26 octubre 2021

Jefe ONU pide ayuda extranjera más rápida para Pakistán

 


15 de agosto de 2010, 05:09 AM
Por Zeeshan Haider
 
ISLAMABAD (Reuters) – El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, instó a los donantes internacionales a acelerar la ayuda a Pakistán después de que las peores inundaciones en el país en décadas interrumpieron las vidas de más de un diez por ciento de sus 170 millones de habitantes.
 
Crecidos por las lluvias torrenciales del monzón, los grandes ríos han inundado los valles montañosos de Pakistán y las tierras fértiles, dejando a más de 1.600 de muertos y dejando a tres millones sin techo.
 
Seis millones de persona aún no reciben alimento, refugio o agua y medicinas, dijo Naciones Unidas.
 
Pero con un área aproximadamente del tamaño de Italia afectada por las inundaciones, el Gobierno y las agencias de ayuda han sido lentas para acercarse a los afectados y Naciones Unidas ha advertido de una segunda ola de muertes entre los enfermos y hambrientos si la ayuda no llega.
 
La ONU ha informado sobre el primer casos de cólera entre temores de que un brote de la enfermedad se pueda propagar entre los supervivientes que duermen en carpas improvisadas. Algunos mendigan o saquean.
 
Puentes se han caído, las carreteras han sido cortadas en dos por las lluvias torrenciales y las aldeas han quedado aisladas del resto del mundo en el que ya era uno de los países más pobres en Asia.
 
"Sólo un cuarto de los 459 millones de dólares de ayuda necesarios para la asistencia inicial han llegado", según Naciones Unidas.
"Yo estoy aquí (…) para compartir mi compasión y la solidaridad de Naciones Unidas con el pueblo y el Gobierno de Pakistán en este momento de prueba", dijo Ban al llegar a Pakistán.
"Estoy aquí también para instar a la comunidad mundial para acelerar la asistencia a Pakistán", agregó.
 
Ban se reunió con el primer ministro Yusuf Raza Gilani y el presidente Asif Ali Zardari, quien ha sido el blanco de críticas y del malestar popular luego de viajar a Europa mientras se desarrollaba la catástrofe y no suspender la gira.
 
EL líder la ONU planea visitar las zonas inundadas el domingo.
 
La visita de Ban se da mientras aumenta la frustración de millones de pakistaníes con el Gobierno, que ya sido golpeado por un estancamiento político y por la violencia de los milicianos talibanes.
 
El Gobierno de Pakistán ha sido acusado de ser demasiado lento para responder a la crisis, mientras las víctimas dependen principalmente del Ejército -la fuerza más poderosa en Pakistán- y las agencias de ayuda extranjera.
 
Las aguas de las inundaciones representan una nueva amenaza para la poblada provincia de Sindh y la provincia de Baluchistán, en el suroeste del país, una región que también ha sido golpeada por décadas de insurgencia separatista.
 
Al menos 500.000 toneladas de trigo han sido destruidas por las inundaciones. En Kot Addu, en el sur de Punjab, miles de bolsas yacen arruinadas debido a que los trabajadores no pudieron moverlas lo suficientemente rápido para salvarlas de la crecida de las aguas.
 
"¿Cuántas bolsas de trigo puedes cambiar a un lugar seguro en cinco o seis horas?", dijo Naseem Khan Khattak, propietario de un molino de harina que fue sumergido por las inundaciones. "No pudimos hacer absolutamente nada. ¿Cómo se combate un diluvio?", agregó.
 
(Reporte adicional de Kamran Haider; Escrito por Alistair Scrutton; Editado en español por Ricardo Figueroa).
 
Obama nada en el Golfo, promete limpiar crudo del agua
 
14 de agosto de 2010, 10:01 PM
Por Ross Colvin
 
PLAYAS DE PANAMA CITY, EEUU (Reuters) – El presidente de Estados Unidos nadó el sábado en playas de Florida y prometió restablecer la economía y el medioambiente de la región dañada por el derrame petrolero de BP Plc, declarando las playas de la costa del Golfo de México "abiertas para negocios".
 
En su quinta visita a la zona desde que el pozo de BP en aguas profundas del Golfo de México se rompió el 20 de abril, Barack Obama sostuvo conversaciones el sábado con empresarios locales para conocer sus preocupaciones respecto al impacto del peor derrame petrolero costa afuera en el mundo.
 
