Niña migrante pensó que su papá estaba jugando, por eso se tiró al agua

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Monitoreo

La niña migrante que murió ahogada junto a su padre, en el Río Bravo, pensó que su papá estaba jugando y se tiró al agua, es parte del desgarrador relato de la mujer que vio cómo su hija y esposo eran arrastrados por la corriente.

La atribulada esposa relató que al llegar a la orilla del río, Óscar tomó a Valeria entre sus brazos y logró cruzar a la altura de Brownsville, Texas.

Dejó a la niña de un año y 11 meses en territorio estadounidense y regresó nadando por su esposa; sin embargo, la pequeña pensó que estaba jugando y se lanzó de nuevo al agua tras su padre.

Sin pensarlo dos veces, Óscar regresó de inmediato y la sujetó, pero la corriente los arrastró.

Tania logró ser rescatada luego de que residentes locales la sacaran del río alertados por sus gritos de desesperación y dolor.

De inmediato solicitó a las autoridades locales iniciar la búsqueda de su esposo e hija pero no fue hasta el día siguiente que los cuerpos fueron encontrados decenas de metros río abajo.

La familia era originaria de El Salvador, y según allegados, Oscar Alberto Martínez Ramírez había pasado 2 meses junto a su esposa y su pequeña aguantando las extremas temperaturas del verano en Tamaulipas, esperando poder presentar una solicitud de asilo, en Estados Unidos.

La imagen de Oscar y su pequeña Valeria, ahogados y abrazados ha provocado un sinnúmero de críticas a las políticas anti-inmigratorias del Gobierno de Donald Trump, que provocaron la desesperación del padre salvadoreño tras el endurecimiento de las leyes de asilo en EEUU.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario

Usamos Cookies