18 septiembre 2021

Escándalo en Italia por publicación de cartas secretas del Papa

ROMA.– La publicación de una serie de cartas confidenciales del papa Benedicto XVI sobre temas candentes, como las intrigas del Vaticano o los escándalos sexuales del cura mexicano Marcial Maciel, en un libro escándalo genera desconcierto en Italia frente a la inédita filtración.

Papa Benedicto XVI

Un resumen del libro, que sale el sábado en toda Italia con el título “Su santidad, las cartas secretas de Benedicto XVI”, escrito por Gianluigi Nuzzi, autor del exitoso libro “Vaticano SA” (“Vaticano sociedad anónima”), sobre las finanzas de la Santa Sede, fue publicado el viernes por el diario Il Corriere della Sera.

Basado en cartas confidenciales dirigidas a Benedicto XVI y a su secretario personal, Georg Gaenswein, el libro describe maniobras y confabulaciones dentro del Vaticano e incluye informes internos enviados al Papa sobre políticos italianos, como Silvio Berlusconi y el presidente de la República Giorgio Napolitano.

Igualmente trata los enfrentamientos con la canciller alemana Angela Merkel sobre los que niegan el Holocausto, y las confesiones del secretario histórico del fundador de la Congregación Mexicana Legionarios de Cristo, Marcial Maciel, acusado de abuso de menores de edad y de tener una doble vida con dos esposas e hijos.

Nuzzi tuvo acceso, posiblemente a través de funcionarios de la Secretaría de Estado, a centenares de documentos, incluyendo algunos que llevan el sello “Reservado” o que fueron elaborados por la misma secretaría.

Se trata de la peor filtración de documentos vaticanos en la historia reciente del Vaticano, que por ahora no se ha pronunciado oficialmente sobre el tema.

Entre ellos figuran las directivas específicas con los temas a tratar con el Estado italiano con ocasión de la visita presidencial en 2009.

“Se debe evitar toda equivalencia entre la familia fundada en el matrimonio y otros tipo de uniones”, reza el texto.

Según los fragmentos publicados por Il Corriere della Sera en el suplemento especial “Sette”, el secretario del Papa recibió por fax todos los detalles del llamado “escándalo Boffo”, la operación de descrédito del director del diario Avvenire, el periódico de la conferencia episcopal italiana, mediante acusaciones de acoso homosexual y homosexualidad que resultaron luego ser falsas contra el periodista Dino Boffo.

Tales cartas resumen el reciente clima de guerra oculta por el poder dentro del gobierno central del Vaticano, la influyente Curia Romana, que afectaron la credibilidad de la Iglesia.

El nombre del actual secretario de Estado, el cardenal Tarcisio Bertone, mano derecha del Papa y número dos de la Santa Sede, figura en buena parte de los documentos y sale afectado negativamente, por lo que no se descarta que el libro sea una operación mediática para atacarlo.

El diario italiano Libero también publicó adelantos así como los comentarios de Nuzzi sobre el difícil año vivido con los “cuervos” del Vaticano, que le pasaron los documentos entre “silencios, largas esperas y precauciones maniacales”.

El periodista confesó que no mantiene más contactos con ese “grupo informal” de informantes desde que el Papa designó una comisión de investigación en marzo pasado para indagar sobre las filtraciones, conocidas como “Vatileaks”. (AFP)

 
Robin Gibb, uno de los Bee Gees que popularizaron la música disco

LONDRES — Robin Gibb, que falleció el domingo a los 62 años, era uno de los tres miembros fundadores de los Bee Gees, el exitoso grupo británico que con ‘Fiebre del sábado noche’ convirtió la música disco en un fenómeno mundial en los años 70.

El imberbe cantante con voz de falsete e inconfundibles gafas de cristales tintados, sufría de cáncer de colon e hígado, y estaba hospitalizado en Londres a raíz de una neumonía.

Tras su muerte, el mayor de los tres hermanos, Barry, de 65 años, queda como último superviviente de uno de los grupos que ha vendido más discos de la historia, unos 200 millones durante toda su carrera. El gemelo de Robin, Maurice, que tuvo problemas de alcoholismo, falleció a los 53 años en 2003 de una oclusión intestinal.

Aunque no formaba parte del trío, el hermano menor, Andy, que hizo carrera en solitario, murió también, con sólo 30 años, de un problema cardiaco derivado de una adicción a la cocaína. "A veces me pregunto si todas las tragedias que ha sufrido mi familia es como un preció kármico que estamos pagando por toda la fama y fortuna que tuvimos", dijo Robin en marzo al diario The Sun.

Nacido el 22 de diciembre de 1949 en la Isla de Man (Reino Unido), Robin Gibb emigró con nueve años a Australia con su familia. Alentados por su padre, que dirigió un grupo musical, los hermanos formaron un conjunto juvenil que un disc jockey local sugirió rebautizar Bee Gees (B de Brothers (hermanos) y G de Gibb) después de que alcanzaran cierta popularidad.

Su despegue, sin embargo, no se produjo hasta que en 1966 regresaron al Reino Unido, donde "New York Mining Disaster 1941", el primer sencillo de su primer álbum "Bee Gees’ 1st", ingresó en el ‘Top 20’ de las listas de éxitos.

Siguieron rápidamente "Holiday", "To Love Somebody", que Barry y Robin escribieron para Otis Reading, y poco después "Massachussets", con la que alcanzaron por primera vez el número uno del ‘hit parade’ británico. Tras una breve separación, los hermanos Gibb volvieron a saborear el éxito con "How Can You Mend a Broken Heart?" en 1971.

Pero el encumbramiento definitivo llegó en 1977 gracias a la banda sonora de "Saturday Night Fever" (Fiebre del sábado noche) –la película que también lanzó al actor John Travolta– y especialmente a sus dos temas más bailongos, "Stayin’ Alive" y "Night Fever". El álbum, la banda sonora más vendida de todos los tiempos con 40 millones de copias, inauguró la edad dorada de la música disco y lleva a los Bee Gees, con sus agudas voces, sus pantalones ajustados, sus camisas abiertas y sus medallones, al estrellato. Siguieron cinco premios Grammy.

Sin embargo, nunca volvieron a cosechar el mismo éxito, y aunque escribieron numerosas canciones para otros artistas como Frankie Valli, Diana Ross o Barbra Streisand, a partir de entonces su carrera inició un lento declive, con excepción de un repunte a finales de los 80 con sus álbumes "E.S.P" y "One". El trío permaneció activo hasta la muerte de Maurice, tras la cual Robin y Barry renunciaron definitivamente al nombre de Bee Gees. Además de seguir cantando en solitario, Robin se convirtió en uno de los paladines de la lucha contra la piratería informática y los derechos de autor.

Pero a finales de 2010, durante una operación, los médicos le descubrieron un tumor y le diagnosticaron el cáncer. Pocas semanas después de haber asegurado que se recuperaba de manera "espectacular", una neumonía le impidió asistir el 10 de abril pasado al estreno de "Titanic Requiem", una obra clásica que había escrito con el menor de sus tres hijos, Robin-John, coincidiendo con el centenario del naufragio.

Desde que que ingresó en el hospital estuvo readeado de su esposa Dwina y de otros familiares y amigos que le tocaron música y le cantaron en un último intento por devolverle a la vida. Tras anunciarse el fallecimiento el domingo, Sony Music dijo en un comunicado: "Descansa en paz, Robin Gibb. Gracias por la música".

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario

Usamos Cookies