4 diciembre 2021

El Archivo CCCLIV – Rubén Darío, Poeta, Padre y Patriota!

 Departamental

Alejandro José Gallard Prío 

Domingo, 8 de febrero del 2015.         

 

 

Héctor Darío Pastora, Dariano por excelencia y Presidente del Movimiento Mundial Dariano y patriota latinoamericano, nos recuerda que Darío, Padre de la Patria Centroamericana, se inmortalizó un 6 de febrero, hace 99 años. Era un joven de 49, que desde su niñez inspiró al mundo con su fecundidad literaria y poética, que hoy, como ayer, nos guía e ilumina.

 

Rubén Darío, es el Poeta Padre, es el Poeta Patriótico, es el Poeta que inspiró y legó al mundo, mensajes de humanidad, amor y patriotismo. Escribió para la eternidad, fue un visionario, un enamorado de lo bello y un valiente luchador, lo que lo inmortaliza y lo distingue como "padre del modernismo literario de las letras hispanas".

 

Fue el 4 de febrero de 1915 que, en la Universidad de Columbia de Nueva York, comparte con el mundo su poema Pax, "clamor lírico del Vate en ocasión de la primera guerra mundial" como nos dice el Profesor Pastora, recordándonos que ese día, Rubén expresa su elogio al Día de Acción de Gracias de los Estados Unidos: "Con una alabanza a Dios, que es amor y que anima a las naciones trabajadoras, y no el que invocan los conquistadores de pueblos y destructores de vida".

 

El conocido pintor Hugo Palma-Ibarra conmemora el centenario de la esta lectura con una exposición en su "Galería El Águila", "Armonía y Eternidad" donde encontramos el poema PAX completo.

 

Sus obras, que viven, enseñan y emocionan, han sido traducidas a varios idiomas, incluso al Japonés, ya que en su "creación poética" hay universalidad, preñada de eterna esperanza, que se concentran en sus fundamentales obras, "Azul" (1888), "Prosas Profanas y Otros Poemas" (1896) y "Cantos de Vida y Esperanza" (1905), que sumados a su fecunda prosa, y artículos periodísticos, nos dice que su sabiduría supo siempre compartirla con generosidad y amor.

 

Dejemos que Rubén, nos hable de sí, citando trozos de algunos de sus poemas:

 

 

Los Motivos del Lobo. (fragmento)

 

Yo estaba tranquilo allá, en el convento;
al pueblo salía
y si algo me daban estaba contento
y manso comía.

Mas empecé a ver que en todas las casas
estaba la Envidia, la Saña, la Ira,
y en todos los rostros ardían las brasas
de odio, de lujuria, de infamia y mentira.

Hermanos a hermanos hacían la guerra,
perdían los débiles, ganaban los malos,
hembra y macho eran como perro y perra,
y un buen día todos me dieron de palos.

Me vieron humilde, lamía las manos
y los pies. Seguí tus sagradas leyes,
todas las criaturas eran mis hermanos:
los hermanos hombres, los hermanos bueyes,
hermanas estrellas y hermanos gusanos.

Y así me apalearon y me echaron fuera,
y su risa fue como un agua hirviente,
y entre mis entrañas revivió la fiera,
y me sentí lobo malo de repente,
mas siempre mejor que esa mala gente.

Y recomencé a luchar aquí,
a me defender y a me alimentar,
como el oso hace, como el jabalí,
que para vivir tienen que matar.

Déjame en el monte, déjame en el risco,
déjame existir en mi libertad,
vete a tu convento, hermano Francisco,
sigue tu camino y tu santidad.

 

Lo fatal. (fragmento)

 

Dichoso el árbol, que es apenas sensitivo,
y más la piedra dura porque esa ya no siente,
pues no hay dolor más grande que el dolor de ser vivo,
ni mayor pesadumbre que la vida consciente.

Ser y no saber nada, y ser sin rumbo cierto,
y el temor de haber sido y un futuro terror…
Y el espanto seguro de estar mañana muerto,
y sufrir por la vida y por la sombra y por

lo que no conocemos y apenas sospechamos,
y la carne que tienta con sus frescos racimos,
y la tumba que aguarda con sus fúnebres ramos,
¡y no saber adónde vamos,
ni de dónde venimos!…

 

Canción de otoño en primavera. (fragmento)

 

Juventud, divino tesoro,
¡ya te vas para no volver!
Cuando quiero llorar, no lloro…
y a veces lloro sin querer…

Plural ha sido la celeste
historia de mi corazón.
Era una dulce niña, en este
mundo de duelo y de aflicción.

Miraba como el alba pura;
sonreía como una flor.
Era su cabellera obscura
hecha de noche y de dolor.

 

La princesa está triste. (fragmento)

 

La princesa está triste… ¿Qué tendrá la princesa?
Los suspiros se escapan de su boca de fresa,
que ha perdido la risa, que ha perdido el color.

La princesa está pálida en su silla de oro,
está mudo el teclado de su clave sonoro,
y en un vaso, olvidada, se desmaya una flor.

 

Amo, amas…

 

Amar, amar, amar, amar siempre, con todo
el ser y con la tierra y con el cielo,
con lo claro del sol y lo oscuro del lodo:
amar por toda ciencia y amar por todo anhelo.

Y cuando la montaña de la vida
nos sea dura y larga y alta y llena de abismos,
amar la inmensidad que es de amor encendida
¡y arder en la fusión de nuestros pechos mismos!

 

Cantos de Vida y Esperanza. (fragmento)

 

Yo soy aquel que ayer no más decía
el verso azul y la canción profana,
en cuya noche un ruiseñor había
que era alondra de luz por la mañana.

El dueño fui de mi jardín de sueño,
lleno de rosas y de cisnes vagos;
el dueño de las tórtolas, el dueño
de góndolas y liras en los lagos;

 

Retorno. (fragmentos)

 

Pueblo vibrante, fuerte, apasionado, altivo;
pueblo que tiene la conciencia de ser vivo,
y que reuniendo sus energías en haz
portentoso, a la Patria vigoroso demuestra
que puede bravamente presentar en su diestra
el acero de guerra o el olivo de paz.

Si pequeña es la Patria, uno grande la sueña.
Mis ilusiones, y mis deseos, y mis
esperanzas, me dicen que no hay patria pequeña.
Y León es hoy a mí como Roma o París.



Noticias de Interés

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario

Usamos Cookies