencia vasca.
 
En la portada de Gara aparece la imagen de un video con tres encapuchados con un gran emblema de ETA detrás y flanqueados por la bandera vasca (ikurriña), la de Navarra, y la "Arrano Beltza" (Aguila negra) que suele utilizar la izquierda "abertzale" en sus actos.
 
En el video se escucha la voz de mujer leyendo el comunicado de la banda armada, firmado en septiembre del 2010 en el País Vasco, una comunidad autónoma española.
El ministro del Interior español, Alfredo Pérez Rubalcaba, se reunió con la cúpula de su cartera para examinar el anuncio de la organización armada, que no precisa si la tregua es temporal o indefinida.
 
El Gobierno de Euskadi y la izquierda independentista vasca tenían previsto ofrecer ruedas de prensa para comentar el nuevo cese el fuego de la banda.
En el 2006, ETA declaró un cese al fuego permanente, pero el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, suspendió el proceso de paz más tarde ese año después de que la banda detonó un coche bomba en el aeropuerto de Madrid, hecho que causó la muerte de dos ecuatorianos.
En un punto, quizás un 15 por ciento de los vascos simpatizaba con la lucha por la independencia, que tradicionalmente incluye parte del suroeste de Francia.
Pero el apoyo a la violencia parece estar decayendo en el País Vasco, que ya posee una considerable autonomía política de Madrid. Miembros del brazo político de ETA desean ingresar al escenario político democrático a tiempo para las elecciones municipales del 2011.
 
A éstos les preocupa que el separatismo esté perdiendo terreno en el País Vasco, donde los nacionalistas moderados perdieron el control del Gobierno local el año pasado por primera vez en décadas.
 
(Reportes de Sonya Dowsett y de Itziar Reinlein en Redacción de Madrid, Editado en español por Marion Giraldo).
 

El astrofísico Stephen Hawking descarta a Dios como creador del universo

jueves, 2 de septiembre, 10.18
Londres, 2 sep (EFE).- El científico británico Stephen Hawking afirma en un nuevo libro que la física moderna excluye la posibilidad de que Dios crease el universo.
 
El astrofísico Stephen Hawking descarta a Dios como creador del universo
Del mismo modo que el darwinismo eliminó la necesidad de un creador en el campo de la biología, el conocido astrofísico afirma en su obra, de próxima publicación, que las nuevas teorías científicas hacen redundante el papel de un creador del universo.
El Big Bang, la gran explosión en el origen del mundo, fue consecuencia inevitable de las leyes de la física, argumenta Hawking en su libro, del que hoy adelanta algunos extractos el diario The Times.
 
Hawking renuncia así a sus opiniones anteriores expresadas en su obra "Una Breve Historia del Tiempo", en la que sugería que no había incompatibilidad entre la existencia de un Dios creador y la comprensión científica del universo.
 
"Si llegamos a descubrir una teoría completa, sería el triunfo definitivo de la razón humana porque entonces conoceríamos la mente de Dios", escribió en aquel libro, publicado en 1988 y rápidamente convertido en un éxito de ventas.
 
En su nuevo libro, titulado en inglés "The Grand Design" y que sale a las librerías el 9 de septiembre, una semana antes de la visita del Papa a Gran Bretaña, Hawking sostiene que la moderna ciencia no deja lugar a la existencia de un Dios creador del Universo.
 
En esa obra, escrita al alimón con el físico estadounidense Leonard Mlodinow, Hawking rechaza, según el adelanto periodístico, la hipótesis de Isaac Newton según la cual el universo no puede haber surgido del caos gracias sólo a las leyes de la naturaleza sino que tuvo que haber intervenido Dios en su creación.
 
Según Hawking, el primer golpe asestado a esa teoría fue la observación en 1992 de un planeta que giraba en órbita en torno a una estrella distinta de nuestro Sol.
"Eso hace que las coincidencias de las condiciones planetarias de nuestro sistema- la feliz combinación de distancia Tierra-Sol y masa solar- sean mucho menos singulares y no tan determinantes como prueba de que la Tierra fue cuidadosamente diseñada (por Dios) para solaz de los humanos", escribe Hawking.
 
Según Hawking, que fue hasta el año pasado profesor de matemáticas de la universidad de Cambridge, puesto que ocupó en su día el propio Newton, es probable que existan no sólo otros planetas, sino también otros universos, es decir un multiuniverso.
 
En opinión del científico, si la intención de Dios era crear al hombre, esos otros universos serían perfectamente redundantes.
 
El conocido biólogo ateo Richard Dawkins se felicitó de la conclusión a la que parece haber llegado su colega Hawking: "Es exactamente lo que afirmamos nosotros. No conozco los detalles de la física, pero es lo que he sospechado siempre".
 
En su libro, Hawking no excluye la posibilidad de que haya vida también en otros universos y señala que la crítica está próxima a elaborar una teoría de todo, un marco único capaz de explicar las propiedades de la naturaleza.
 
