21 septiembre 2021

El ser pandillero se esta convirtiendo en un “honorable” oficio: ¿Ese es el futuro para nuestra juventud?

Granada, Nicaragua
Por: Augusto Cermeño
 
Me he quedado estupefacto, al ver a supuestos estudiantes universitarios masacrar, sin piedad alguna, a otros estudiantes, en las narices de una Policía que no hace nada por detener semejantes actos criminales, cuadros en video que han dado la vuelta al mundo.
 
Lo que vimos en la televisión fue espeluznante. Un supuesto estudiante armado de pistola disparaba y amenazaba a otros estudiantes que luchaban por ingresar a la universidad para estudiar, mientras el grupo armado y violento hacía lo contrario, manteniendo cerrado el Recinto Universitario Rubén Darío, donde se ubica la facultad de Medicina.
 
Que espantoso, chocante, inhumano y tribal, resultó ver a cinco estudiantes pateando y golpeando con tubos de hierro y bate, a un alumno, que nada estaba haciendo. Los supuestos estudiantes apaleadores parecían andar drogados, desatando sus instintos criminales y hasta robando a su victima, a quien se le llevaron la mochila y dejaron tumbado en el suelo.
 
Los universitarios que tienen tomada la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua) se identifican como de la Unión Nacional de Estudiantes de Nicaragua (UNEN), por asuntos electorales de autoridades universitarias. El estudiante que no quiere paro, que quiere estudiar es tomado como enemigo y le tiran a matar. Eso es increíble, porque las autoridades de policía no hacen nada.
 
Es una actitud propia de pandillas, que parece dominar cualquier manifestación o protesta, incluyendo las de magistrados y jueces que apoyaban al doctor Rafael Solis, cuando atacaron el Hotel Holiday Inn, donde sesionaba la Asamblea Nacional. Se esta legalizando un método criminal de lucha, en el que se infiltran antisociales que antes eran perseguidos por las autoridades de policía.
 
En Granada, durante una sesión del Concejo municipal, estando el paro de los taxistas, los corredores del Palacio Municipal invadidos por supuestos pandilleros, presuntamente reclutados y contratados por las autoridades municipales, y aparentemente con el respaldo de las autoridades de policía.
 
Eso lo vimos e hicimos fotos en la sesión ordinaria del Concejo Municipal, realizada el pasado Sábado 8 de mayo 2010. También hicimos fotos cuando el ataque de pandilleros a los taxistas, comandados por altos funcionarios municipales, a la vista y paciencia de la policía. Llovieron piedras y morteros, obligando al sector del comercio a cerrar, resultando al menos 4 vehículos con sus vidrios destrozados.
 
Hasta los taxistas, al verse desprotegidos de los lanza piedras morteros, decidieron llamar a algunos amigos de pandillas, solo para defenderse de una agresión de antisociales que se dice fue promovida por el Jefe de la Comuna. Pero esto preocupa, porque tanto el que arremete como el que se va defender, usa a las pandillas, dándole sentido y ocupación a personas dedicadas, en la mayoría de los casos, a transgredir las leyes. Esto preocupa.
 
La verdad es que nuestra juventud debería de encontrar trabajo real y honrado, en base a su preparación para los oficios o como profesional. El problema es que no hay trabajo y el pueblo debe emigrar para encontrar trabajo y sostener el hogar.
 
Muchos que hablan en “bonitos” discursos, de democracia y Estado de Derecho, andan en malos pasos. Vemos en la televisión a magistrados y jueces pandilleros atacando y destruyendo la propiedad privada, sembrando el terror entre los turistas hospedados en un hotel, en Managua.
 
Bueno, lo que ya hemos visto: Alcaldes, funcionarios públicos, jueces y magistrados, convertidos en pandilleros para conservar un empleo unos y para proteger su “tajadita” del poder otros. La pregunta del millón es: ¿Cuál es el futuro de nuestra juventud?. ¿Vamos a retroceder a la época de las cavernas? ¿permitiremos que unos cuantos trogloditas sigan apoderándose de Nicaragua?. La última palabra la tiene un pueblo organizado que guarde distancia de partidos corruptos que pactan y repactan a costillas de la sangre y el sufrimiento del pueblo. 

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario

Usamos Cookies