27 noviembre 2021

El libro de Hilda María Baltodano Reyes: Leyendas Granadinas en Sitios Históricos

Arte y Cultura

Granada, Nicaragua

Por Heyssel Martínez y Amelia Blandón

IMG_20160504_193005Hace una dedicatoria al Centenario de la muerte de Rubén Darío. La autora se inspira en las diferentes Leyendas Granadinas, entre ellas:

Los pianos que suenan solos en la Casa de los Leones.

La Gran Francia

La Catedral de Granada

La novia de la Calle el Consulado

El Hospital San Juan de Dios (La Monjita del Hospital)

La Fortaleza la Pólvora (Sonido de las Monedas)

El Cerro Mombacho su leyenda del Plan de Las flores del Mombacho.

El Lago de Granada (La Sirena del Lago de Granada)

El Centro Turístico de Granada (El Diablo en Rancho Colomer)

Instituto Nacional de  Oriente (El Cura del Instituto)

El Cementerio de Granada (Las Leyendas del Cementerio, donde sonaban las cadenas de la tumba de Joaquín Pasos Arguello, cada noche)

La Autora hace una breve reflexión del léxico empleado en las Leyendas Granadinas

La riqueza cultural de  un pueblo que se caracteriza también por la  particularidad de su habla que se demuestra en el uso popular de algunos vocablos;

Conchita  – purísima

Cementerio – panteón

Cerro  – volcán

El uso de la frase “aplanar las calles  “y “dejar los huevos guindados” además de los refranes que son expresiones de la sabiduría del pueblo.

“No es lo mismo verla venir que platicar con ella”

“Hay que tenerle más miedo a los vivos que  a los  muertos”.

Sobre la autora

Hilda María Baltodano Reyes, Nació en Granada, Nicaragua obtuvo la Licenciatura en Educación con Mención en Español (1998) ; Su Primera  Maestría en Filología Hispánica en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua-Managua (2006), la segunda Maestría en Lexicografía Hispánica (2007) en la escuela de Lexicografía Hispánica de La Real Academia Española .

Actualmente es docente del departamento de Español de La Universidad  Nacional Autónoma  de Nicaragua –Managua y colaboradora en la academia Nicaragüense donde ha trabajado bajo la supervisión de Don Francisco Arellano Oviedo en proyectos Panhispánicos como el diccionario de Americanismo (2010). La Ortografía de La Lengua Española, y el diccionario de La lengua Española (2013).

Es autora de la obra ¡Juguemos Púes! Léxico de los Juegos y aficiones del nicaragüense en la que recopila los vocablos utilizados en más de 200 juegos en Nicaragua. Ha publicado sobre artículos de la lengua española y el habla nicaragüense  La Revista “Lengua, Órgano Oficial de La Academia Nicaragüense de La Lengua, y en la revista lengua y literatura del centro de investigaciones lingüísticas y literarias de la Unan-Managua.

Granada la cuidad más antigua del Continente Americano sobre tierra firme, que no ha cambiado el lugar hermosa por su construcciones coloniales por sus paisajes  a la orilla de un lago que no se le ve el fin y por un volcán que es azul de tan inmenso como el cielo . Por su belleza, Granada ha sido tema de Poesía, de pintura, de novelas, de anécdota y leyendas. con esta última temática debuta, en esta obra, Hilda María Baltodano  Reyes;  Joven y culta Granadina quien en Leyendas Granadinas en Sitios Históricos cuenta de sucesos y tradiciones que  a través de la oralidad llegan aun frescas e interesantes a los lectores y visitantes que siempre desean saber un poco más de lo que el ojo contempla con asombro .

Leyendas  Granadinas

Refiere hechos como la amante de William Walker que a través de un corredor subterráneo va entregar su amor al hombre que ama o La Leyenda del Jinete que un caballo blanco llego, un viernes santo al Rancho Colomer, y no omitamos a la monjita quien en el antiguo Hospital Granadino (San Juan de Dios), llegaba ya fallecida a curar a los enfermos.

El Libro  de Hilda María Baltodano Reyes está bien escrito su relatos deleitan y son como el encanto de la Gran sultana Nicaragüense.

Noticias de Interés

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

1 comentario en «El libro de Hilda María Baltodano Reyes: Leyendas Granadinas en Sitios Históricos»

Deja un comentario

Usamos Cookies