Eso es algo, recuerda The Times, que han estado buscando los físicos desde la épica de Einstein, aunque hasta el momento ha sido imposible reconciliar la teoría cuántica, que da cuenta del mundo subatómico, con la de la gravedad, que explica la interacción de los objetos a escala cósmica.
 
Hawking aventura que la llamada teoría-M, proposición que unifica las distintas teorías de las supercuerdas, conseguirá ese objetivo.
 
"La teoría-M es la teoría unificada con la que soñaba Einstein. El hecho de que nosotros, los seres humanos, que somos tan sólo conjuntos de partículas fundamentales de la naturaleza, estemos ya tan cerca de comprender las leyes que nos gobiernan y rigen el universo es todo un triunfo", escribe el astrofísico.
 
Hawking da a entender que en lugar de ser una ecuación única, la teoría-M puede consistir en "toda una familia" de teorías inscritas en un marco teórico consistente, del mismo modo en que distintos mapas – políticos, geográficos, topológicos- pueden referirse a una sola región sin contradecirse entre sí.
 

Líderes religiosos critican a Hawking por descartar a Dios como creador

viernes, 3 de septiembre, 09.38
Londres, 3 sep (EFE).- El arzobispo de Canterbury, Rowan Williams, y otros líderes religiosos británicos han criticado al astrofísico Stephen Hawking por descartar a Dios como creador del Universo en un libro de próxima publicación.
 
Líderes religiosos critican a Hawking por descartar a Dios como creador
"Creer en Dios no consiste en como taponar un agujero y explicar cómo unas cosas se relacionan con otras en el Universo, sino que es la creencia de que hay un agente inteligente y vivo de cuya actividad depende en última instancia todo lo que existe", declaró el líder anglicano al diario The Times.
"La física por sí sola no resolverá la cuestión de por qué existe algo en lugar de nada", agregó Williams.
 
El rabino jefe, Jonathan Sacks, señala en un artículo publicado hoy por el mismo diario que "la ciencia trata de explicar y la religión, de interpretar. A la Biblia sencillamente no le interesa cómo se creó el Universo".
 
"La ciencia desarticula las cosas para ver cómo funcionan. La religión las junta para ver qué significan. Son dos empresas intelectuales distintas. Incluso ocupan diferentes hemisferios del cerebro", señala Sacks.
 
El arzobispo de Westminster y primado de la Iglesia católica de Inglaterra y Gales, Vincent Nichols, dijo suscribir totalmente las palabras del rabino jefe sobre la relación entre religión y ciencia.
 
También el presidente del Consejo Islámico de Gran Bretaña, Ibrahim Mogra, atacó las tesis de Hawking y dijo que "si uno mira el Universo, todo apunta a la existencia de un creador que le dio origen".
 
En su libro, "The Grand Design", del que The Times adelantó ayer algunos extractos, Hawking afirma que las nuevas teorías científicas hacen redundante el papel de un creador del Universo.
 
El Big Bang, la gran explosión en el origen del Universo, fue consecuencia inevitable de las leyes de la física, argumenta el científico británico, que ha escrito el libro al alimón con el físico estadounidense Leonard Mlodinow.
 
Según Hawking, el primer golpe asestado a la teoría sobre la intervención de Dios en la creación del Universo fue la observación en 1992 de un planeta que giraba en órbita en torno a una estrella distinta de nuestro Sol.
 
En opinión del conocido astrofísico, es probable que existan no sólo otros planetas, sino también otros universos, y si la intención de Dios era simplemente crear al hombre, esos otros universos serían perfectamente redundantes.
 
Para Dawking, la teoría-M, proposición que unifica las distintas teorías de las supercuerdas, es la teoría unificada con que soñaba Einstein, capaz de reconciliar la teoría cuántica, que da cuenta del mundo subatómico, con la de la gravedad, que explica la interacción de los objetos a escala cósmica.
El biólogo y ateo militante Richard Dawkins, autor del libro "El Espejismo de Dios", declaró a The Times que "el darwinismo expulsó a Dios de la biología, pero en la física persistió la incertidumbre. Ahora, sin embargo, Hawking le ha asestado el golpe de gracia".
 
Por el contrario, para el astrofísico y teólogo David Wilkinson, "el Dios en el que creen los cristianos es un Dios íntimamente involucrado en todo el momento de la historia del universo y no sólo en sus comienzos".
 
A su vez, el presidente de la Sociedad Internacional de la Ciencia y la Religión, George Ellis, rechaza el argumento expuesto por Hawking en su libro en el sentido de que la filosofía no tiene ya sentido al haber sido suplantada por la ciencia.
 
"La filosofía no está muerta. Todo punto de vista está imbuido de filosofía. ¿Por qué la misma ciencia merece la pena? La respuesta es filosófica y emocional. La ciencia no puede responder a la pregunta sobre sí misma", explica Ellis.
 

Hawking: Dios no fue necesario para la creación

jueves, 2 de septiembre, 19.44
JENNIFER QUINN
 
Según el físico y matemático Stephen Hawking, no fue necesaria la presencia de Dios para la creación del universo.
 
