22 septiembre 2021

Recordando a Pepe Prego y a Jimmy Avilés Avilés

Arte y Cultura

Fernando López Gutiérrez

 

100_4539 José Daniel Prego Fernández  fallece el 19 de Marzo del 2015, un día antes de que Jimmy Avilés cumpla los cuatro años de fallecido.

Fundadores ambos, junto conmigo, del Centro de Investigaciones Culturales “Francisco Pérez Estrada” de Granada.

 

Antes del triunfo revolucionario no tuve pleno conocimiento de Pepe Prego, a finales de los años 70 por mi vinculación con Jimmy Avilés Avilés y otros intelectuales de la ciudad escuché de él, supe de sus estudios en México y después de su estadía en Inglaterra, en Londres, donde realizó estudios de arte.

Durante los primeros años de la revolución lo vi ocasionalmente en Granada, según entiendo ejerciendo labores de propaganda y publicidad para el proceso revolucionario junto con Mariano Marín, pero lo perdí de vista porque todos salimos de la ciudad a diferentes lugares del país.

A mi regreso a Granada, después de una estancia de dos años en la Zona Especial No. 1, que estuve radicando en Puerto Cabezas, me encuentro nuevamente con Jimmy Avilés y también con Pepe Prego que habían retornado a su ciudad, y muy rápidamente por la afinidad intelectual y el interés cultural nos juntamos para hacer planes para desarrollar un programa cultural para dinamizar la ciudad en términos artísticos culturales.

Constituimos legalmente con los oficios del Dr. Rodolfo Sandino Argüello una sociedad que denominamos Centro de Investigaciones Culturales “Francisco Pérez Estrada” a través del cual planificamos múltiples tareas, como el diseño y adecuación de una sala de teatro y una sala de proyección, un cafetín literario, un lugar para montaje de exposiciones diversas, conciertos musicales, presentaciones de danza, lecturas de poesía y narrativa y a la vez una escuela de capacitación en promoción cultural. Se hicieron los planos y los presupuestos para concretar el proyecto. Pero en el decurso nos encontramos con la iniciativa del actor austríaco Dietmar Schönherr y del poeta Ernesto Cardenal que en esencia perseguía lo mismo y por tanto decidimos sumarnos a este esfuerzo de proyección internacional, y desde el año de 1987 nos involucramos activamente en su concreción, hasta el día de hoy.

Hicimos planes también de publicaciones y con el auxilio de Pepe Prego nos vinculamos al suplemento literario “Ventana” publicación con la cual colaboramos durante varios años (1987 a 1989), con el apoyo de la poeta Rosario Murillo que entonces era la Coordinadora de la Asociación Sandinista de Trabajadores de la Cultura.

Proyectamos una revista periódica que cristalizó en el primer lustro de la década de los noventa con la llegada de la Cooperación Socio-Sanitaria Italiana a la localidad, que tenía la necesidad de publicitar sus esfuerzos en los campos de la salud y de la educación, teniendo ellos también, igual que nosotros tres, la idea que la cultura era el vehículo o vínculo que permitiría el mayor éxito en cualquier intervención que se quisiera hacer con las comunidades. La revista “La Piedra Bocona” se editó y publicó durante un poco más de cinco años.

Realizamos investigaciones sobre las potencialidades y posibles desarrollos del municipio de Granada, poniendo énfasis en las perspectivas que se vislumbraban con el turismo que empezaba a crecer consistente y sistemáticamente a partir del año 1993.

En el año de 1987 decidimos con la asesoría de don José Joaquín Quadra Cardenal y reuniendo a un grupo importante de personalidades de la ciudad, de reconstituir la filial del Instituto Nicaragüense de Cultura Hispánica en Granada, con el entusiasta apoyo y respaldo del doctor Jorge Eduardo Arellano y varios intelectuales nacionales que pertenecían a la directiva nacional del INCH, el primer evento lo realizamos en la casa solariega de la familia Prego Fernández con la presencia del Excelentísimo Embajador de España en Nicaragua de entonces.

Durante casi veinte años continuamos con nuestro trabajo intelectual y de Promotoría cultural, cada uno especializándose en temas diferentes, Pepe en los estudios del Güegüense como figura emblemática, de la cultura popular; Jimmy de los personajes populares, los apodos, dichos y refranes en el español de Nicaragua y yo en los de la historia de la arquitectura nicaragüense con énfasis en la de Granada. Y mantuvimos siempre el contacto de intercambios de nuestros proyectos y propósitos comunes e individuales.

A él le debemos que Granada, desde la Casa de los Leones con la fundación Casa de los Tres Mundos se creara la Escuela de Artes Escénicas de nuestra ciudad. También desarrolló varios proyectos de capacitación para transferencia de nuevas tecnologías, y tuve la oportunidad de trabajar en su equipo como capacitador de pequeños artesanos de la Región Autónoma del Atlántico Norte para la elaboración de sus planes de negocio en lo cual aprendí mucho con Pepe.

Y no debo dejar de señalar que juntos y con su esposa Carla Acevedo trabajamos durante siete años en un maravilloso proyecto de cultura en la comunidad que se denominó “LOCREO” ellos en el campo del teatro y la danza, dirigido a niños y jóvenes de barrios periféricos de la ciudad, en coordinación con Casa Comunales o bien centros escolares y casas de atención a niños de escasos recursos bajo la dirección de la Casa de los Tres Mundos, proyecto que tuvo una cobertura regional centroamericana auspiciado por la Cooperación Finlandesa y colaboración alemana, en la que participaron asociaciones de Guatemala, Honduras, El Salvador, Costa Rica y Nicaragua.

Durante casi 25 años llegamos a consolidar una profunda amistad y un incomparable compañerismo, nos unió siempre la unidad de ideas en el campo de la cultura, aunque con ellos dos mantuve algunas diferencias no ideológicas sino de política partidaria, pero eso no menoscabó nunca la fortaleza de nuestra relación de hermanos.

Hablando de la personalidad de Pepe, puesto que ya en su momento lo hice de Jimmy quien fue el primero en adelantarse, lo consideré una persona de trato afable aunque recio de carácter y de convicciones profundamente sustentadas en sus ideas de la revolución y de lo que está debería ser. Generoso aún en las limitaciones, era capaz de desprendimientos materiales para auxiliar al amigo. Un incansable trabajador del intelecto y desprendido en el compartir sus conocimientos. Y un derrochador de energías y alegrías que lo hacían un agradable compañero.

Hemos perdido con su muerte a un gran intelectual y sobre todo a una persona que supo vivir su amor por el arte y compartirlo con su magisterio.

Buen viaje amigo, quizás ya te encontraste con Jimmy quien ya te llevará por las rutas del buen vivir tu nueva vida.

Abrazos.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario

Usamos Cookies