18 septiembre 2021

La Boquita está sucia, pero el pueblo disfruto de sus aguas tibias y turbias

Nacionales

La Boquita, Carazo

Por: Augusto Cermeño

IMG_0551El balneario La Boquita la encontramos sucia repleta de veraneantes, que en la mayoría de los casos pernoctaban en los ranchos con mesas de alquiler, protegiéndose del ardiente sol que bañaba la costa, el Sábado Santo (4 de abril 2015).

Mucha gente llegó de diferentes partes del país y se dice que andaban buses de Managua pagados por el Gobierno para que el pueblo disfrutara de las playas marinas del Pacífico, lo que suena como una medida que nos hace pensar que se busca el bienestar de todos y no solo de unos pocos.

DSCN2951Lo que más nos llamó la atención es que nos encontramos playas sucias, invadidas de bolsas plásticas y restos de desechos plásticos y todo tipo de basura seguramente arrastrada por las corrientes del Río de la Boquita que desemboca en el mar, a unos 27 kilómetros de Diriamba y a unos 70 kilómetros de Managua, ciudad Capital.

En el paseo viajamos varias familias ligadas por parentesco por la línea de los Cermeño y por la línea de los Urbina, de modo que nos agenciamos de un medio de transporte alquilado que no llevó y nos trajo del mencionado balneario.

Intentamos instalar dos casas de campaña pero nos resultó infructuoso, debido al fuerte viento, por lo que desistimos a petición de un grupo de los familiares que nos acompañaban, que pensaban que era mejor alquilar una mesa en un enorme rancho de palmas con bonita vista al mar.

DSCN2931Los muchachos y muchachas, nuestros hijos e hijas, buscaron mitigar el calor lanzándose al mar, bajo el cuidado de uno o dos adultos, mientras otros debimos cuidar de las mochilas y otros enseres que llevamos para pasarla bien.

Los dueños del rancho nos cobraron 300 córdobas por ocupar una mesa, con capacidad como para 10 personas sentadas, y ahí nos acomodamos, en un espacio muy estrecho para colocar nuestras mochilas, termos y maletas.

Grandes olas y el baño de agua dulce del río “La Máquina” de La Boquita

DSCN2753Por la mañana, el mar estaba calmo, pero en la tarde, desde la una, comenzó a dar síntomas de malestar, de bravura, con olas de hasta dos metros que se abalanzaban sobre la costa, sorprendiendo a los bañistas, los que en algunos casos las esperaban para nadar sobe ellas o dejarse llevar por ellas.

El vaivén de las olas no dejaba de atemorizar un poco, porque después de lanzarnos con todo su poder sobre la costa, al regresar las aguas nos arrastraba con mucha fuerza, algo de lo que se debe tener mucho cuidado porque puede el bañista caer en una corriente marina que lo lleve lejos, con el peligro de ahogarse.

Algunas personas del lugar, nos dijeron que por el hecho de que ahí está la bocana del Río de La Boquita, esta situación, a veces, crea una corriente muy fuerte que puede arrastrarse a una persona. Es una corriente que penetra hasta uno o dos kilómetros dentro del mar. Por esa razón no se puede dejar solos a los niños y a los adultos ebrios les puede causar grandes molestias, hasta una tragedia, que en verdad nadie llega a buscar.

DSCN2774Bañarse en el mar es muy sabroso, pero hace falta que cada familia este bien clara que deben cuidarse unos a otros, sobre todo en un lugar donde no logramos ver ni un solo guarda vidas de la Cruz Roja.

Las familias que llegaron al lugar, luego de bañarse en el mar, se refrescaban en las aguas de agua dulce en la bocana, donde observamos a centenares de personas, familias, con sus pequeños y pequeñas, jovencitos y jovencitas que se daba un oxigenante chapuzón. Incluso, algunas familias prefirieron bañarse en la bocana que en el mar mismo.

Sin turismo extranjero y comida cara

DSCN2809El sábado, este balneario nicaragüense, muy cercano de Casares estaba bien concurrido, pero por ciudadanos nicaragüenses de los estratos más pobres, en la mayoría de los casos, lo que era visible por las características propias de los asistentes. A un lugar como éste, parece que no hubo más seguridad que la brindada por las autoridades de policía, los que logramos ver por diferentes puntos, pero ni un solo guarda vidas de la Cruz Roja.

La policía estuvo regulando el tránsito y el orden en los estacionamientos de vehículos de todo tamaño. Llamó la atención también, la nula asistencia de turistas extranjeros. Podría ser por las condiciones de las playas, que estaban muy sucias y sin protección de salvavidas.

DSCN2856La comida servida en los restaurantes resultaba un tanto cara, porque un platillo de comida corriente cuesta 120 córdobas (pollo, ensalada, tajadas verdes y arroz) y un pescado pequeño lo vendían en 100 córdobas. Definitivamente que es mejor llevar cada quien su comida.

Algo positivo, es que en el lugar había mucha tranquilidad, solo con algunos que otros bebedores consuetudinarios que entraban a los locales pidiendo comida o dinero para seguir la farra. La venta de cajeta, rosquillas y artesanías costeras, pululaban en el lugar.

Cerca de La Boquita, hay otros balnearios, como Casares, Huehuete (Carazo); El Astillero, Las Salinas de Nicaragua, Brito y San Juan del Sur, al sur (en Rivas). Al norte de La Boquita están: Pochomil, Masachapa y Montelimar (Managua).

El viaje de Granada a La Boquita, yendo en un confortable microbús, nos duró no más de una hora y 15 minutos. La carretera está en perfecto estado, bien señalizada, toda asfaltada, sin un solo hueco, ni señales de que vaya a dañarse en poco tiempo. Es realmente magnífica.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario

Usamos Cookies