17 octubre 2021

Los trabajadores, las pensiones, el INSS, ataques a la economía del trabajador y las recetas del FMI

Así Pensamos

Por August0 Cermeño

INSS-3-700x500Es increíble el proceso de empobrecimiento, de retroceso, a los escasos logros de los trabajadores, versus, el avance de aplanadora de las cúpulas de fuerzas políticas dominantes acompañadas, hermanadas, con la clase económicamente dominante, que increíblemente ahora sirve de enlace a los trabajadores para encontrar eco en el Gobierno, supuestamente revolucionario.

En este sentido hemos observado todo un proceso de retroceso en la organización de la clase trabajadora, que en los mejores tiempos se aglutinaba en la Central Sandinista de Trabajadores, en organizaciones gremiales como FETSALUD, ANDEN, etc., y que llegaron a tener un poder increíble que marcaba las pautas a seguir para los gobiernos.

Ahora, los sindicatos, incluyendo los llamados de derecha (CGT(i), CTN, CUS y otros), han disminuido sus fuerzas, se han reducida casi a cero y muy poco tienen que ver con los cambios que se han efectuado y que están dirigidos desarmarlos y callarles la boca, por medio de dirigentes vendidos al mejor postor.

Hace unas cuatro décadas, el pueblo se iba masivamente a las calles por el aumento de cinco centavos al litro de leche. Ahora los aumentos a la alimentación (frijol, azúcar, arroz y leche) son inmensos, casi alcanzan las nubes, y nadie hace nada. Le suben a la energía, al combustible, el que en l979, al entrar la revolución costaba 3 córdobas el galón y en la actualidad está a más de cien córdobas.

La más reciente sorpresa que le dieron al pueblo pobre y desmedrado de Nicaragua es el aumento del transporte, que aumento el pasaje, en el caso de Granada a Managua de 25 a 29 córdobas. Rápidamente vino un aumento del combustible.

El costo de la vida sube enormemente, llegando a ser inalcanzable para muchos hogares pobres el comer carne, porque hasta la carne de pollo está súper cara. La carne de res, una libra de lomo anda por los 150 córdobas y la libra de carne molida, que siempre ha sido más barata, una opción para los pobres, ahora es un sueño, porque alcanza hasta 80 córdobas la libra.

Si el pueblo escoge el frijol, que hace unos siete años costaba tres córdobas, ha subido hasta 30 córdobas la libra y ahora en algunos súper que se jactan de vender barato lo venden a 15 córdobas la libra. El mismo arroz esta caro, siendo el precio más barato a un poco más de 11 córdobas la libra.

Paupérrimos ingresos de los trabajadores

La información más reciente que tenemos es el Acta Número 2, de la Comisión Nacional del Salario Mínimo, del 18 de agosto del 2016, nos deja ver una tabla de Salario Mínimo que establece para los sectores:

Industria sujeta a régimen fiscal: 4.384.37

Industria manufacturera: 4.680.24

Agropecuario: 3.480.74

Pesca: 5.292.57

Minas y canteras: 6.251.25

Micro y pequeña industria: 3.739.87

Gobierno Central y Municipal: 4.340.64

Comercio y restaurante: 6.384.37

Construcción: 7.789.51

(P)

Estos ingresos, para una familia de cinco a seis personas, no le alcanzan para asegurar el plato de cada día, la vestimenta, los gastos médicos y, muchos menos, para ahorrar para tiempos peores. El trabajo escasea y los ingresos en cada hogar son paupérrimos. La mayoría de las familias dependen de las remesas familiares.

