26 octubre 2021

La dicha de vivir

 

Juan Roblero
 
 
 
 
Anchorage, Alaska
Por: Juan Manauel Roblero
 
 
Es mi día inspiración
 
Le abro mis ojos a la vida
 
Y mis labios ofrecen un cantar,
 
Mis oídos tratan no juzgar
 
Esos mágicos sonidos creados por el universo.
 
Mis manos agradecen el tacto
 
De mi piel y al viento que mece mis cabellos,
 
Le agradezco por traer vida
 
A mi olfato y mis pulmones se excitan
 
Cuando llega a sus delicadas estructuras.
 
Mi corazón canta suavemente ese ritmo
 
Especial que hace recorrer la savia
 
Por mis venas. Que agradable sentir
 
La inspiración del movimiento en la planta
 
De mis pies. Y esa complacencia de tener
 
De compañera a la dueña de mis horas.
 
Mi cerebro descansa pues todo mi organismo
 
Baila la armonía de la vida, y aunque
 
Las perlas en mi boca perdieron
 
La mágica juventud, puedo saborear
 
Los placeres que le da al paladar cuando
 
Al ritmo de mi masticar convierten alimento
 
En apoyo de todo este cosmos que es la maravilla
 
De mi cuerpo. Mi cabello aún tiene reminiscencias
 
Juveniles, que la blancura pronto ha de alcanzar.
 
Refresco mi memoria con los recuerdos del ayer, aquellos
 
Que me alzaron más allá de lo posible
 
 y me hacen fuerte para caminar en este día.
 
Agradezco el alimento que nutre los músculos
 
en mi perfecta anatomía, al agua la bendigo
 
por la elasticidad que me confiere al mezclarse
 
con mis células. Que tremendo es despertarse
 
y oír de una voz te amo…y así el vivir se vuelve
 
en la canción de este nuevo despertar.
 
Gracias Dios por dormir en mi dormir y mostrarte
 
con el abrir de mi mirada.

 

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario

Usamos Cookies