22 septiembre 2021

Detrás del triunfo electoral del FSLN en Granada: un gran estratega sandinista de vieja data: José Ramón Álvarez, uno de los fundadores de la Juventud Sandinista

Jose R. Alvarez Plata acompanado de Auxiliadora Martinez, diputada electa

 


Granada, Nicaragua
Por: Augusto Cermeño
 
Jose R. Alvarez Plata acompanado de Auxiliadora Martinez, diputada electaUn poco de materia gris dio al traste con el tradicional dominio político del conservatismo en Granada, considerada, esta ciudad, bastión inexpugnable del Partido Conservador de Nicaragua, el partido más antiguo de este país.
 
La correlación de fuerzas políticas en Granada fue cambiada definitivamente, y se mantendrá, mientras el partido rojo y negro siga actuando, usando, sobre todo, la masa gris, en lugar de los temidos garrotes, lanza morteros y pedradas.
 
Es precisamente una estrategia política inteligente la que ganó la batalla en Granada, donde, no solo creció el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) como partido político beligerante, sino como una institución partidaria capaz de atraer a ciudadanos de diferentes pensamientos políticos e ideológicos.
 
La prueba está en la atracción de sectores liberales, que estamos seguros, fueron fundamentales a la hora de la gran decisión del ciudadano frente a una urna.
 
José Ramón Álvarez, un dirigente sandinista, uno de los fundadores de la Juventud Sandinista 19 de Julio (JS19J), vino a Granada en plan de cambiar un ambiente de tensión que se respiraba, de exclusión, de marginación de la vieja militancia sandinista y de corrupción en las estructuras partidarias, que se involucraron fuertemente en los actos de corrupción que llevaron a la Alcaldía de Granada a un estado de postración y de iliquidez absoluta. 
 
José Ramón buscó conectar los intereses del partido y de Estado, con los intereses de todo el pueblo, independientemente de las inclinaciones partidarias o de pensamiento de cada quien, en una actitud que deja ver un intento por sistematizar un estilo de gobierno de todos, sin exclusiones.
 
Maestros, estudiantes, trabajadores del Estado, trabajadores en general, comerciantes, pequeños productores, pequeños y medianos empresarios de las PYME, grandes empresarios, artesanos y dueños de pequeños negocios, están en el abanico de intereses nacionales, viendo el asunto del Gobierno y del partido con un interés de nación.
 
Se logró ganar la batalla eleccionaria, ahora hay que ganar la batalla al oportunismo, a ese estilo personalista, de lucha interna por cuestiones de poder; a esas tendencias de acaparar el poder con fines de enriquecimiento ilícito, de despilfarro y derroche.
 
Para imprimir una mayor confianza al pueblo en el FSLN como opción para el desarrollo y el fortalecimiento de Granada como un destino turístico que debe comenzar a atraer al turista que deje riquezas en Granada y el país.
 
Además de los mochileros, que aunque dejan poco, son los que mas dejan, hasta ahora, porque no nos hemos preparado para desarrollar esta actividad económica que ha probado ser un rubro prometedor para la economía nicaragüense, el turismo debe crecer hacia derroteros que nos lleven a la prosperidad.
 
Desde este espacio, felicito a José Ramón, porque hizo lo que en muchos años no pudo hacer el anterior Secretario Político, ni Francisco Rodríguez, ni Martha Beatriz Alemán, que es lograr convencer a muchos granadinos que el interés principal del FSLN no es el FSLN, ni ninguna “argolla” política roja y negra, es la promoción del pueblo, de ese pueblo del que el comandante Daniel Ortega dice que es el que “va hacer lo que le da la gana”.
 
En el buen sentido, eso que dijo el comandante significa que todo lo que se haga, todos los esfuerzos deben ir en la dirección de promover al pueblo de un estado de pobreza y desesperanza a un estado de grandes proyecciones para el desarrollo. En eso trabajará el Gobierno, trabajaron los ministros, los diputados, los embajadores y todas las instituciones del Estado, apoyados en la organización del pueblo nicaragüense.
 
El comandante sugiere y orienta una actitud humilde, al ganar las elecciones, nada de prepotencia y arrogancia, como se estiló en recientes épocas, en las que se menospreciaba el sentir y el interés de los granadinos.
 
De modo que José Ramón Álvarez Plata, con quien tuve el honor de trabajar en los tiempos de la organización estudiantil universitaria con la Comisión Nacional de Trabajo Universitario (CNTU), en Managua, no debe dejar Granada, sin culminar su obra organizadora, de modo que los granadinos logremos mantener esa fuerza creadora que un FSLN dirigido por cuadros apropiados, confiables y honestos hagan crecer por el bien de nuestras comunidades, por el bien de Granada, por el bien de Nicaragua.

 

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario

Usamos Cookies