En su nuevo libro "The Grand Design", que se podría traducir como "el gran diseño", el científico dijo que el universo se explica mediante una serie de teorías complejas.
En pasajes publicados el jueves por el diario británico The Times, Hawking escribió que "no es necesario invocar a Dios… para que el universo exista".
 
"En vista de que hay una ley como la de la gravedad, el universo puede crearse y se creará a partir de la nada. La creación espontánea es la razón por la que hay algo en lugar de nada, por la que existe el universo, por la que nosotros existimos".
 
En su "Breve historia del tiempo", Hawking parecía aceptar la posibilidad de un dios creador al señalar que la elaboración de una teoría completa permitiría a los humanos "conocer la mente de Dios".
 
"The Grand Design", que según sus editores es la primera gran obra de Hawking en casi una década, refuta la teoría de Isaac Newton de que Dios tuvo necesariamente que participar en la creación porque nuestro sistema solar no pudo haber salido del caos simplemente gracias a la naturaleza.
 
Hawking, sin embargo, sostiene que no es tan sencillo. Para entender el universo, sostiene, es necesario conocer cómo y por qué se comporta como lo hace, llamando a esa búsqueda "la pregunta máxima de la Vida, el Universo y Todo".
 
"Vamos a tratar de contestarla con este libro", escribió. "A diferencia de la respuesta dada en ‘The Hitchhiker’s Guide to the Galaxy’ (Guía del viajero galáctico), la nuestra no será simplemente ’42’".
 
El número 42 es una respuesta deliberadamente absurda a la llamada pregunta máxima, elegida por el autor de ciencia ficción Douglas Adams.
Hawking, reconocido por su trabajo sobre los agujeros negros, dijo que el descubrimiento en 1992 de otro planeta orbitando una estrella que no es el Sol hace que "las coincidencias de nuestras condiciones planetarias … sean mucho menos notables y mucho menos convincentes como pruebas de que la Tierra fue diseñada cuidadosamente, sólo para complacer a los seres humanos".
 
En su libro de 1988 "Una breve historia del tiempo", de gran éxito de ventas, Hawking pareció aceptar la posibilidad de un creador, al decir que el descubrimiento de una teoría completa sería "el triunfo máximo de la razón humana, ya que entonces conoceríamos a la mente de Dios".
Con "The Grand Design", sin embargo, el científico parece alejarse de su opinión anterior, diciendo que la física puede explicar cosas sin necesidad de un "creador benévolo que creó el universo para nuestro beneficio".
 
Hawking se jubiló el año pasado como profesor titular de la Cátedra Lucasiana de Matemática de la Universidad de Cambridge, después de 30 años en el cargo. Uno de los primeros titulares de la cátedra fue Newton.
 
El nuevo libro, escrito junto con el físico estadounidense Leonard Mlodinow, será puesto a la venta el 9 de septiembre por la editorial Bantam Press.
 

Hawking excluye una intervención divina en la creación del universo

 

jueves, 2 de septiembre, 18.41
Los desarrollos en la física moderna excluyen a Dios de las teorías sobre el origen del Universo, afirma el astrofísico británico Stephen Hawking en un nuevo libro del que el diario The Times publica este jueves algunos extractos.
 
El renombrado astrofísico británico Stephen Hawking.
Según argumenta este eminente científico en ‘The Grand Design’ (‘El gran diseño’), coescrito con el físico estadounidense Leonard Mlodinow y que llegará a las librerías el 9 de septiembre, el Big Bang fue "una consecuencia inevitable" de las leyes de la física.
 
"Dado que existe una ley como la de la gravedad, el universo puede crearse y se crea a partir de nada. La creación espontánea es la razón por la que hay algo en lugar de nada, de por qué existe el universo y de por qué existimos nosotros", escribe Hawking.
"No es necesario invocar a Dios para encender la mecha y poner en marcha el universo".
 
Esta posición representa, según el Times, una evolución con respecto a lo que el científico británico de 68 años había escrito anteriormente sobre el tema.
 
En su ‘Historia del tiempo’ (1988), uno de los grandes best-sellers de la literatura científica, Hawking sugería que no existía incompatibilidad entre la noción de Dios en tanto que creador y una comprensión científica del universo.
 
‘The Grand Design’ también desmonta la teoría de Isaac Asimov de que el universo debió ser creado por Dios dado que no pudo surgir del caos.
 
Hawking elabora su teoría a partir del descubrimiento en 1992 de un planeta que gira alrededor de una estrella que no es el sol.
"Eso hace que la coincidencia de nuestras condiciones planetarias, el único sol, la afortunada combinación de distancia Tierra-Sol y masa solar, sea menos excepcional y menos convincente como prueba de que la tierra fue cuidadosamente diseñada para satisfacer a los seres humanos".
 
Hawking, que padece una grave enfermedad degenerativa que le obliga a moverse en silla de ruedas y a comunicarse a través de un ordenador, abandonó el año pasado la prestigiosa Cátedra Lucasiana de Matemáticas de la Universidad de Cambridge que ocupaba desde 1979.

Noticias de Interés

Facebook
Twitter
WhatsApp

Deja un comentario

Usamos Cookies