"Ya no está fluyendo petróleo en el Golfo, y no ha estado fluyendo durante un mes. Aunque estoy aquí para decirles que nuestro trabajo no ha terminado, y no nos iremos a ningún lado hasta que así sea", dijo Obama. "Ese es un compromiso que mi Gobierno va a mantener", agregó.
 
La filración de crudo en las aguas del golfo se detuvo desde el 15 de julio, cuando BP colocó un tapón sobre el averiado pozo Macondo, que emanó un estimado de 4,9 millones de barriles de petróleo desde el 20 de abril.
 
La compañía británica inyectó cemento en la parte de arriba del pozo la semana pasada para sellarlo.
 
Sin embargo, funcionarios dicen que no cantarán victoria hasta que completen un pozo de alivio que está siendo perforado a unos 4.000 metros de profundidad y que ahora está a sólo unos metros de su objetivo. Se inyectará más cemento a través del pozo.
 
Obama y su familia están en un viaje por el fin de semana a Panama City como parte de un intento por alentar a que más turistas visiten las famosas playas de arena blanca de Florida, que han sufrido sólo daños menores con el derrame, mayormente en forma de bolas de alquitrán y pequeñas manchas de petróleo.
 
"También quiero señalar que como resultado de los esfuerzos de limpieza, las playas a lo largo de la costa del Golfo están limpias y seguras y abiertas para negocios", dijo Obama.
"Esa es una de las razones por las que Michelle, Sasha, y yo estamos acá", agregó el mandatario, refiriéndose a su esposa y su hija menor.
 
Más tarde el sábado, la Casa Blanca entregó una fotografía de Obama nadando en las aguas del Golfo y jugando con Sasha, su hija de 9 años.
 
POZOS DE ALIVIO
 
La aprobación de Obama se ha visto afectada por el descontento popular, especialmente en las comunidades de la costa del Golfo, por la respuesta de su Gobierno al derrame.
El mandatario cayó bajo fuertes críticas a comienzos de la crisis por aparecer entregando demasiada responsabilidad en el manejo del derrame a BP, la que en reiteradas ocasiones buscó minimizar el tamaño del desastre.
 
El Gobierno ha tenido problemas para cambiar esa percepción pese a luchar por tratar de recuperar el terreno perdido.
 
El almirante retirado de la Guardia Costera Thad Allen, principal supervisor del Gobierno del derrame, dijo que la compañía obtendría la aprobación final el martes para finalizar el pozo de alivio pero que se está realizando la última serie de pruebas y planeamientos primero.
 
Las pruebas apuntan a asegurar que BP está preparada para lidiar con el riesgo de una excesiva presión en el pozo durante el último esfuerzo por eliminarlo, dijo Allen en una teleconferencia.
 
Obama fue presionado para que pase parte de sus vacaciones de verano en la región del Golfo para mostrar solidaridad con los miles de pescadores y personas en la industria de turismo cuya calidad de vida se ha visto amenazada por la filtración de crudo.
 
Mientras Florida salió mayormente indemne, otros estados como Luisiana, Misisipi y Alabama se vieron muy afectados y están en el foco de las operaciones de limpieza de BP.
El petróleo derramado en los sensibles humedales y marismas ensució kilómetros de plazas y obligó al cierre de zonas ricas para el rubro pesquero.
 
El sábado, el presidente dijo que consideraba "inaceptable" cualquier retraso por parte de BP o funcionarios en el pago de reclamos a individuos afectados por el derrame.
Dueños de hoteles, agencias de turismo y otros negocios han enviado miles de quejas por daños a BP, reclamando que el derrame ha alejado a muchos visitantes durante la lucrativa temporada veraniega.
 
La compañía británica ha establecido un fondo por 20.000 millones de dólares para responder a los reclamos.
 
El primer viaje de la familia Obama a Panama City probablemente servirá de impulso para funcionarios de turismo local, quienes han estado tratando de contrarrestar la percepción de que las playas de Florida estaban mezcladas con el petróleo que contaminó otras partes del litoral del Golfo.
 
(Escrito por Ross Colvin y Jeff Mason; editado en español por Javier Leira).

 

 

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario

Usamos Cookies