Remesas familiares

Vamos a partir en esta información, del criterio y comentarios de Manuel Orozco, experto internacional en remesas y migración, quien fue entrevistado por Confidencial del 16 de febrero 2017. Se expresa, entre otras cosas:

A pesar de las amenazas del presidente Donald Trump de imponer una nueva política migratoria, con deportaciones masivas y drásticas restricciones para ingresar a Estados Unidos, e incluso con impuestos a las remesas familiares, el impacto del ¨efecto Trump¨, no se percibe como un terremoto inminente. ¨Hay miedo y amedrentamiento entre los migrantes¨, admite  el politólogo Manuel Orozco, experto internacional en remesas y migración, pero este año ¨el envío de remesas se va a mantener estable¨.

Orozco calcula que el impacto de las políticas de Trump podría sentirse en 2,018, un año que describe en un clima de ¨incertidumbre¨, y en el peor escenario estima una reducción de la tasa de crecimiento del flujo de remesas, del 8% actual al 3%, lo cual tendría un impacto severo en los países y familias pobres que dependen de las remesas.

En Nicaragua, en 2016 se recibieron 1,265 millones de dólares, equivalentes al 9%  del producto interno bruto, un flujo que tiene un impacto determinante en mejorar los niveles de consumo de centenares de miles de familias.

Ante el temor de que este flujo se reduzca, Orozco considera que Nicaragua cuenta con dos factores a su favor para atenuar el ¨efecto Trump¨. Primero, dos tercios de los nicaragüenses en Estados Unidos tienen un estatus legal y no serían afectados por las políticas de deportaciones, y segundo, la migración nicaragüense hacia Costa Rica se mantiene estable y también el flujo de remesas.

Estos argumentos nos lleva a pensar que las remesas seguirán marcando alguna estabilidad en la parte económica y social de Nicaragua, pero no es terreno seguro, porque esto podría darnos una sorpresa, sobre todo con el Gobierno de un señor que amenaza constantemente a los migrantes, sobre todo a los que provienen de México y Centroamérica. La verdad es que muchos nicaragüenses se ven obligados a auto exiliarse económicamente ante la falta de oportunidades que existen en este país. Las oportunidades son para los reducidos grupos de poder que encabeza el Gobierno.

Propuestas del FMI y sus “voceros” locales

Las remeses no es una solución que parta del Gobierno, es una solución desesperada del pueblo, que en el territorio nacional no encuentra más alternativa que auto exiliarse económicamente.

El Fondo Monetario Internacional está proponiendo aumentar la edad para jubilarse  aumentar las cuotas, tato de las empresas como de los trabajadores al INSS, lo que hasa ahora no es visto con buenos oos, aunque funcionarios empresarios como Bayardo Arce lo ve bien, olvidándose los tiempos cuando odiaba el FMI |y sus recetas.

Habla de expectativas de vida el nicaragüense de alcanzar, promedio, los 75 y cinco años. Cree que jubilarse a los 75 es viable. La verdad es que los jubilados en este país, en general, reciben, con sus 750 semanas aportadas, pensiones que andan por los 4 mil y cinco mil córdobas. Eso no es suficiente para sostener a su familia y debe de buscar como trabajar para completar un poco lo necesario para vivir.

El comandante Bayardo Arce, asesor presidencial para asuntos económicos, cree que es viable amentar la edad. Lo dice un comandante metido a capitalista, empresario y todo lo demás. Ignora la realidad del pueblo que un dio lo llevó al poder junto con ocho comandantes más, incluyendo al presidente Daniel Ortega.

Empresarios “brincan”

Los empresarios ya están comenzando a sentirse incomodos con la propuesta de aumentar la cuota de la patronal al INSS. Les tocaron el bolsillo y eso no es agradable para los empresarios. Dice “que se convertiría en una amenaza para la atracción de la inversión y empujaría los niveles de informalidad que actualmente predominan en la economía.

“Va a tener impacto en la inversión, pero más en la formalidad de los empleos, porque en la medida que a la patronal se le incremente, el costo para formalizar un trabajador será más difícil y también para generar empleos en este país”, manifestó Dean García, director ejecutivo de la Asociación Nicaragüense de la Industria Textil y Confección (Anitec).

La crisis

Según publicación digital del Diario La Prensa, hasta ahora, el INSS no logra sostenerse con los ingresos que aportan las empresas y los trabajadores, en el 2016 cerraron con el peor déficit.

En 2016 el INSS cerró con el peor déficit en los últimos 16 años y acumuló cuatro años consecutivos que no logra sostenerse con los ingresos que aportan las empresas y los trabajadores. El Banco Central de Nicaragua (BCN) en publicación, en su sitio electrónico, muestra que el año pasado el INSS acumuló un déficit global por 1,579.2 millones de córdobas, después de donaciones.

La situación financiera es tan complicada, que no lograron cubrir con los ingresos generados por los asegurados sus gastos operativos.

Michael Healy, presidente de la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua (Upanic), considera que sentarse en una reunión de todos los sectores sería una solución viable para todos los sectores involucrados.

Pero se queja que “desgraciadamente se le ha metido una gran carga al INSS. Está un montón de gente que recibe y que no dio. Antes tenían certificados de depósitos y ganaban intereses y ahora nada de eso”, manifestó Healy.

Empresarios no ven nada bien propuesta del FMI  

José Adán Aguerri, Presidente del COSEP, no ve muy sanas para la empresa privada las propuestas del FMI, considerando que “en relación a la patronal el FMI no puede venir a decir sí o no en relación a qué, sobre cada uno de los temas que están planteando. Eso ya no es un tema del FMI. El FMI no te va decir lo que estamos diciendo, que pusimos cuatro puntos porcentuales, ese es un tema que nos corresponde a nosotros, a ellos lo que les corresponde es presentar el menú y a nosotros decidir qué es lo que se va a escoger”,

Peligra pago de pensiones en el 2019

Según el rotativo La Prensa, el diputado sandinista Wálmaro Gutiérrez, reconoció que el Presupuesto General de la Republica “tiene fuertes tensiones como para asumir el pago de las pensiones mínimas que paga el INSS.

Recientemente, el representante del FMI, Fernando Delgado, dijo al Presidente Daniel Ortega  que “el Instituto de Seguridad Social tiene suficientes recursos como para hacer frente a sus obligaciones hasta el año 2019, pero no más allá. Tendremos suerte si en el 2018 conseguimos cerrar bien sin necesidad de recursos del Estado, pero a partir del 2019 claramente se necesita cambiar; se necesitará cambiar algo, porque si no, o no se pagan las pensiones, o las tiene que pagar el Ministerio de Hacienda. Entonces, es el primer riesgo con el que hay que enfrentarse y hay que buscar soluciones”.

El diputado Maximino Rodríguez, rechazó las medidas del FMI para hacer frente a la insolvencia del INSS y culpó a la actual administración de actuar como “mafia”, usando el dinero del INSS para comprar clínicas previsionales que dan mala atención a los asegurados.

También señaló que el déficit financiero del Seguro Social es debido a que “todos los gobiernos lo han visto como caja chica, y la manera de salvarlo del colapso es que el Gobierno, sobre todo este, deje de robarle el dinero, porque es una institución privada, es donde yo deposito mi dinero para tener una pensión cuando me jubile”.

Rodríguez exigió acabar con el supernumerario en el INSS. “Cuando el gobierno de don Enrique (Bolaños) terminó había alrededor de 1,100 personas, hoy el Seguro Social tiene más de 4,000 personas que no hacen absolutamente nada, más que ser parásitos de los asegurados que aportamos al Seguro”, dijo en base al Anuario Estadístico del 2016 de esa institución.

Al final de esto, el Gobierno se pronuncia y dice que no va el incremento de cuotas (semanas) y el aumento de la edad. Todos piensan de inmediato que es por la cercanía de las elecciones municipales, pero tambien halan de estudiar propuesta del FMI. La medida penda sobre el cuello de los trabajadores y el peligro sigue.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario

Usamos Cookies